Reseña Han Solo: Una historia de Star Wars


Por Camilo Bohórquez
Twitter: @cabobe


Siguiendo con el plan de Disney de una película de la línea principal (Episodio) seguida de un spin-off con nuevas historias (Una Historia De Star Wars) llega el segundo Spin-Off de esta renacer de la franquicia, Han Solo: Una historia de Star Wars, película que la verdad tenía muchas cartas en contra previo a su estreno  y que podían nublar tanto las expectativas iniciales como la recepción frente al resultado final. ¿Sale victoriosa? ¡Veamos! 

El primer reto de “Solo” es contra los chismes tras bastidores; la película empezó a filmarse a cargo de Phil Lord y Chris Miller (directores ”The Lego Movie”), pero a mitad de rodaje, y después de la visita de la presidente de Lucasfilm Kathleen Kennedy, fueron despedidos. A la siguiente semana fue contratado Ron Howard (Director “Apolo 13”, “A Beautiful Mind”) para apropiarse del proyecto.  Se comenta que la visión de Lord/Miller era demasiada comedia y por ello el cambio en la dirección. Se dice también que Howard tuvo que rehacer la película. Asociado a esto, otras fuentes dicen que el actor principal “Alden Ehrenreich” no convencía con su actuación y fue necesario incluso un tutor de actuación. Esto por ahora son chismes pero muchos fans empezaron a preocuparse frente a esta película.

El segundo reto de “Solo” es la estrategia de mercado. El primer tráiler de la película salió apenas tres meses antes su estreno, despertando sospechas entre los fans de la saga, frente a otras producciones de Disney. “Solo” es la que ha tenido la menor cantidad de promoción, tal vez por los tiempos de producción, pues a pesar de los problemas de cambio de director Lucasfilm no cambió la fecha de estreno, algo arriesgado. Y si como todo esto no fuera suficiente, Disney, que usualmente tenía el mes de diciembre para los estrenos de Star Wars, ubicó el lanzamiento de “Solo” a poco menos de un mes del estreno de “Avengers: Infinity War” y apenas a una semana después del estreno de “Deadpool 2”, otra jugada arriesgada dado el espectacular éxito en taquilla de la primera y la gran expectativa frente a la segunda. Pareciera que Disney quería probar qué tan fuerte es Star Wars frente a todo el género de superhéroes.



El tercer y último reto de “Solo” es el temible fandom, la voz de los fans, las películas sobre todo de franquicia se deben a sus fanáticos, pero a esta nueva etapa de Star Wars le está costando trabajo. No todos, pero hay un gran grupo de seguidores que se quedaron en la nostalgia de la primera trilogía y todo el mundo de historias que se crearon en libros, cómics, videojuegos, entre otros, previo a la segunda trilogía (1999-2005), además que la franquicia pasara a manos de Disney. Star Wars es un negocio, así como un gran universo, y Disney busca revitalizarlo, pero está siendo una labor complicada porque existen voces que están odiando esta nueva dirección.

El tema de odio viene desde las últimas películas filmadas por George Lucas, pero se hizo más fuerte con la última película de la saga, “The Last Jedi” de 2017, que, aunque fue aplaudida por la crítica, generó odios tan exagerados que causó cosas como pedir firmas para revocar la película de la saga, traer de vuelta a George Lucas, excluir a su director Rian Johnson de futuros proyectos e incluso cartas amenazantes al director. Muchos fans en redes sociales acusaron al director de no saber nada de nada sobre la franquicia, acusación respondida por Johnson de una forma humorística mostrando su biblioteca privada de libros de Star Wars y con evidencia de que ideas que atacaban algunos fans, diciendo que eran inventadas, surgieron en realidad de libros aprobados por el propio George Lucas. Este odio desmedido llega también a “Solo” previo a su estreno donde existen comentarios como que Harrison Ford es el único Han Solo y nadie podrá llenar sus zapatos, que nada superará  a “The Empire Strike Back” de 1980 y que estas nuevas historias, según ellos, van en contra de lo que saben de la saga sin tener en cuenta que es algo normal que después de tantos años busque reinventarse, pues deben conquistar y llamar la atención de nuevas generaciones. Ni qué decir de limitantes como la edad de muchos de los involucrados en la trilogía original.

Bajo este prisma “Solo: A Star Wars Story” no la tenía fácil en taquilla, pero no porque sea el desastre que muchos vaticinaron. “Solo” se ubica entre Episodio 3 y Episodio 4 (al igual que Rouge One), la película narra la historia de un joven Han, un muchacho con ganas de ser el mejor piloto de la galaxia y vivir aventuras al lado de su enamorada Qi’ra huyendo de una vida de represión, las cosas no salen como Han las planea y sus caminos se separan. Años después Han solo piensa en Qi’ra, por lo cual se une a una banda de ladrones en pro de salvar a su amada. Esta decisión lo llevará a una aventura donde conocerá a su gran amigo Chewbacca , la mítica nave Millennium Falcon y aprenderá que aunque tenga suerte y muchas veces se salga con la suya, la vida enseña que no todas las veces se puede confiar en la suerte y mucho menos en todas las personas.

Como comentamos, “Solo” es un spin off que no busca ser una gran película como sí lo buscan las producciones episódicas de la línea principal, es una película de aventura, ambientada en el universo de Star Wars y que busca contar una nueva historia. Tal vez en esa poca ambición se evidencia lo sencillo del guion, que no es malo, pero juega a lo seguro. Ron Howard logra salir victorioso de la difícil labor de ejecutar una película con tantos aspectos en contra haciéndola una aventura muy entretenida y divertida, agradable, sin recurrir a chistes o payasadas, que resuelve a los fans dudas sobre el origen de Han Solo y plantea un nuevo arco argumental con nuevos personajes que pueden interesar a nuevas audiencias.

Técnicamente está muy bien, resaltando el trabajo de John Powell adaptando la música de John Williams a esta nueva cinta y el gran trabajo de Ron Howard con el poco tiempo que tuvo para reorganizar todo el proyecto, labor que exigía a un director experimentado y que Howard cumple a cabalidad. Las actuaciones también cumplen, aunque no se destacan, pero logran dejarnos interés por verlos en otras aventuras. Respecto a historia, como menciono, es sencilla, pocas sorpresas, algunos personajes pudieron ser mejor aprovechados y, en lo personal, hay una revelación cerca del final de la película que aunque busca dar fuerza a este nuevo arco argumental planteando la posibilidad de una continuación, deja más una sensación de confusión para quienes no conozcan las historias de las series animadas, puntualmente “Clone Wars”, series que Disney establece como canon oficial a la par de las películas.

Dentro del universo de Star Wars “Solo: A Star Wars Story no logra el impacto y factura de “Rouge One”, o alcanzar la grandeza de las demás películas de la saga, pero consigue su objetivo de plantear algo nuevo y lo hace bien, que no es una tarea nada fácil, siendo del agrado de todos. Es interesante conocer más criaturas, personajes que generan empatía, reírse un rato con Chewbacca y observar grandes persecuciones en el Millennium Falcon. Es un buen inicio entretenido, aunque no muy arriesgado a nuevas aventuras que esperamos logren crecer en todo sentido para próximas entregas y que esperamos sí se den.




 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram