Runaway, un cortometraje para educar en valores






Educar en valores, desde una temprana edad, es esencial e imprescindible para que los más pequeños entiendan la importancia de tomar decisiones adecuadas en la vida. Sobre todo, tomar decisiones sin producir daños a sí mismos ni a las personas que los rodean. Aunque no es una tarea sencilla, tampoco es imposible.

Primero necesitamos conocer las características y necesidades de cada niño para, posteriormente, desarrollar su autoestima, empatía y sensibilización en relación con los problemas de los demás. Sin embargo, debemos tomar en cuenta que el aprendizaje no consiste simplemente en transmitir conocimientos de una forma teórica. Algunos de los recursos que podemos aprovechar para educar en valores son leer historietas y cuentos, o ver una producción audiovisual. 

Runaway, un cortometraje para educar en valores

Runaway (La huida) se estrenó en 2013 y fue producida en la Escuela de Animación Ringling College of Art. Esther Parobek, Emily Buchanan y Susan Huen Sin Yung lanzaron este cortometraje de tres minutos con un presupuesto de 3.000 dólares a través de una campaña de crowdsourcing, un modelo de resolución de problemas donde se les pide a terceros su opinión sobre algún tema o el desarrollo de una tarea en particular.

Dicho equipo realizó uno de los cortometrajes más tiernos, divertidos, diferentes y multipremiados. La historia narra la confusión que se da entre una persona y Chillie, un carismático refrigerador de la década de 1950, que entra en ataque de histeria cuando presenta una falla.

De acuerdo a los expertos y distintas marcas, la vida media de un refrigerador se sitúa entre los 10 y 12 años. Sin embargo, cuando estos aparatos están a punto de cumplir esa edad, la mayoría de personas suele reemplazarlos por uno nuevo para evitar posibles fallas en su funcionamiento. En ese contexto, el refrigerador de los años cincuenta se entristece cuando piensa que su dueño humano lo reemplazará por uno moderno. Y es que Chillie y su humano tienen una estrecha relación amical. Esta situación nos hace repensar sobre la relación que establecemos con los objetos que usamos en nuestra vida diaria. En ese caso surge la inquietud: ¿desechamos o reparamos?

Producción audiovisual

El equipo usó CGI (Computer Generated Imagery), o lo que es lo mismo, Imágenes Generadas por Ordenador, para darle vida al chiste: “Oye, ¿está corriendo tu refrigerador?” y crearon un personaje denominado Chillie. Aquellas imágenes, en general en dos o en tres dimensiones, son utilizadas en animaciones, efectos especiales de películas, entre otros. Un buen detalle del personaje son sus lágrimas en forma de cubitos de hielo y sus órganos que constan de fotos e imanes.

Viene bien tomarse un descanso de las actividades y disfrutar de esta joya audiovisual. Una historia donde encontraremos mucho amor, empatía y entretenimiento para disfrutar en compañía de la familia y, sobre todo, enseñar la importancia de los valores a los más pequeños.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram