Diana Patiño, la productora detrás del León de Venecia de Entre tú y Milagros de Mariana Saffon


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Entre tú y Milagros de Mariana Saffon ha vuelto a poner al cine colombiano en el foco de la industria a nivel mundial. El pasado domingo, se llevó el máximo galardón, el León de Venecia, en el Festival Internacional de Cine de Venecia en la categoría Horizonte de cortometrajes. Es esta la primera vez que una película colombiana obtiene tal reconocimiento en el festival más antiguo del mundo.

El premio fue entregado por la presidenta del jurado, la cineasta francesa Claire Denis, después de evaluar un total de doce producciones participantes, donde la de Saffon era la única Latinoamericana.


Si lo prefieres, puedes escuchar la lectura de este texto aquí:

Entre tú y Milagros es una historia personal sobre las relaciones entre madre e hija que presenta a Milagros, una adolescente de 15 años que busca desesperadamente la aprobación y el amor de su madre, pero un encuentro inesperado con la muerte provoca una catarsis que pone en duda esa relación y su propia existencia. La película, con un metraje de 20 minutos, es protagonizada por la reconocida actriz Marcela Mar y por la jovencita Sofía Paz, con este su segundo protagónico después de “Niña Errante“.  

Mariana Saffon tras su llegada de Venecia ha expresado a los medios su felicidad por este significativo logro que “le asegura al cortometraje una vida larga e importante por el mundo, donde esperamos que lo vea muchísima gente, que vean el trabajo de todo el equipo, que vean a Ciudad Bolívar (Antioquia) y a todos los talentos nuevos que tenemos. Que vean el producto que con tanto amor hicimos”. La directora que trabaja en su primer largometraje “La Botero”, también compartió algunos detalles de la conversación que sostuvo con Claire Denis sobre su corto: “Su recepción del cortometraje fue algo que me conmovió muchísimo. Tuve la oportunidad de conversar con ella después de la ceremonia y nos comentó cuánto había disfrutado el corto, me agradeció por la película. Nos dijeron muchas cosas bonitas de la historia, de cómo tenía una verdad el corto que la había hecho sentir muchas cosas y pensar en otras”. 

 

Detrás de dos grandes logros para la Cinematografía Colombiana está una productora.

La productora de Entre tú y Milagros es Diana Patiño Martínez, quien ya había saboreado una emoción igual, pues es la productora del cortometraje “Leidi” (2014) de Simón Mesa, otro de los hitos de la cinematografía nacional, al convertirse en la primera y única obra colombiana en recibir la Palma de Oro en su categoría. Al evento no pudo asistir, aunque estaba planeado, por todos esos nuevos protocolos y cambios impuestos por la pandemia, que terminan entorpeciendo los viajes. Parte de esa experiencia conseguida con “Leidi”, en cuanto a distribución y circulación de una producción en festivales de categoría A, ha sido puesta de cierta forma a disposición para este nuevo cortometraje.

En este proyecto se involucró con Mariana tras conocerla hace unos años en el BAM (Bogotá Audiovisual Market), donde la directora se encontraba buscando productor para el corto.  “Desde que conocí a Mariana, lo que yo percibo es que tiene una historia muy potente, algo que es muy importante para poder involucrarme en la producción, que haya un guion con un primer nivel narrativo, digamos muy fuerte, pero que luego tenga otras capas de lectura, de interpretación,  que tenga otras cosas que contar y qué decir. Vi una historia consolidada, con unas intenciones muy claras, que cuenta otra perspectiva de la historia de este país que también es muy interesante. Es una historia muy femenina que habla de unas realidades económicas y sociales muy privilegiadas en este país , pero que también hacen parte de la realidad de lo que somos  y es importante contarlas, con una mirada sensible y digamos profundas, desde  los personajes, porque lo que en el fondo importa es la emoción, la vivencia y la relación que tienen estas dos mujeres, madre e hija, que es un poco compleja como suelen ser todas las relaciones humanas, pero que aquí están muy bien relatadas, sin juzgar a ninguna de las dos, sin tomar partidos y sin decir qué es bueno o malo, ilustrando con profundidad el universo de estos dos personajes”. 

La película obtuvo el premio del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico – FDC – para realización de cortometraje de ficción en 2018, lo que les permitió acelerar el proceso de realización que contaba con ciertos retos como la suma considerable de escenas en exteriores y el deseo de la directora de rodarla en 16 mm. También fue posible por una beca obtenida en el Indian Paintbrush en Estados Unidos.  El rodaje inició en mayo de 2018 en Ciudad Bolívar y La pintada en Antioquia, durante cinco días.  “Eso implicaba un reto muy grande en lo económico, pero también en términos de la conformación del equipo porque es un formato que se usa muy poco en Colombia, en parte porque las cámaras no están en el país, entonces tocaba empezar por gestionar la traída de una cámara de 16 mm desde Estados Unidos o desde México, lo cual logramos con un proveedor. La cámara desde México y las latas desde Estados Unidos, y conseguimos conformar un equipo mixto con gente de Medellín y Bogotá. El director de foto (Alfonso Herrera) es mexicano, el de arte, Diego García, sí es colombiano. Con el de foto logramos contar con personal que tuviera alguna experiencia con el formato fílmico. De hecho, fue todo un reto encontrar un primer y segundo asistente de cámara, algo que era fundamental, que pudieran responder al formato, que pudieran revisar la cámara también, verificar que estuviera en buen estado, porque hay una incertidumbre muy grande a la hora de filmar porque no tienes manera de verificar inmediatamente, en este formato, si lo que estás haciendo está bien o no, entonces ahí hay un proceso de gran confianza con el director de foto y los asistentes para lograr que lo que la directora quiere en términos de look y luz de la imagen esté como ella lo desea. Que se esté logrando sin poderlo verificar en el momento.  Ese definitivamente fue uno de los grandes retos, como que cada vez nos íbamos encontrando con un nuevo pequeño reto por superar. Hasta el último día de rodaje corrimos, porque nos faltaban unas piezas para las cintas (llamados núcleos) que no habíamos podido conseguir ni en Medellín, ni en Bogotá”. 

El casting de la película contó con Andrés Barrientos, reconocido cineasta, director de casting y preparador de actores que cumplió una labor importante para que sus protagonistas Lorenza (la madre) y Milagros (la hija) no solo tuvieran unas características físicas similares, sino que además hubiera una conexión lo más orgánica posible. Fueron varias las actrices que se consideraron para ambos papeles, pero finalmente Marcela Mar y Sofía Paz fueron las escogidas. “Necesitábamos que hubiera una energía y una conexión entre ellas que se percibiera, una conexión  y una desconexión al mismo tiempo que es lo que buscábamos. Nos decidimos por cada una de estas actrices finalmente por la fuerza que tiene cada una de forma independiente, pero también la energía que generaron entre las dos. Eso fue maravilloso. Luego vino la preparación de actores que estuvo a cargo de Carlos “Fagua” Medina y entre ambos contribuyeron mucho a ese proceso de empatía. La atención que se le prestó a esto me parece fundamental en la cinematografía y en el cine colombiano. Creo que tenemos ese reto de mejorar en este aspecto tanto como lo hemos hecho con los guiones y la producción. Pienso que es un eslabón importante que termina de construir la historia  y de darle vida finalmente”. 

El León de Venecia seguramente le garantizará acceder a Entre tú y Milagros a una larga lista de festivales de gran relevancia, como bien lo citan la directora y productora del cortometraje, que ya cuenta con un apoyo adicional de Proimágenes, pues también se ganaron el premio Refresh Volumen 2 que garantiza la distribución y circulación en este tipo de eventos del cine. “Lo que se viene para el corto tiene que ver con una ruta muy bonita en distintos lugares, donde se empiezan a abrir puertas para que el corto este ahí, algo que es mágico para nosotros, que hayan muchos ojos de distintos lugares que empiecen a mirarlo y que lo pidan. Es algo súper gratificante, no solo para Mariana y para mí, sino para todo el equipo, porque es sentir que varios ojos y varias miradas llegan a Colombia. Todo eso está pasando en esto momento. También se nos abrieron ventanas para trabajar con agentes de ventas, así que estamos en ese proceso de negociación. Los cortos también tienen un mercado, aunque se crea que no, han empezado a hacerse un camino de ventas en el mundo”.

Diana Patiño además de producir fue coordinadora de programas del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico y asesora de públicos de la Cinemateca de Bogotá. En la actualidad es la productora del corto “La vida nueva” de David Herrera, que está muy próximo a ser estrenado y del largometraje “El falso profeta” del mismo director que se encuentra en etapa de desarrollo. El próximo mes igualmente arrancará con el rodaje titulado “Algo en el tejado” de Nicolás Camilo Cuervo Rincón.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram