Reseña Promising Young Woman, la historia justiciera feminista de Emerald Fennell


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




 

Promising Young Woman es la desenfadada y radical ópera prima de Emerald Fennell que seguramente genera odios y amores, que gusta o no, que abarca mucho, se descarrila por momentos, pero ayuda a seguir planteando una discusión vigente sobre el machismo, la moral, los prejuicios, los estereotipos, el radicalismo feminista y la representación de hombres y mujeres en el audiovisual.

La película, nominada en cinco categorías en los Oscars (mejor película, dirección, guion original, actriz y montaje) salió de la “lista negra de guiones detenidos” de 2018 y que son finalmente rescatados por algún productor o estudio.

Profundizar en “Promising Young Woman” sin revelar detalles de su historia es casi imposible, pero esta es de las películas donde la experiencia para el espectador depende del saber poco o nada, preferiblemente, de la trama. Intentaré abordarla sin los spoilers cruciales.

El título original da a groso modo luces de lo que va. Su protagonista es una chica, Cassie Thomas, que está a las puertas de cumplir 30 años y aún vive con sus padres, pero ha echado a perder su vida marcada profundamente por un terrible suceso ocurrido a su mejor amiga mientras eran estudiantes y la ha hecho asumir un camino de venganza y autodestrucción. Una joven prometedora que había arrancado su carrera de medicina a la que el destino parece brindarle una oportunidad de encauzar su rumbo y ya nos mostrará si es el correcto, si lo toma o lo deja.

Cassie lleva una doble vida. De día trabaja en una cafetería (no aspira a más) y por las noches es una justiciera que acciona sus crueles estrategias frente a hombres tontos, aprovechados, mal hablados, toscos y manipuladores que, por supuesto, se creen vivos y habilidosos en el arte de la conquista. Ella viene siendo el otro yo de la mayoría de las mujeres, ese lado oscuro que en algún momento quisiéramos despertar todas cuando hemos sido violentadas de algún modo por hombres familiares, conocidos y desconocidos.

Fennell decide usar la sátira y el humor negro para que el radicalismo de esta historia escrita por ella misma se digiriera con más facilidad y a su vez se refleje más claramente lo ridículo que ha sido la representación masculina y femenina en el cine, cargada de estereotipos anquilosados. La directora revierte constantemente esos códigos y se alimenta evidentemente del estilo satírico de películas como “To die for” de Gus Van Sant, de “Fargo” de los hermanos Coen y el cine de Tarantino entre la línea del humor y lo maquiavélico. La protagonista está dotada de una personalidad que es hecha un caramelo por fuera – el color rosa, los tonos pasteles y la música pop con temas de cantantes como Britney Spears o Paris Hilton llevan una elevada carga simbólica -, y una pantera por dentro que poco titubea y tiene claro su objetivo final. El lado femenino suele jugarle malas pasadas a la mujer según estas representaciones, pero Fennell mantiene firme a su personaje hasta cierto punto en ese sentido, haciéndole incluso asumir las consecuencias de su maldad.

Este derroche de originalidad y desenfado se presenta por capítulos (pocos, eso sí), así que no todos tienen la misma virtud de llevar a buen puerto todos estos mensajes, porque Fennell desborda sin freno el odio de este personaje y los caricaturiza, desconectando al espectador de su pretendida realidad. Ya decía ella que su historia quería sumar toda esa cantidad de “indignidades diarias, de una cultura abusiva y sexista” y que buscaba más bien un “cri de coeur” (un grito de corazón) y sí, Promising Young Woman parece en muchos momentos un llamado, un grito visceral para proponer unos cambios en los modelos de conducta frente a estos temas.

Si bien hay torpezas y desenfreno en el tono, la directora hace un debut donde presta mucha atención a los detalles, mueve la cámara de forma elegante, limpia, explota muy bien los planos panorámicos, también los americanos y fijos, y entrega una genial propuesta de color (el DP fue Benjamin Kračun). La escogencia de Carey Mulligan no pude ser más acertada y se ratifica con el revuelo que causó la opinión de uno de los críticos de Variety cuando insinuó que podría haberse escogido a otra actriz para representar el estereotipo de femme fatale que suele verse en la industria. Con ese comentario, la película redondea su propósito sin duda y no deja de ser curioso que Mulligan con sus 1.70 de estatura y sus 54 kilos de peso, la sostenga sola cuando su historia decae. La escena más luminosa y que le da todo el peso y sentido a esta nominada al Oscar, es la de la conversación con la rectora de la universidad, donde además confronta al espectador frente al espejo de sus propios juicios. 

El mayor problema de Promising Young Woman ocurre cuando la moral cobra un peso importante. Pareciera este factor más un cambio por exigencia de los estudios en su historia, quedando ajeno a la naturaleza violenta que Fennell ha querido mostrar aquí. Puede que la historia expresando tanta furia requiera, a la final, ese resquicio de buenas maneras y sacrificio, pero crea conflictos para definir a su personaje justo como una feminista radical. La resolución, por tanto y además de acelerada, pareciera más ajustada a los cánones previamente criticados. Al cine le cuesta casi siempre la maldad ejercida per se y dejar intocable a quien la ejerce, reduciendo todo a cuentos de hadas (a veces oscuros) con su moraleja.

En una entrevista en 2005 que le hizo The Guardian a la cantante, compositora y actriz Björk, decía que ella probablemente se convertiría en una feminista en su vejez y citaba sobre los estereotipos que “por lo general, cuando ves a las mujeres en las películas, ellas sienten que tienen estas estructuras metálicas a su alrededor y permanecen como enjauladas por la energía masculina”. Promising Young Woman con ciertas contradicciones, es una dosis de tentadora venganza que el cine ha estado en mora de ofrecernos sin vergüenzas ni remordimientos. 

La película estaría llegando a la cartelera el próximo 6 de mayo (con el arruinador título de “Hermosa venganza).

Esta reseña hace parte del Especial Temporada de Premios 2021. Clic aquí para ver más nominadas.

Ficha Técnica

  • Dirección: Emerald Fennell
  • Duración: 113 minutos
  • Guion: Emerald Fennell
  • Género: Thriller, sátira
  • Productores: Margot Robbie, Emerald Fennell, Josey McNamara, Tom Ackerley, Ben Browning, Ashley Fox
  • Reparto: Carey Mulligan, Bo Burnham, Alison Brie, Clancy Brown, Jennifer Coolidge, Laverne Cox, Cornie Britton
  • Cinematografía: Benjamin Kracun
  • Montaje: Frédéric Throaval
  • Música: Anthony Willis
  • País: Estados Unidos, Reino Unido
  • Año: 2020

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram