Reseña Luciérnagas de Bani Khoshnoudi – Nada de nada. – Especial Premios Ariel 2020






Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

En el magnífico proyecto periodístico y radial de nombre Radio Ambulante, tienen como propósito contar historias latinoamericanas a manera de crónicas, pero en podcast. Hay de todo, pero lo que más abunda son los desoladores retratos de migración latina. Los creadores de este espacio – que además han creado en medio de la pandemia otro igual de valioso llamado El Hilo – han acordado un compromiso férreo con su profesión contando historias que – tengo que admitir – a veces he preferido por encima de sentarme a ver una película.

Todo lo que cuentan revela exhaustiva investigación y virtud narrativa. Cuando de migrantes se trata no hay lugar para los eufemismos y se evidencia la constante indiferencia, la xenofobia o la despreciable arrogancia política- y por extensión, la auténtica estupidez de los gobernantes de la región. Algunas veces hay luces de esperanza en aquellas historias, lo que tampoco evita que se me haga un enorme nudo en la garganta. La eficacia de estas narraciones es asombrosa.

Pienso en Radio Ambulante – y también en la magnífica “La jaula de oro” – al ver Luciérnagas de Bani Khoshnoudi, película que aborda el tema de la migración. Y pienso largamente en esos proyectos porque la película da espacio para echar globos y para bostezar continuamente y admitir que no hay punto de comparación con la cruda realidad de los proyectos citados. Luciérnagas es una película boba y ni siquiera pretenciosa como para decir que se la jugaba por esos festivales embelesados por la sosería, el maniqueismo y la soberbia de cierto cine latino. (También te puede interesar: Entrevista a Diego Quemada-Diez, director de La jaula de oro).

Se cuenta aquí la historia de un hombre iraní y homosexual que, huyendo de la represión, termina en el puerto de Veracruz después de viajar clandestinamente en un barco desde Turquía. Ahora vive lo que parece una auténtica pesadilla en un lugar al que definitivamente no pertenece. Es tal su sufrimiento, que incluso volvería a su lugar de origen, hasta que lentamente va encontrándole otra cara al puerto. O eso se supone es lo que pretende su directora.

La veo con mucha expectación. Reconozco que tiene un inicio mínimamente interesante. Tiene buena factura y empatizas al notar la desazón y la incertidumbre de su personaje principal, que difícilmente entiende el idioma y para colmo, en un momento de la película se topa con un malhablado costarricense o dominicano – tampoco es que me interese – que no solo lo confunde, sino que habla muchas bobadas sin ton ni son. Después del primer punto de giro, el argumento se vuelve un desmadre, los diálogos y los objetivos se vuelven ininteligibles, y todo se convierte en una pasarela de personas jugando a ser actores que parecen estar pasando por momentos crudos de la vida, para luego asemejarse a una película que ha dejado el puesto de dirección completamente vacante.

Y aparece una que otra información leve, racionada de maneras descomunales. Rastros de vidas que se suponen duras y siempre atadas al errático camino de su protagonista, sospechosamente atractivo. No hay calidad narrativa alguna, no hay fuerza interpretativa ni complejidad en ninguno de sus personajes. Un argumento completamente desconectado y editado a la fuerza. Con semejante tema, Luciérnagas no es ni reflexivo ni emocional. Afortunadamente dura poco, pero es cierto que a veces me gusta perder el tiempo. No me genera absolutamente nada. Ni frío ni calor. Nada de nada. Cuando me acerco al final, lo único que queda por preguntarme es ¿por qué demonios se llama luciérnagas? Si la explicación depende de entrevistas posteriores, mejor que ni me lo cuenten. Paso.

 

* Esta reseña hace parte del Especial sobre las Nominadas a los Premios Ariel.

 

Número de nominaciones: Una

  • Mejor Actriz – Edwarda Gurrola

 

Ficha Técnica

  • Dirección: Bani Khoshnoudi
  • Guion: Bani Khoshnoudi
  • Duración: 88 minutos\\
  • Género: Drama
  • Reparto: Arash Marandi, Edwarda Gurrola, Luis Alberti, Eligio Meléndez, Eduardo Mendizábal
  • Montaje: Gilberto González, Miguel Schverdfinger
  • Cinematografía: Benjamín Echazarreta
  • Música: Sohrab Karimi
  • País: México
  • Año: 2019

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram