Después de Cazando Luciérnagas, Roberto Flores Prieto presenta Ruido Rosa






Comienza la temporada de lluvias en Barranquilla. Una vez más los torrenciales aguaceros inundan la ciudad. En la intimidad de un pequeño taller, escondido en una calle poco concurrida del centro, Luis, un hombre solitario, repara radios y televisores. Detrás del mostrador de un viejo hotel tres estrellas venido a menos, trabaja Carmen, una mujer que a pesar de las penurias de su vida conserva un aura de alegría a su alrededor. Su sueño es viajar a los Estados Unidos a reunirse con su hermano. Por eso, sus ratos libres los pasa encerrada en su habitación aprendiendo inglés con un audiocurso. Las desoladas vidas de Luis y Carmen sufren un vuelco el día en que la grabadora de Carmen deja de funcionar.

Así es la historia de Ruido Rosa, segundo largometraje de ficción del director Roberto Flores Prieto (Cazando Luciérnagas). La producción indica que se trata de una historia de la intimidad de dos seres anónimos, de un escenario urbano inhóspito donde las soledades se agrupan en tumulto, y de una temporada de lluvia que, a pesar de su persistencia, siempre termina con un rayo de sol.

La película hará parte de la sección competitiva “cine colombiano” del Festival de Cine de Cartagena, al que llega teniendo ya un recorrido en festivales internacionales como el de Huelva, Shangai y el Karlovy Vary en la República Checa. De esas exhibiciones nos llegan los primeros comentarios, como el de Max O’Connell, que señaló en el blog del Indiewire que se trata de un film de composiciones exquisitas y dos personajes amables, que presentan un retrato agridulce de la vejez, el amor y la soledad.

Notas del director
El ruido rosa es un sonido similar al que escuchamos cuando colocamos el dial de un radio entre dos emisoras y no sintonizamos ninguna. Así son Luis y Carmen: dos frecuencias cercanas, similares, pero que no pueden sintonizarse a la vez. Su parecido con el sonido de la lluvia, que cae inclemente sobre la ciudad e inunda cada rincón de sus vidas, es innegable. Es así como el ruido rosa atraviesa la película, metafórica y literalmente, de principio a fin.

Descrito por expertos como un sonido omnipresente en la naturaleza, el ruido rosa hace parte de nuestro soundtrack vital al encontrarse presente en los latidos de nuestro corazón y en las pequeñas pulsaciones de nuestro sistema nervioso. Sin saberlo, este “susurro” corre por nuestro cuerpo, sonorizando sus mejores y peores momentos.

La novela rosa, conocida comúnmente como novela romántica, es un género literario que narra las vicisitudes de dos enamorados cuyo amor triunfa frente a la adversidad. Al mismo tiempo, el ruido, en el ámbito de la comunicación sonora, es todo sonido no deseado que interfiere en la comunicación entre las personas.

“Ruido Rosa” es un relato acerca de la frecuencia, el ritmo y la sintonía del amor. Una película acerca de personas solas en una ciudad que, al igual que ellos, intenta encontrar un camino y descubrir el amor, a pesar de las adversidades y del tiempo perdido.

La película está programada para ser estrenada en salas a partir del 9 de abril.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram