Reseña La Sangre y La Lluvia – Festival de Cine de Cali


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Ayer se inauguró el Festival Internacional de Cine de Cali con dos eventos programados. Uno fue la presentación oficial del Festival en el Teatro Municipal de la ciudad con la presencia del director artístico, Luis Ospina, el resto del comité organizador, los invitados internacionales, los medios y el público en general, que tuvo la oportunidad, y de manera gratuita, de disfrutar de una exquisita selección de bandas sonoras interpretadas por la Filarmónica de Cali bajo la batuta del maestro Paul Dury. El público pudo deleitarse con los fragmentos de clásicos del cine como “Psicosis” de Alfred Hitchcock y “El Padrino” de Francis Ford Coppola. La jornada terminó, el otro evento, con la premiere de La Sangre y Lluvia, ópera prima del realizador caleño Jorge Navas.

Esta cinta, fuertemente aplaudida por los espectadores al final de su exhibición, nos cuenta la historia de dos personajes solitarios que por circunstancias distintas son testigos fieles de una Bogotá nocturna oscura, lluviosa y fría pero sobre todo violenta que no escatima esfuerzos por pasar factura a los que se atreven a contemplarla. En medio del despiadado panorama es inevitable que nazca el amor y eso es parte de la esencia de esta película; mostrar que en situaciones extremas donde uno de los componentes es la descomposición social hay gente, que aún así, busca espacios para darse oportunidades.

La Sangre y la Lluvia es una propuesta muy interesante de este director que inspirado un poco en el cine negro y en el impresionismo alemán, nos presenta una película ambiental, de tono pausado, envolvente y de absoluta contemplación que se preocupa todo el tiempo por brindar a cada situación, a cada simple detalle (una “probadita” de “polvo”, una masturbada, la lluvia misma), ese espacio que permite al espectador entender con claridad que más allá de lo violento, lo que se pretende es entregar un mensaje poéticamente romántico y una crítica desenfadada sobre la indiferencia y la crueldad de las relaciones rotas. De ahí a que el testigo circunstancial de este drama, la lluvia, borre las huellas (la sangre) de la Bogotá noctámbula. En términos generales es una película cuidada en su parte técnica, con mucha estética, de destacable cinematografía  y de final contundente.

La película aún no se estrena, estará en cartelera a partir del próximo 30 de Octubre, pero ya comienza a armar revuelo por una escena explícita de masturbación. Para unos incómoda e innecesaria y para otros efectista que aunque no es un elemento vital de la Sangre y la Lluvia, esperemos le sirva de “gancho” para multiplicar las entradas al cine. Personalmente pienso que la comentada escena no resulta tan completa y queda más bien inconclusa – me hacía caer en cuenta un amigo que la producción pudo haberle metido la mano para suavizarla -, pero sí tiene su sentido dentro de la trama, pues es ante todo es un reflejo del gran vacío de dos seres humanos bastante auténticos para el espacio y el tiempo en el que se encuentran.

Los protagonistas de esta película, quienes en la realidad son pareja, son Quique Mendoza y Gloria Montoya. Ambos supieron dar clara lectura al tono pretendido por Navas. Otro de los que se destaca es el actor colombiano Hernán Méndez y quien también veremos en la película colombo-germana “Dr. Alemán”.

Al final de la premiere tuvimos la oportunidad de conversar con el director, Jorge Navas y esto fue lo que nos contó.

  • CineVista Blog: Nos enfrentamos a una ópera prima que ante todo es contemplativa y se distingue por brindar espacios, pero que también es oscura y muy dramática.

Jorge Navas: Tengo una fascinación por el romanticismo, por la intensidad de cada pequeña cosa, por el dramatismo, pero no como un dramatismo gratuito, sino en el sentido de “matar por amor y desgarrarme por amor”, algo llevado al extremo y al mismo tiempo, algo muy cotidiano, algo que le puede suceder a cualquier persona en una ciudad como Bogotá, no necesariamente ésta, pero sí una situación similar. Es también una película de violencia silenciosa. Si se observa hay tan solo dos disparos en cámara y el resto es por sonido o porque el espectador se lo imagina, no es una violencia explícita.

  • CV: ¿Qué inspiró esta historia que se gestó desde el año 2003?

J.N.: Mi inspiró las historias de amor rotas, difíciles, que no se concretan, que siempre tienen algo que las bloquea. Cuando se está necesitado de afecto en una ciudad como Bogotá y se quiere salir a la calle a buscarlo, ésta te responde a veces con patadas, con puños, con violencia. De alguna manera de ahí viene una semilla de eso. Además Bogotá es una ciudad oscura, fría, nublosa, ya entonces hay una atmósfera muy interesante. Ya lo de la violencia es una añadidura, aunque es muy importante, la motivación inicial es la historia de amor.

  • CV: ¿Qué pretende con la controversial escena de la masturbación?

J.N.: Es la presentación del personaje (Ángela interpretado por Gloria Montoya), es una mujer en su intimidad, está totalmente sola y se siente un poco inútil. Es el momento en el que ella llega a la cima de la soledad y dice qué es esto que estoy haciendo. En ese sentido pienso que es algo orgánico y consecuente, sino que la gente muy superficialmente dice que es por llamar la atención, además que es al principio de la película y acá no estamos acostumbrados a eso, ni en ese tempo. La escena se queda, y se queda, y uno como que quiere que se corte, pero lo que quise es que se hablara de la intensidad de ella y su dolor interno.

  • CV: ¿Cómo vender la película?

J.N.: Eso lo llevo tratando de pensar mucho tiempo (risas). No es fácil porque de todas las cosas que uno empieza hablar para sustentar el por qué hay que verla, son cosas que si son racionales son muy teóricas y si son emocionales toca relacionarse con ellas para sentirlas, porque la película es ambiental, contemplativa, psicológica, de buena cinematografía, algo que no es muy común entre lo que se ha hecho en Colombia, hay buenos actores, una buena construcción de los personajes, el guión creo que tiene una cosa interesante, sólida. Es muy difícil echarse flores uno mismo, pero si soy consciente que hay cosas sólidas, además mucho trabajo de por medio de muchos años y eso hizo que se pudieran ajustar muchas cosas.

Sinopsis

Jorge y Ángela, dos seres nocturnos, solitarios y cuestionados frente a sus propias vidas se encuentran en medio de una lluviosa noche entre las oscuras y violentas calles de Bogotá. Jorge es un joven taxista. Está destruido afectivamente por la reciente muerte de su hermano a manos de un grupo de delincuentes, de los que ahora se quiere vengar. Ángela es una hermosa joven adicta a la cocaína. Una princesa nocturna que suele frecuentar cada sórdido lugar de la noche Bogotana. En solo seis horas el amor, las calles y sus fantasmas les unirá para siempre y les separará para siempre, de la misma manera en que la lluvia, como las lágrimas, irán desdibujando y diluyendo los rastros de sangre y de dolor sobre el asfalto frío.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram