Reseña documental Pelé, ¿Un lavado de cara a la figura del Rey o solamente el recuerdo de sus gestas para los más jóvenes?






Por Camilo Cueto García, autor invitado.

Como previamente lo habíamos reseñado a finales del año pasado, con Vilas, Netflix sigue su senda de involucrarse en el mundo del deporte y hace pocos días estrenó un documental polémico sobre un hombre de igual condición por fuera de las canchas, aclaramos, Edson Arantes do Nascimiento, más conocido como O Rey Pelé (para muchos de los mayores de 50 años) o simplemente Pelé, aquel garoto nacido en el sudeste de Brasil (Minas Gerais), hijo de Dondinho y María Teresa Arantes, que deslumbró al mundo en el mundial de Suecia de 1958 a los 17 años, llevando entonces a un gigante pero humilde país a ganar su primer mundial, gesta que repetiría en dos ocasiones más, en 1962 y en 1970, esta última protagonizada por un fútbol arte y espectáculo, con el no menor detalle de haber sido transmitido por primera vez a color.

Precisamente en el estadio azteca de la Ciudad de México el documental tiene su inicio, la fecha el 31 de Mayo de 1970, día de la inauguración de la novena copa del mundo, la que terminaría de consagrar a O Rei, ese mundial es el inicio de la producción y también su punto culminante, desde allí por 108 minutos nos encontramos el relato de vida de un hombre ya octogenario (23-0ctubre 1940) que lo muestra en una fragilidad que nunca habíamos visto, por supuesto que no estábamos ya frente al niño que lloraba por haber ganado Suecia 1958, el jugador del siglo XX, el récord Guinness de goles, o incluso a la figura cercana al poder, a la FIFA, e icónico representante de la tarjeta Master Card y, en su momento, actor de un comercial de Viagra, sino a un hombre que le costaba caminar y que se emocionaba hasta las lágrimas con su recuerdo.

A la par de Pelé se muestra a nuestro más grande vecino y su vida política, social y económica , a ese país continente llamado Brasil, la felicidad, la alegría, la samba y las bellezas de la playa que desarrollan el económicamente llamado milagro brasileño hasta que llega la oscuridad desde el año 1964 cuando un cruento golpe militar inicia una de las dictaduras que iban a marcar al continente durante sus tres siguientes décadas. Allí es dónde emerge la figura más crítica de Pelé, quién al convertirse en un icono de un país con (lo de siempre, en estos casos) buena economía, pero casi que ningún derecho fundamental ¿sin querer serlo? se convierte también en protegido de ese sangriento gobierno que mató a miles y empujo a muchos otros al exilio.

Pelé, inclusive ya adulto mayor y en los días de Bolsonaro, no ha cuestionado ni el racismo que viven millones de sus compatriotas negros, ni aquellos días aciagos. En cuanto al documental, cuando le preguntan ¿qué cambió con la dictadura?, dijo que nada, que el fútbol seguía igual y ahí, presente en la vida de los brasileños, esto para muchas voces (incluidas algunas mostradas en la producción como la de Ze Trajano, periodista brasileño) es algo imperdonable y que nubla la figura del nacido en Minas Gerais, contraponiéndola incluso a la de su “rival” Maradona, quién se identificó con otras formas de gobierno y regímenes políticos.

Mientras tanto y en la década de los sesenta y setenta, el documental explora al Pelé representativo del “scratch”, como llamaban los antiguos a la selección brasilera y por consiguiente su participación en las citas más importantes, los mundiales, el Pelé que asiste a Chile con la ilusión de repetir el mundial (lo que logra), pero sin ser figura importante por lesiones, el cazado por los portugueses en Inglaterra 1966 y el que sin ningún tipo de dudas es el mejor de México 1970, sin olvidar a esa especie de “trotamundos de Harlem”, llamado el Santos más que de Brasil, de Pelé uno de los mejores equipos de la historia, bicampeón del mundo entre 1962 y 1963, que recorrió el mundo de los pies, gambetas, goles de “O Rei”.

¿Por qué se puede pensar que el documental es un lavado de cara a Pelé? Porque el mismo toca tangencialmente los temas de la dictadura brasileña y del racismo, como lo mencionábamos anteriormente y hace foco en el fútbol, sin mayor compromiso del nacido en Minas Gerais, no deja de pensarse que se quiera acercar la figura de O Rei a los más jóvenes y que su legado quede vinculado a la pelota y nada más, en su defensa (que en el documental hacen sus amigos, el reconocido periodista Juca Kfuori, el gran músico Gilberto Gil y un poco el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardozo), se podría mencionar que pedir cosas hoy a figuras del pasado, sin saber su contexto más íntimo, puede ser problemático. Creo que sí hizo falta acompañar a Pelé un poco más y mostrarlo en su vida personal, la misma parece borrada, sólo se habla de su primera esposa, una hermosa mujer blanca que luego desaparece en su vida y poco más, el reconoce tácitamente varias infidelidades con otras mujeres, pero ahí queda el tema.

Pelé uno de los más grandes jugadores de siempre, para muchos el mejor, genio, figura, Brasil, samba, luces y sombras, ya se encuentra en Netflix y podrá ser visto por los de ayer y los de hoy. ¿Con cuál o con qué Pele quedarse?, cada uno decidirá.

Ficha Técnica

  • Dirección: David Trihorn, Ben Nickolas
  • Duración: 108 minutos
  • Género: Documental, Biopic, Deporte
  • Personajes: Pelé, Mário Zagallo, Jairzinho, Rivellino, Juca Kfouri, Gilberto Gil, Fernando Henrique Cardozo
  • Música: Felipe Lim
  • Cinematografía: Michael Latham
  • Montaje: Matteo Bini, Andrew Hewitt
  • Diseño de produción: Ben Ansell
  • País: Brasil
  • Año: 2021

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram