Película Chance – Entrevista con el Director y Co-Guionista


Facebook Twitter Google
 >> 3 veces compartido

El próximo viernes llega a la cartelera nacional la película colombo-panameña Chance, ópera prima del director Abner Benaim. La película incluye en su reparto a las actrices colombianas, Aída Morales e Isabella Santodomingo quien desde el año 2005 no se dejaba seducir por las pantallas. También aparecen el reconocido actor cubano Francisco Gattorno y la panameña Rosa Lorenzo. Chance es una comedia tropical que utiliza el humor negro para contarnos el drama de muchas empleadas del servicio que se ven menospreciadas por sus patronos. Aunque la fuerte carga de este recurso hiciera parecer que las situaciones que ahí se presentan son irreales, esta cinta está inspirada en una larga investigación sobre este sector de la población.

Chance es una comedia entretenida, muy del gusto de las comedias latinas y en especial de aquellas que hacen ir al público colombiano a visitar masivamentte las salas de cine del país. De propuesta sencilla, buen metraje (1:30 Aprox/) y de pocas pretensiones, cumple el cometido de hacer reír sin la necesidad de utilizar recursos excesivamente chabacanos.

CineVista Blog conversó con el director y co-guionista de esta película que es la primera que se distribuye comercialmente y se ha convertido en todo un fenómeno para su país. Esto nos contaron.

¿Qué es Chance?

Abner Benaím: Chance viene de la palabra oportunidad, de la palabra suerte, de la connotación de suerte que tiene, en cierto modo de la lotería, no en algo concreto sino en el sentido metafórico de la palabra, de querer ganar siempre la lotería, en especial de la clase baja y la trabajadora, que siempre están soñando con ganarse la lotería. Pero todos los significados de la palabra Chance los aceptamos y los usamos como parte del título.

¿Cómo nace Chance?
A.B.: La semilla de Chance fue una investigación para un documental sobre empleadas domésticas que me abrió los ojos a este tema y especialmente a la relación de éstas y sus patrones, y la película en realidad que hay entre estas dos partes que son de diferentes antecedentes y mundos socioeconómicos y culturales que a veces comparten vidas completas. Otra semilla salió debido a una de las noticias que estaba leyendo para la investigación de un caso en Brasil de dos empleadas que secuestraron a su patrona. Claro que era una cosa totalmente diferente, pero lo usé como semilla para sobre esto montar la historia de una comedia, de Chance.

El guión fue escrito por usted junto a otra persona, ¿quién es y cuál fue su participación?
A.B.: Una vez que ya estaba la idea de montar esta película, pensé en mi amigo personal Papús Von Saenger pues también escribe, es curador de arte, así que juntos comenzamos a desarrollar la idea. El está aquí para que él mismo nos cuente como fue.

Papús Von Saenger: Desde un comienzo hablamos de la historia que inicialmente iba a ser un documental sobre empleadas, pero empezamos a escribir la historia desde ceros. Abner tenía ya unas escenas pensadas y yo otras, y bueno, hablábamos de como incorporar frases que la gente tiene, y nos reuníamos regularmente unas tres veces a la semana.

A.B: Sí, lo que hicimos fue al comienzo armar primero la espina dorsal del guión y ya cuando nos sentíamos cómodos ahí era cuando comenzábamos a desarrollar escenas y diálogos, y a llenar los espacios.

¿Ambos participaron de la investigación que posteriormente dio origen a la película?
A.B: No, esa parte de la investigación digamos que la había iniciado yo. Cuando uno comienza a escribir un guión sobre cualquier tema abre los ojos y presta atención, escucha, ve y pone atención en todo lo que hay a su alrededor. No fue realmente una investigación formal, sino más prestar atención en temas que ahí ya estaban. En cierto modo yo siento que la investigación ya estaba hecha. Era solo observar el caso. Ya el resto se fue conjugando de una manera orgánica.

De izquierda a derecha: Papús Von Saenger (Coguionista), Sandra Ríos (Directora de Cinevista Blog) y Abner Benaím (Director)

P.V.S: Nosotros teníamos un espía, un muchacho que trabaja en varias casas y le pedimos que le preguntara a varias empleadas su opinión, pues ya cuando uno va a hablar con ellas, de manera más directa, tienden a ser más cohibidas, entonces lo mandamos para que él les preguntara que opinaban, todo eso y nos traía apuntes de lo que pensaban y de lo que habían hecho.

¿Cuánto se tardaron en armar todo el guión?
P.V.S.: Nosotros estuvimos incialmente como seis meses reuniéndonos dos a tres veces a la semana, y ya luego cuando teníamos todo el cuerpo nos fuimos cinco días a la playa para escribir ya todas las escenas. Fue así como muy intenso, fueron 10 horas al día, durante 5 días.

¿De qué se trata Chance?
A.B.: Chance básicamente es una comedia sobre unas empleadas que están hartas del maltrato y de la no paga de sus patrones que hacen parte de una familia aristocrática, adinerada en Panamá y un mal día deciden tomar acciones y tomarse la casa de sus patrones. Hasta ahí les cuento para que lo lectores vayan a verla al cine.

¿Porqué hacer uso del humor negro en un tema sensible como lo son las diferencias de las clases sociales?
A.B.: Yo creo que justo en la pregunta está la respuesta, como es un tema tan sensible, tan denso, tan importante, fue una de nuestras primeras discusiones y la decisión fue que sí lo haríamos en comedia.  La explicación era que si lo hacíamos en drama, sería un drama muy, muy serio, casi un poco moralista, un poco digamos, aburridor en el sentido que sería puro mensaje y nada de diversión. Además porque pensamos que en Panamá y Latinoamérica la comedia es como parte de la vida. Yo considero que si hay un buen material para hacer drama, hay un buen material para hacer comedia y en este caso fue casi como una escogencia instintiva y simplemente nos dieron ganas de hacerlo en ese tono pues pensamos que iba a ser más interesante y más divertido. Realmente el material que teníamos estaba cargado de tanta ironía que esa fue la clave que nos empujó la balanza hacia este género. Eran tantas las situaciones que se veían tan absurdas que casi eran cómicas aunque resultaban trágicas también.

P.V.S.: La realidad es que nosotros tenemos un temperamento muy dado a la comedia en América Latina y como el cine es tan caro de producir, en general no se hace comedia porque la gente tiende hacer cosas como serias, porque es costoso hacerlo.

Chance más que una cinta Colombo-Panameña es latina. ¿Quiénes componen el equipo y como se logró todo ese andamiaje?
A.B.: Bueno, el equipo parte con nosotros que somos panameños, posteriormente se unió el productor mexicano Matthias Ehrenberg que ha producido varias películas en Colombia, junto a su socia Paula Jaramillo de Colombia. Formada esa primera parte, el elenco fue saliendo de una manera muy orgánica, que terminó con la elección de Isabella Santodomingo y Aída Morales por Colombia, Francisco Gattorno de Cuba y los demás de mi país. En total eramos de 12 nacionalidades, unos 25 panameños, 10 colombianos, 10 mexicanos, había también gente de Holanda, España, Francia, Argentina y Chile.

Rosa Lorenzo es la actriz que interpreta a “Toña” una de las empleadas del servicio, tenemos entendido que es una actriz natural, ¿Cómo fue su selección y todo su proceso en grabación?
A.B.: Bueno con Rosa la verdad que fue una aventura de esas interesantes que para eso uno se mete en el mundo del cine. Estabamos desde el comienzo con las ganas de contar con una actriz natural, así que pusimos varios anuncios en Panamá que decían “se busca empleada doméstica para película” y aparecieron un casting de más de 300 candidatas y no encontrabamos a la persona exacta, así que comenzamos hacer un casting en las calles de Panamá. Así fue que encontramos a Rosa Lorenzo, una persona que escogimos  por ser como es. Cuando uno busca a una actriz natural, una ya no busca por sus aptitudes sino por esa capacidad de ser sí mismos en cierto modo frente a cámara y mantenerse natural. Y ella tenía esa facilidad de mantenerse fresca, de mantenerse natural.

La película ha batido récord de espectadores en su país. Uno podría decir que la razón es porque esta es la primera cinta que comercialmente se distribuye, pero ¿a qué otra cosa cree que se puede deber éste fenómeno?
A.B.: Bueno yo creo que un componente del éxito de Panamá es en parte esa curiosidad del espectador de querer ver una película panameña, de ver las locaciones de la ciudad, de verse uno mismo representado en las grandes pantallas, pero eso es solo un componente que nos llevaría quizás a que la gente vaya y atienda el cine y que le vaya medianamente bien. Pero creo ya que el éxito tan rotundo que tiene, al punto incluso de haber ocupado el primer lugar en taquilla después de tres semanas de estreno y haber superado a Avatar, eso ya indica que hay algo más,  el simple hecho que a la gente le gusta la película, se ria y ya. Nosotros tenemos una página de Chance en Facebook y hace pocos días pusimos una pregunta que decía “cuántas veces ha visto Chance” y varias personas nos contestaron que la han visto dos o tres veces. Pero también había una muchacha que la había visto 11 veces y otra que dijo haberla visto 19 veces. Estamos hablando entonces de la Chancemanía.

P.V.S: Hay gente que se ha memorizado diálogos de la película. Entonces dicen la frase de la película. Es algo muy emocionante.

¿Cuál creen entonces que es el aporte de esta película para la cinematografía panameña?

P.V.S: Parte de esto es para despertar la atención en la industria. Se están haciendo unos proyectos fiscales para dar apoyo al cine y bueno este tipo de películas espero que sirvan para eso, para que se abran más posibilidades y venga más apoyo.

A.B: Esto puede ser un catalizador, hay mucha gente que tiene proyectos en la mano y que no se atreven hacerlos y que por alguna razón han sentido que no pueden hacerlos en Panamá, al ver ahora Chance en la pantalla gigante pueden decir, mira yo la vi, así que si ellos pueden hacer una película acá, yo también puedo hacerla, y la realidad del asunto es que eso es verdad, porque claro que si se puede. Esperamos entonces que a partir de Chance vengan muchas más producciones.

Chance ha sido vendida a otros países latinos, ¿Cuáles son estos paises y para cuándo estará en cartelera?
A.B.: En Colombia llegará a partir del 12 de Febrero, luego estará en Costa Rica y el resto de Centro América, en Santo Domingo, Puerto Rico y ya se está en conversaciones con México. Vamos a estar básicamente saliendo en toda la región en los próximos meses.

Chance ya a ido a algunos festivales.

A.B.: Bueno estuvimos en el Festival Iberoamericano de Cine de Huelva, España y en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de Cuba y en los dos lo más bonito fue ver la reacción del público, pues en ambos lugares teníamos una cierta duda de que si la película iba a cruzar esa barrera cultural y geográfica, nos preguntábamos si la iban a entender y si se iban a reír. Por fortuna contamos con la suerte de tener salas llenas y la gente riéndose a carcajadas. En Cuba, por ejemplo, fue algo muy emocionante porque el público de allá es muy, muy cinéfilo, les encanta ver cine y les encanta ver películas de todo el mundo, además que son muy críticos, así que cuando una película no les gusta simplemente la abuchean en la sala y con Chance no ocurrió. La gente salió contenta, así que esa fue la primera gran prueba de la película.

En su país cuenta con una productora propia, ¿Cómo se llama y cuál es su enfoque?
A.B.: Se llama Apertura Films y la fundamos hace 6 años, y se ha enfocado en proyectos de contenido, de calidad y audiovisuales que ha ido desde una serie documental que se hizo en el 2005 que se llamó “Al Otro Lado” para la televisión local, hasta un libro que hicimos de retratos de fotografías de panameños que se tituló “Panamix” sobre diversidad cultural, étnica y racial y varios otros proyectos pequeños; sin embargo, el enfoque primario de la productora siempre fue hacer cine y ahora mismo Chance es una realidad que salió a partir de la productora. Ahora mismo estamos editando un documental que también saldrá hecho bajo ella y hay otros dos proyectos más en desarrollo que serán largometrajes.

Usted es un artista completo, no solo es director, productor y guionista, sino también escritor y artista plástico. ¿Hay algo de todo eso que disfrute más?
A.B.: Sí. Bueno, digamos que no me considero claramente en alguna de estas actividades, pero me siento muy cómodo dirigiendo. Lo demás ha sido formas espontáneas de manifestarme, pero yo creo que el punto en común es el tema del proceso creativo que es donde está “la gozadera”, donde fluyen los jugos creativos que al hacer una película comienzan. Están fundamentalmente en el guión, en el rodaje, la dirección, la edición,  o sea, hay ciertos puntos básicos que están abiertos para pensar y crear. Eso es lo que a mi me divierte mucho. Me gusta contar ideas y verlas transformadas en algo concreto. Se me hace muy placentero.

Aún hay Chance para rato, pero ¿ya tiene algo preparado después de ésta ópera prima?
A.B.: Si, ya estamos escribiendo dos películas. Una con Papús que es una película para hacer en cualquier metrópolis del mundo, no es comedia. Y la otra es una película chiquitica, intimista que es un viaje en el interior del país, en Panamá. La intención es seguir haciendo cine y el género la verdad es que no importa. Ya veremos.


Facebook Twitter Google
 >> 3 veces compartido