Reseña Un lugar en silencio (A Quiet Place), buen respiro para el cine de terror


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


En 2009 el director Michael Bay y los productores Brad Fuller y Andrew Form fundaron la productora Platinum Dunes que se ha especializado en películas de horror y terror.

Desde entonces han estrenado varios largometrajes de bajo y moderado presupuesto que se han vuelto éxitos taquilleros como el regreso de Freddy Krueger en A Nightmare on Elm Street, la Ouija y la saga de La Purga (12 horas para sobrevivir).

Además de traer este año junto a Universal Pictures la precuela The First Purge, han presentado A Quiet Place, con el que han vuelto a conquistar la taquilla, esta vez  con una película refrescante para este género, con una narrativa original.

Dirigida, coproducida, coescrita y protagonizada por el actor John Krasinski, Un Lugar en Silencio nos lleva a un futuro posapocalíptico cercano, el año 2020, en donde la población humana ha sido prácticamente aniquilada por unas criaturas extraterrestres que detectan fácilmente al humano gracias a su oído hiper desarrollado y lo asesinan. Muy pocos han logrado sobrevivir, entre ellos la familia Abbott, cuya hija mayor, Regan, es sorda, por lo que todos sus miembros, papá, mamá y dos hijos más, aprendieron a hablar con el lenguaje de señas. Mantener en silencio es la clave para  mantenerse con vida y a lo largo de más de un año han ido desarrollando todo un sistema dentro y fuera de la casa para alejar de sus vidas a las mortíferas criaturas.

El silencio en el que deben mantener es el primer atractivo de esta historia. Caminar descalzos, reirse sin sonido, jugar sin hacer el mínimo ruido son el desafío permanente de esta familia y especialmente de sus padres que deben concientizar a sus hijos de la desgracia en la que ha caído la humanidad y de paso irlos preparando, en terreno, para su supervivencia. Cometer el mínimo error en este sentido tiene letales consecuencias y eso lo vivencian los Abbott muy temprano en esta historia.

Sobre ese silencio se construye la gran atmósfera de suspenso de la película. No es un silencio cómodo y siempre se transmite esa tensión en medio de la cotidianidad que esta familia ha pretendido continuar con cierta normalidad.



A Quiet Place funciona muy bien en el terror implícito, cuando las criaturas no aparecen aún, o cuando, aún ya sabiendo el espectador de qué se trata y cómo son, no atacan a la familia pero sabe que están ahí dispuestos a devorarlos. Cuando el terror se hace explícito y los extraterrestres se nos develan, la película toma un giro distinto, apostando más al terror de ciencia ficción y hace evidentes referencias a la criatura de Alien, a Señales de M. Night Shyamalan o Cloverfield. En ambos casos la película ofrece terror efectivo, aunque se hace mucho más interesante en el terreno de lo psicológico.

Krasinski hace una destacada dirección, explotando con la cámara, las muy bien logradas actuaciones y un buen montaje, una historia con una premisa sencillísima, una atmósfera semi intensa y un guion de muy escasas páginas, pero de conceptos claros para entregar una película entretenida, sin necesidad de reinventar el género y sin excesos de complacencias. Su papel de padre junto a su real pareja, la actriz Emily Blunt, le inyectan una indiscutible organicidad. Krasinski separa una buena cantidad de secuencias para mostrarnos una familia real, con la cual conectarse rápidamente y sentir los miedos de cada miembro. En el fondo ésta es una historia paternal, de amor, protección y sacrificio.

A Quiet Place es un buen respiro en el cine de terror, alejándola de las historias ya bastante desgastadas sobre espantos y recuperando el gusto por el género de las criaturas y el cine de extraterrestres. Al igual que el maestro Stephen King, es fácil concluir que el silencio es el más interesante motor de esta historia.

PD: Esta película representa la segunda producción de la adolescente Millicent Simmonds, actriz sorda a quien vimos haciendo otro buen papel en Wonderstruck. Satisface presenciar cómo Hollywood ha abierto puertas a esta jovencita con su condición y además con papeles protagónicos. Ojalá su filmografía sigue creciendo.

Ficha Técnica

  • Director: John Krasinski
  • Duración: 90 minutos
  • Género: Terror
  • Reparto: Emily Blunt, John Krasinski, Millicent Simmonds, Noah Jupe, Cade Woodward
  • Cinematografía: Charlotte Bruus Christensen
  • Música: Marco Beltrami
  • Montaje: Christopher Tellefsen
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2018



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram