Reseña Crítica La chica danesa (The Danish Girl), la gran historia del pionero en reasignación de sexo


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




 

“Es mi única esperanza. Este no es mi cuerpo y debo dejarlo ir”.

 

Otra de las novelas adaptadas de la temporada de premios es La chica danesa de David Ebershoff y publicada en el año 2000. Ahora de la mano de Tom Hooper (El discurso del rey, Los miserables), la versión cinematográfica ha conseguido cuatro nominaciones al Oscar.

20 años vistiéndose como mujer estuvo Einar Magnus Andreas Wegener antes de hacer la transición. Wegener fue un pintor danés reconocido que escogió el nombre de Lili Elvenes o Lili Elbe como hombre transgénero.

Su historia tiene muchas singularidades: fue después de estar casado con su esposa, la también pintora Gerda Gottlieb, que redescubrió su verdadera identidad en una anécdota detallada en la película. En público decidió comenzar a salir presentando como Lili hasta que decidió “suicidar” a Wegener y continuar su historia como mujer, convirtiéndose en un pionero del transgenerismo y la reasignación de sexo.

La película se encarga de contar varios de los detalles de su vida, escapándosele solo unos pocos. El guion adaptado es de Lucinda Coxon (especialista en guiones para teatro) y se destaca por la delicadeza, los diálogos amorosos y sutiles, resaltando especialmente la naturaleza humana de ambos personajes, porque tan importante es Lili Elbe en esta historia como su esposa, quien lo acompañó en todo su proceso.

La chica danesa es una gran historia sobre un hombre que luchó por su identidad y de una mujer que prueba que el amor verdadero supera el egoísmo. También se encarga de hablar de un hombre esencial para su cambio, el doctor Magnus-Hirschfeld, que se dedicó a los derechos de los LGBTI y poseía un instituto (el Instituto para la ciencia sexual) que fundó en 1919 en Alemania, donde estudió rigurosamente el tema y operó a Lili, en una época en donde ser gay, bisexual, etc, era considerado una deformación del cerebro y una ilegalidad y hasta se llegaba a pagar con cárcel. Aunque no aparece en la película, la sola mención de su obra y el instituto han servido para que muchos diarios retomen su historia y sus archivos, de los que poco quedaron al ser quemados por los Nazis.

Sin duda Tom Hoopper sabe llevar al cine historias donde los hombres rompen paredes gigantes para vencer sus dificultades, así como lo vimos con la oscarizada “El discurso del rey”. Por otra parte, las actuaciones de Eddie Redmayne y Alicia Vikander son excepcionales. Redmayne tenía la dura tarea de superar su grandioso trabajo en “La teoría del todo” interpretando a Stephen Hawking (leer reseña de “The  Theory of Everything”) y, aunque no lo consigue por completo, tiene momentos brillantes en su transformación de mujer. Redmayne va más allá del maquillaje y la exageración, dotando a su personaje de sensibilidad y finos ademanes. Alicia también es fantástica, comprendiendo la naturaleza de su personaje, con una actuación minimalista.

La película puede ser que a pocos sorprenda, que su estructura clásica (tan británica) y su pausa no convenza a muchos, como también su estilo casi novelesco, pero es correcta y muy bien hecha. Su final es de aquellos que difícilmente se olvidarán. Definitivamente vale la pena verla.

Nominaciones en los Oscars 2016: mejor actor protagónica, mejor actriz reparto, mejor diseño de producción y mejor vestuario.

Ficha Técnica

  • Dirección: Tom Hoope
  • Guion: Lucinda Coxon
  • Duración: 119 minutos
  • Género: biopic, drama
  • Reparto: Eddie Redmayne, Alicia Vikander, Matthias Schoenaerts, Amber Heard, Sebastian Koch, Ben Whishaw, Emerald Fennell, Adrian Schiller
  • Cinematografía: Danny Cohen
  • Música: Alexandre Desplat
  • Montaje: Melanie Ann Oliver
  • País: Estados Unidos, Reino Unidos, Bélgica

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram