Reseña “Love Lies Bleeding: Artefacto Cinematográfico fallido




Un artefacto cinematográfico fallido, pero con un espíritu marica que celebro

Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (En X: @TatoRuiz)

Kristen Stewart, siempre llamativa y despertando sospecha, comenzó el año generando expectativa a propósito del estreno de “Love Lies Bleeding” en Sundance y posteriormente en la Berlinale, pero ha sido la campaña promocional de la película (como casi siempre) la que la puso, de nuevo, como blanco de críticas y señalamientos.

Como parte de la promoción, la actriz posó para la portada de marzo de la Rolling Stone con un corte de pelo Mullet, apenas una chaqueta de cuero cubriéndole el pecho, un par de suspensores masculinos y la mano hurgando en su sexo. Una imagen – y una serie de imágenes al interior de la revista – con impronta erótica y un juego explícito donde se permite alterar lo que, estereotipadamente, está considerado como masculino.

‘I Want to Do the Gayest Thing You’ve Ever Seen in Your Life’ (Quiero hacer la cosa más gay que hayas visto en tu vida’) afirmaba a la revista para darle empuje a una película rabiosamente lésbica y tan entretenida como fallida, donde no es posible encontrar ninguna reflexión significativa sobre el cuerpo o las relaciones de pareja. Eso sí, de haber un asunto político en ella, podría decirse que quizás hay un grito a la década de los 80 que reafirma que faltaron más mujeres aguerridas y abiertamente lesbianas que defendieran sus libertades y deseos a punta de pistola y músculos desatados.

La directora británica Rose Glass debutó en el cine con una película en la que quería dialogar sobre el terror corporal y las obsesiones que superan lo meramente terrenal y, aquí, mantiene un poco aquello. “Love Lies Bleeding” (“Amor Mentiras y Sangre” en Latinoamérica y “Sangre en los Labios” en España) se desarrolla en un universo de gimnasios, culto al cuerpo y show de fisiculturismo femenino que desemboca en un relato de terror que incluye persecuciones, puñetazos, balazos y problemas con esteroides.

En ella se cuenta la historia de Lou, la gerente de un gimnasio que un día se obsesiona con Jackie, una fisicoculturista cuyo deseo es ir a Las Vegas para participar en una competencia. Ambas se enrollan y lo que para Jackie es simplemente un pasatiempo carnal, mientras llega el día de la competencia, se transforma en un camino que va directo a un infierno familiar que incluye al cuñado de Lou, JJ (Dave Franco), un tipo maltratador y homofóbico, y a un empresario criminal que trafica con armas, que es además el padre de Lou. Un señor con un pasado muy sórdido y aquí es interpretado por Ed Harris, en una personificación de lo más desagradable y magnética.

La película atraviesa su primer acto entre secuencias romanticonas y eróticas, con una fuerte impronta ochentera, que incluso a mí me remite a “Ghost”. Y va convirtiéndose de a poco en un relato donde la decadencia social es protagonista. La directora nos sumerge en una atmósfera que mezcla sudores, una cultura de venganza y un poderío femenino que se desmarca de una figura de mujer cosmopolita. Si en la tele, los gimnasios y el mundo ordinario de aquella época las mujeres eran una suerte de emulación de una moderna Doris Day, o buscaban ser tan despampanantes como una Jane Fonda enfundada en mallas coloridas, Lou y Jackie se desmarcan como un par de mujeres que buscan su lugar en un mundo masculino que las rechaza, pero al tiempo las desea, o por lo menos, las sigue viendo exclusivamente como un depósito de un deseo fálico.

De a poco, lo que parecía ser exclusivamente un retrato de amor y deseo, se convierte en uno de secretos y obsesiones que incluye la adicción a los esteroides que, a su vez, como la espinaca de Popeye (la referencia existe y se pone como ejemplo en una de las escenas) se convierte en un detonante de violencia que, en cualquier caso, por muy experimental y original que parezca, no justifica la transformación que la película sufre al final de su segundo acto y en lo que resta. La película va desbocando en un artefacto tan risible como ridículo y no puede evitar uno lanzar una carcajada sonora. El tercer acto de este monstruo cinematográfico es absolutamente inesperado, bobalicón, pero tiene su punto divertido. Todo depende del espíritu con que uno la vea.

“Love Lies Bleeding” deja ver a una directora con un talento para la estética apabullante, de esos que da gusto ver. La violencia que pone en evidencia queda traducida en una serie de secuencias bien logradas y entretenidas. Sabe también emular una estética de la época que, incluso sin contexto y sin saber quienes son sus protagonistas, podría decirse que es una película originalmente hecha a finales de los 80. Tiene una impronta que remite también a la muy moderna y fascinante “Thelma & Louise” y a veces recuerda a los inventos de un tal Quentin Tarantino. El enorme problema de “Love Lies Bleeding” es su guion. En esa suerte de collage visual que juega con los géneros cinematográficos, la película de Glass concluye sin necesariamente llevarnos a algún lugar, o sí, nos lleva un poco a la nada.

No hay en ella ninguna reflexión que logre resonar con el presente, salvo el de tener una película con alta cuota de participación femenina, donde los personajes masculinos, malvados y estúpidos, terminan golpeados y perseguidos por mujeres. Minimizados, literalmente.

El guion de la película es tan fallido que ni siquiera su protagonista logra lucirse más allá de lo obvio. Kristen Stewart está igual de magnífica que en cualquiera de las películas que ha hecho a lo largo de su interesante carrera, pero aquí tiene un personaje que es una absoluta pelotuda y con el que, creo, no se puede hacer demasiado. Quizás le divirtió hacerla por ese espíritu marica y lésbico que es una maravilla, que yo también celebro y que me recuerda que no es una película apta para señoros heterosexuales, esos que se asustan con las lesbianas que juegan con ropas masculinas y cuyos juegos sexuales tienen pelos, sudores y lenguaje soez. A esos señoros sólo les gusta el sexo ‘limpio’ con mujeres extremadamente bien portaditas. No hay nada de esto aquí.

Ficha Técnica

  • Dirección: Rose Glass
  • Guion: Rose Glass, Weronika Tofliska
  • Duración: 104 minutos
  • Género: Thriller romántico
  • Producida por: Andrea Cornwell, Olivier Kassman
  • Reparto: Kristen Stewart, Katy O’Brian, Jean Malone, Anna Baryshnikov, Dave Franco, Ed Harris
  • Montaje: Mark Towns
  • Música: Clint Mansell
  • Cinematografía: Ben Fordesman
  • País: Estados Unidos, Reino Unido
  • Año: 2024

Síguenos en TikTok

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram




Estrenos recientes



Godzilla y Kong: El nuevo imperio


El reino del planeta de los simios


Un padre ideal


Jefe de Estacion


Dune: Parte dos


Kung Fu Panda 4


Cazafantasmas: Imperio helado


Abigail


Atrapados en el abismo


La idea de tenerte


Garfield: La película


파묘


Rebel Moon (Parte dos): La guerrera que deja marcas


Migración. Un viaje patas arriba


Immaculate


Madame Web


Oppenheimer


Civil War


Dune


Spy x Family Código: Blanco



Próximos estrenos



Furiosa: De la saga Mad Max


Del revés 2 (Inside Out 2)


Culpa tuya


Balinsasayaw


Bad Boys: Ride or Die


Atlas


Kinds of Kindness


Kulong


Los vigilantes


El exorcismo de Georgetown


Marvel Studios Assembled: The Making of X-Men '97


範馬刃牙VSケンガンアシュラ


Bikeriders. La ley del asfalto


Himas


De naturaleza violenta


Ezra


Mahal ko ang Mahal Mo


Sight


Summer Camp


Sous la seine


Marcello Mio


Daddio