Reseña Bastards y Diablos, una road movie colombo estadounidense sobre la búsqueda de las raíces


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


Hay una máxima en el cine que dice que en sí no hay temas tabús, que no es lo que se cuente sino el cómo se cuente lo que hace que finalmente una casa productora apueste por una historia.

Bastards y Diablos es una road movie con un tema común: un viaje de reencuentro tras el fallecimiento de un ser querido. Ese viaje no se da en lugares norteamericanos, ni en Europa o idílicos paisajes de las islas Fiji, sino a Colombia. Adicionalmente la película está hablada en dos idiomas, inglés y español, contando también con un narrador y la participación tanto de actores profesionales como naturales.

Aunque a primera vista, tanto elemento pone en duda la efectividad de esta producción colombo estadounidense, lo cierto es que al final Bastards y Diablos ofrece una grata experiencia sobre las relaciones filiales, los legados y la identidad.

Hay un narrador omnipresente en la historia, un padre que ha fallecido repentinamente y pide a sus dos hijos, en el testamento, que esparzan sus cenizas en Colombia. Ed y Dion Rojas son dos medios hermanos que crecieron en Estados Unidos sin tener contacto alguno. Ahora ya adultos deben visitar a su familia y emprender un viaje por varios lugares del país, siguiendo las huellas de un padre que no terminaron de conocer en vida y cumplir sus designios, mientras ambos establecen esa relación de hermandad.

El tono naturalista de Bastards y Diablos se acerca mucho al visto en la gran “Gente de Bien”. Se apela a la misma simpleza, intimismo y cotidianidad de la ópera prima de Franco Lolli y a ese cine familiar, de personas unidas por lazos de sangre que se contactan por primera vez. También en ser una historia que borra la frontera entre lo que es realidad y ficción, no solo por el trabajo con actores no profesionales, sino porque toma elementos reales del padre y la vida de su guionista Andrew Pérez, quien además interpreta al hermano Ed.



Todo eso le da honestidad, frescura y autenticidad a la película. Bastards y Diablos no es una historia pretenciosa, pero evita los lugares comunes y rompe prejuicios desde el principio. Siempre hay un misterio que hace suponer que detrás del padre o de sus protagonistas hay algo oscuro, que el viaje a un país como Colombia traerá a la película una historia truculenta y por fortuna tenemos todo lo contrario, es luminosa y respetuosa, y al tratarse de una road movie, convierte al país en un protagonista donde no hay exceso de asfalto o el exotismo de la selva que tanto persiguen las miradas extranjeras, sino lugares turísticos populares, bien mostrados y espacios privados de gran belleza, dejando la buena sensación que en el país hay gente que vive muy bien, próspera, culta, bien preparada (no solo por su riqueza sino también por sus estudios artísticos, entre los personajes hay un poeta, por ejemplo).

Esas locaciones explotadas muy bien por la fotografía (Peter Grigsby), son paisajes que encajan perfecto con la voz profunda y meditativa del desaparecido padre (JB Blac) y el carácter reflexivo que tiene la historia. Lo mismo hace el color (cálidos y primaverales) con esa sensación de melancolía que nos deja. El padre, a quien la película recuerda en los años de juventud, lo interpreta el colombiano Sebastián Eslava.

Mayoritariamente hablada en inglés, la producción no le temió a mezclar los dos idiomas en sus diálogos y lo hizo con la mayor naturalidad posible, apostando por un inglés neutral, bien hablado y la ausencia de acentos marcados. Quizá esa sea la clave para mezclar idiomas y no se sientan extraños y ajenos al actor y su personaje.

Bastards y Diablos es una road movie con personajes carismáticos, bien interpretados, que brinda un mensaje de amor, bondad, hallazgo de la identidad y el regreso a los orígenes que resulta creíble y reconfortante.

Ficha Técnica

  • Director: A.D. Freese
  • Guion: Andrew Pérez
  • Género: drama, road movie
  • Duración: 109 minutos
  • Reparto: Andrew Pérez, Dillon Porter, Sebastián Eslava, Juanita Arias, Rubén Darío Arciniegas, Brunhilde Otto, Vicky Zorrilla Vaughn, Constanza Marek Otto, Gabriel Antonio Mejía, Francois Balavoine, Elvirita Restrepo, Laura Piquero Mylott, Brian Porter
  • Cinematografía: Peter Grigsby
  • Montaje: A.D. Freese
  • Música: Louis Febre
  • País: Estados Unidos, Colombia
  • Año: 2018



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram