Reseña Locas de Alegría (La Pazza Gioia), retrato de la salud mental


Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 11 veces compartido

“- ¿Estamos locas? Técnicamente, sí”. 

El cineasta italiano Paolo Virzi construye con Locas de alegría un retrato de la locura que refleja la energía desbordada de los italianos, de una sociedad mundial con muchos problemas mentales, pero también tiene una poderosa energía femenina llena de dualidad.

La película se estrenó el año pasado en la Quincena de Realizadores en Cannes y tuvo un exitoso paso por las salas de cine de su país, además de ganar más de diez reconocimientos.

La historia nos remonta a un hospital psiquiátrico en donde están Beatrice, una condesa que ha perdido la cabeza creyendo que tiene influencias con los líderes políticos del mundo y Donatella, una mujer inestable que perdió la patria potestad sobre su hijo por causa de un terrible incidente.

Dos personalidades distintas, dos tragedias personales diferentes se unen para entregar una historia desbordada, impredecible, emocional, risible y dramática. Estas dos mujeres sin planearlo establecen una especie de pacto que las lleva a tener un momento de lucidez en sus agitadas mentes y deciden escapar para sentir libertad, para vivir, para intentar resolver los problemas que el encierro y el consumo de valium no les permite afrontar. Contra todo pronóstico consiguen huir. Es que la película va constantemente contra la lógica, – apenas lógico -, y su escapada nos ofrece un viaje intenso y delirante que poco a poco va revelando por qué estas mujeres están recluidas en un centro psiquiátrico. Son ellas mismas las que reflexionan sobre sus vidas.

Resulta muy acertada la decisión de Virzi de mostrar la locura desde el punto de vista de quien la padece. Esto nos ofrece una perspectiva muy distinta de los hechos y la manera como ellos miran las situaciones. Hace el director un buen intento por normalizar a los “locos”, pensando en quien es diferente o frágil. No busca tampoco justificar sus erráticas actuaciones, pero sí le hace justicia a este tipo de población que suele ser alejada, es incomprendida e incluso maltratada. Hay otros personajes con los que el director juega a pensar que por fuera de los “manicomios” hay gente más loca que los pacientes que están siendo ya tratados.

La pazza gioia es un ramillete de más cosas, habla también de la amistad, de la complicidad, hace un pequeño homenaje al cine, se vuelve una especie de road movie emocional y la agitación que mantiene elevada a lo largo de su metraje ha pretendido reflejar el ambiente político de su país cuando en 2012 se dieron por terminados los centros psiquiátricos judiciales al comprobarse el trato indigno suministrado a los pacientes.

El amor y los hijos son dos temas para los cuales no se nace aprendido. No existe un libro mágico para amar y criar a los hijos correctamente y mucho menos hay otro código para cuando estos nos generan terribles conflictos emocionales. Así podría resumirse esta película que en medio de la comedia y tanto disparate revela grandes verdades sobre la salud mental.



La dupla encargada de sostener esta película es la de Micaela Ramazzotti (Donatella) y Valeria Bruni Tedeschi (Beatrice), que merece aplausos. A Bruni le corresponde un papel difícil, agotador, sin puntos medios, de mantener a su personaje en constante descontrol y euforia, hablando rápidamente sin parar. Ramazzotti es su buena escudera con un papel que tiene más matices.

El final es agradable y emotivo, es el único momento donde reina la calma.

Ficha Técnica

  • Director: Paolo Virzi
  • Guion: Paolo Virzi, Francesca Archibugi
  • Duración: 116 minutos
  • Género: Comedia
  • Reparto: Valeria Bruni Tedeschi, Micaela Ramazzotti, Valentina Carnelutti, Marco Messeri, Bob Messini, Anna Galiena, Sergio Albelli, Tommaso Ragno
  • Cinematografía: Valdan Radovic
  • Música: Carlo Virzi
  • Montaje: Cecilia Zanuso
  • País: Italia
  • Año: 2016

Facebook Twitter Google
 << 11 veces compartido


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook