127 Horas – Reseña

Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 11 veces compartido

VN:F [1.9.22_1171]
¿Ya viste esta película? Califícala
Rating: 4.1/5 (11 votes cast)

Otras opiniones en la web
“Finalmente, destacar que Boyle consigue con 127 Horas algo poco habitual en su filmografía: no cargarse la película con un tercio final absurdo. En esta ocasión, la cohesión del film se mantiene preservada en todo momento, a pesar de que tanto el guión como la dirección cuenta con algunos excesos que la hacen peligrar. Por todo ello, es justo reconocer que 127 Horas es una de las obras más notables de Danny Boyle, y desde luego, una película muy superior a la injustamente oscarizada (en mi opinión) ‘Slumdog Millionaire’”. Jesús Cerezo en Notasdecine.es

“Una historia que si bien no es perfecta ni la mejor en su género, en muchos momentos roza dicha perfección, con una edición correctísima, sin errores, una fluidez excepcional y un James Franco en su mejor papel hasta el momento”. Abelka en Galadnor.cl

“Franco aguanta estoicamente del mismo modo que Ryan Reynolds lo hace en‘Buried (Enterrado)’, film con el que ‘127 horas’ guarda no pocos parecidos, pero del que se aleja descaradamente en pos de un efectismo efímero y de consumo rápido, tal y como ocurre en estos tiempos con el cine. Mientras que el magistral trabajo de Rodrigo Cortés queda en la memoria, por todas sus connotaciones sociales, el de Danny Boyle se olvida, afortunadamente, al terminar de verlo, incluso antes”. Alberto Abuín en Blogdecine.com

El Sitio Oficial: http://www.127horas.com/

El Efectismo de Boyle
Cuando se anunció que la próxima película de Danny Boyle se basaría en un caso real de un escalador (Aron Ralston) estadounidense que quedó atrapado en un cañon en el desierto de Utah y después de varios días debió, él mismo, amputarse el brazo para poder escapar de semejante pesadilla, uno dudaba del buen resultado que pudiera lograrse por mucho que detrás estuviera Boyle, un director que con su Slumdog Millionaire, demostró que es capaz de explotar con efectismo, temas de construcción básicos.

Después del anuncio llegó el estreno y tras éste, una copiosa cantidad de críticas que la alababan. Aún así, seguía siendo difícil pensar que esta adaptación de la historia que además, se volvió libro en 2004 (Entre la espada y la pared), pudiera funcionar cinematográficamente.



¿Y porqué no habría de hacerlo?. Porque la historia fue ampliamente difundida, el libro terminó por contar el resto y el drama se basaba en la experiencia de una sola persona de la que previamente, se ha conocido su desenlace final.

Pero lo que pudo ser un poco más de hora y media de monotonía, Boyle las vuelve virtudes a través de un carrusel de emociones en los que, una vez más, rescata valores humanos, utilizando eso sí, cualquier recurso técnico para provocar al espectador.

Y ese carrusel atraviesa por el dinamismo que caracteriza un deporte extremo, la frescura y naturalidad propias de un joven aventurero, que en el caso del film, se refleja en la simulación de las grabaciones con cámara de video casera. Luego pasa al drama que genera caer en una profunda zanja, la angustia de sentirse atrapado y con pocos alimentos, el miedo y la depresión por comenzar a contemplar la posibilidad de que de esa situación no se podrá salir vivo, el reproche por los errores que lo pudieron llevar a esa fuerte experiencia y la impactante decisión que este escalador toma para seguir viviendo. Si esto suena poco, también se le imprime unos toques de ironía, de humor negro y crudeza visual.

Boyle desemboca todo un río de juegos técnicos y mantiene la tensión y la atención hacia este personaje con constantes y veloces movimientos de cámaras. La cámara está literalmente en todo, hasta en el agua que fluye por un pitillo y llega a la boca de un sediento y cansado hombre.

Todo esto funciona aún más con la gran actuación de James Franco a quien se le aplaude su trabajo corporal y la interiorización de su personaje para hacerlo natural y creíble. Una lectura muy bien hecha de las cosas que le gustan resaltar a esta director y una carrera que llega a sus 32 años a la cúspide, después de trabajar con pulso y tesón para darse a conocer. Su personaje de enamorado de Harvey Milk, el activista gay, ya venía demostrando su talante.

Risa, emotividad, euforia, drama, belleza visual, colorido, música, silencio, sufrimiento y crudeza es lo que se debe esperar cuando se ve el reloj de arena (como lo insinúa el juego visual de su afiche) de 127 Horas.

Ficha Técnica
Director: Danny Boyle
Género: drama, aventura
Guión: Danny Boyle, Simon Beaufoy
Reparto: James Franco (Aron Ralston), Amber Tamblyn (Megan), Kate Mara (Christie), Clémence Poésy (novia de Ralston), Lizzy Caplan (Hermana de Ralston)
Montaje: Jon Harris
Fotografía: Anthony Dod Mantle, Enrique Chediak
Música: Jon Harris
País: Estados Unidos
Año: 2010

Trailer




Facebook Twitter Google
 << 11 veces compartido

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook