Reseña Don’t Worry Darling de Olivia Wilde. Las libertades individuales por confort


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios


La segunda película como directora de Olivia Wilde ha tenido toda suerte de tropiezos – de esos que se dan por egos y celos profesionales -, desde antes de iniciar el rodaje, durante y después, en plena campaña de promoción que incluyó su estreno en Venecia, donde la prensa se enfocó más en las tensiones entre la directora y su protagonista Florence Pugh, que en sí en su historia e incluso, podría decir que parte de los comentarios que se dieron de la película en el festival, estaban motivados por la bronca que ha despertado Wilde por su supuesto accionar frente Pugh y frente a Shia LaBeouf, el destituido coprotagonista, reemplazado por Harry Styles, de quien se hizo pareja en el rodaje. ¡En fin!

Pero Don’t Worry Darling no es una mala película, ni Wilde es una mala directora. Tenemos aquí una historia de thriller psicológico que se acerca al terror y a la ciencia ficción. Una especie de alegoría a la sociedad anestesiada que cambia sus libertades individuales por confort y la creencia ciega en los cultos.

“Don’t Worry Darling” se ambienta a finales de los años cincuenta, inicios de los sesenta. Tiempos de posguerra, de florecimiento económico y por tanto de prosperidad. Pero también unos tiempos marcados aún por la cultura patriarcal, donde el hombre proveía y la mujer se hacía cargo del hogar. La época, recordarán, de los baby boomers y de acrecentar la idea de sociedades secretas, de ver en el cine las adaptaciones de obras literarias de la distopía y de contactos extraterrestres.

De todas esas ideas y pensamientos colectivos parece alimentarse la película de Olivia Wilde, siguiendo a la pareja Chambers. Alice y Jack hacen parte de la comunidad de Victory, un barrio experimental creado por la compañía del mismo nombre, ubicada en el desierto californiano. Todo está dispuesto para vivir en un ambiente perfecto: comodidades, carros de lujo y diversión. Hasta los gastos diarios y las cuentas mensuales están cubiertas. La cotidianidad es una misma: las mujeres despachan a sus hombres a tempranas horas de la mañana, quienes salen a trabajar, mientras ellas se quedan limpiando el hogar, cocinando y atendiendo a los niños, las que los tienen y, por la noche, se reencuentran en animosas cenas privadas o en restaurantes con amigos, donde departen, fuman, bailan, beben y escuchan grandes canciones. Un real paraíso.

Las mujeres de esta historia – y dada la época – no se cuestionan. No tienen claro qué hacen sus maridos en la compañía y muchísimo menos qué es a lo que esta se dedica en realidad, más allá de tener ideas vagas sobre que fabrica “materiales progresistas”. Bueno, todas menos Alice, quien comienza a descubrir en esa rutina del día comportamientos automatizados de todos sus vecinos y en los que su propia familia ha caído. Una de las amas de casa comienza a hablarle en clave y de forma extraña lo que eleva sus sospechas sobre el proyecto ultra secreto en el que trabaja su esposo. Ella intenta indagarlo cada vez que regresa a casa, pero este la vive evadiendo. Un hecho fortuito hace que Alice se salga de los límites permitidos por la compañía y así descubra que la sociedad ideal donde habita no es perfecta, que oculta información y están en riesgo.

A partir de ese momento, la historia cambia su tono de película romántica y sexy, a una donde su protagonista se convierte en algo así como una heroína que asume por instinto y amor a su pareja el reto de desenmascarar a Victory Company y a su dueño, un enigmático hombre que se vende como un coach motivacional al que se le cree con devoción y no se interroga. Lo que se encuentra Alice es digno de esas magníficas historias de ciencia ficción ochenteras del ciberpunk o de las distopías de Orwell.

En el fondo de todo ese ambiente tan bien fotografiado, de exquisito diseño de producción y de un aire de sensualidad un tanto torpe, que funciona más para complacer a los jóvenes seguidores de Styles y Pugh, la historia hace una crítica al sistema, a las creencias, las idolatrías y filosofías, que terminan todas controlando, manipulando y oprimiendo a la sociedad, que tampoco queda por fuera del ojo al mostrarse cómo vende sus libertades individuales por bienestares que aunque bienintencionados, no están libres de cuestionamientos o de los límites de la ética y la moral.

Harry Styles lo hace bien, aunque por supuesto queda disminuido con una Florence Pugh que lleva el peso de esta historia en la que va cambiando de registro, a medida que el tono de la película pasa de lo romántico y lo idílico, a lo oscuro y tenebroso. “No te preocupes cariño” me acordó mucho al terror basado en la crítica a la sociedad idealizada que hizo Jordan Peele en sus dos primeras películas (“Get Out” y “US”). Al final, esta historia, con gran título, también muestra en el personaje de Pugh, un deseo de emancipación femenino, que desde los opresivos años cincuenta (para la mujer) y subsiguientes, comenzaba a gestarse.

Siento que al igual que ha ocurrido con las producciones de Peele, por el tipo de historia que ofrece, esta película gustará más con el paso de los años, como se lo merece. Las actuaciones en general son buenas y aquí debo aumentar a Chris Pine (como el dueño de Victory Company, Frank) y la propia Olivia, como la mejor amiga de Alice. Tanto es la irritabilidad con Wilde, que hasta han llegado a decir que su ópera prima, “Booksmart”, es mala y no, absolutamente todo el contrario. Eso sí, los 123 minutos de  “Don’t Worry Darling” eran innecesarios.  

Ficha Técnica

  • Dirección: Olivia Wilde
  • Guion: Katie Silberman
  • Género: Thriller psicológico
  • Duración:
  • Producida por: Olivia Wilde, Katie Silberman, Miri Yoon, Roy Lee
  • Reparto: Florence Pugh, Harry Styles, Olivia Wilde, Chris Pine, Gemma Chan, Kiki Layne, Nick Kroll
  • Montaje: Affonso Goncalves
  • Música: John Powell
  • Cinematografía: Matthew Libatique
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2022

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram




Estrenos recientes



Black Adam


La mujer rey


Paradise City


R.I.P.D 2: La rebelión de los condenados


Black Panther: Wakanda Forever


The Minute You Wake Up Dead


Lilo, mi amigo el cocodrilo


Smile


Robo Entre Ladrones


Medieval


Emily la estafadora


Fall


Terrifier 2


La peli del fútbol


Tadeo Jones 3: La Tabla Esmeralda


Secuestro en directo


Jeepers Creepers: Reborn


Sin novedad en el frente


La guarida


Enola Holmes 2



Próximos estrenos



Avatar: El sentido del agua


El Cuartel Secreto


El gato con botas: El último deseo


Babylon


The Whale


El peor vecino del mundo


The Mean One


Call Me Papi


I Wanna Dance with Somebody


Matrimillas


Reposo absoluto


크리스마스 캐럴


La (Très) grande évasion


Nos frangins


Los crímenes de la academia


Archipel


Entre las higueras


Il nous reste la colère


The Wizard Hunter: The Hunt for Evangelion Crowley


Kanun, la loi du sang


To the End


Falcon Lake


Commune Commune


Soutien de famille


Maestro(s)


Must Love Christmas


Mourir à Ibiza (un film en trois étés)