Dulce Venganza (I spit on your grave) 2010 – Reseña

Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 37 veces compartido

VN:F [1.9.22_1171]
¿Ya viste esta película? Califícala
Rating: 4.2/5 (98 votes cast)

“…Esta cinta desde su inicio, camina con el pie izquierdo, pues tiene una cantidad impresionante de errores, tanto técnicos, como lógicos, en escenas vemos a la protagonista después de la violación toda sucia, maltrecha  y enlodada, corte a carita lavada, otro corte y nuevamente sucia, así como cuando le echa gas pimienta a uno de los malos, el tipo nunca presenta ojos rojos o mínimamente irritados, hablan del anochecer, cuando está amaneciendo, …” Karla Ocampo en Cineopsis.com

“Este despreciable remake de la despreciable película del año 1978, “I Spit on Your Grave”, añade además otra ofensa: una falsa equivalencia moral”  Roger Ebert en  Chicago Sun-Times.

“Odiar o amar esta película es el sentimiento final que queda al verla. Las imágenes tan explícitas de tortura hacen que nos preguntemos hasta dónde es justificable el uso de la violencia como catalizador de la venganza”. Marcela Ventura Revistakya.wordpress.com

El Sitio Oficial: http://www.ispitonyourgravemovie.com/

Grotesca, Irritante, Absurda
Nuevas historias y remakes sin sentido abundan en una industria tan grande y poderosa como la del cine. Así que cada tanto no se nos debe extrañar que a tierras tan lejanas e industrias tan pequeñas como la nuestra, lleguen cintas como esta. I Spit on Your Grave, es un remake, sin justificación alguna, de una película de los años setenta de serie B y de explotación que algunos la convirtieron en película de culto pero que también causó el repudio de muchos. En ella una mujer es sometida a las vejaciones más reprochables pero más adelante, se le brinda la oportunidad de vengarse.



Por eso el título en español de este film, Dulce Venganza, que mal ha sido clasificado dentro del género de terror y no debería, ni siquiera, generalizarse con el gore. Es este un film del subgénero que se conoce como explotación y venganza, así de sencillo.  Por supuesto, tampoco es de crimen y suspenso como se indica en Colombia.

Hablamos de una película con la visión de un director empecinado en degradar a la mujer, en este caso, una que es escritora que se encuentra preparando su próximo libro, así que decide ir a una cabaña alejada. Con el bello físico que tiene, su aparente autosuficiencia y su vendida desacertada opción de irse tan lejos, el director de esta cinta, el desconocido, Steven R. Monroe, evidencia sus intenciones de justificar el ataque del que rápidamente será víctima.

Ahí es cuando se da paso a una serie de aberraciones representadas en explícitas y asquerosas escenas en donde podemos ver el ataque sin piedad de un grupo de  desadaptados del pueblo vecino. Los hombres acuden al llamado del instinto sexual animal excusados por las tentaciones que esta mujer ha causado y que el director se ha empeñado, previamente, en venderle al espectador. Ya imagino algunos maniacos en la sala diciendo, por ejemplo: “claro, quien la manda a esta mujer irse sola a un lugar tan lejos”.

Ninguna situación en este film tiene un preámbulo medianamente apropiado, todo parece estar hecho para atropellar lo poco que tiene por historia  y cargar su trama de escenas tan torpes como burdas y llenas de clichés. Es evidente que su film está destinado a los jóvenes cuyas mentes, hoy en día, son capaces de digerir este tipo de violencia con mayor naturalidad y sin muchos cuestionamientos.

La protagonista, por muy atractiva que es, no consigue tampoco transmitir el verdadero pánico que debe sentirse, cuando se es violada la intimidad. Y cuando todo pasa, ella escapa de la nada y retorna de la nada para vengarse, sin credibilidad, para mostrar furia, sin entusiasmo, para aparentar una fuerza inhumana, sin creérselo ella misma, para hacer sufrir a sus verdugos peor de lo que a ella le tocó, sin realmente justificarse,  porque este film no tiene historia y se escuda en su género para hacer del cine un escenario que incentiva el morbo y degradación del ser humano. Que triste mensaje que va directo a los más jóvenes de por sí ya saturados de imágenes grotescas y violentas.

Al final de la película, su protagonista se ve tan vacía, como el trabajo al que se prestó, confirmando en ese plano que el fin no justifica los medios por muy extremas que sean las situaciones y ratificando que esta película no puede dejar absolutamente nada.

Solo un director tan enfermo como Meir Zarchi fue capaz de conseguir una nueva víctima para que dirigiera el remake de su propia película, mientras que él se quedaba con el ostentoso puesto de productor ejecutivo, es decir, el que pone el dinero y de  paso decide como queda todo finalmente. ¿Acaso creyó que iba a pasar desapercibido? ¿Acaso creyó que su historia, en tiempos de locura y aceptación de lo increíble, iba a reivindicarlo?.

Ficha Técnica
Director: Steven Monroe
Género: Explotación
Guión: Jeffrey Reddick
Reparto: Sarah Butler, Chad Lindeberg, Jeff Branson, Rodney Eastman, Andrew Howard, Daniel Franzese
Música: Corey Allen Jackson
Fotografía: Neil Lisk
Edición: Daniel Duncan
País: Estados Unidos
Año: 2010




Facebook Twitter Google
 << 37 veces compartido

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook