Sin Tetas No Hay Paraíso (La Película) – Reseña

Por Sandra M Rios U
sandra-rios@cinevistablog.com

Facebook Twitter Google
 << 96 veces compartido

VN:F [1.9.22_1171]
¿Ya viste esta película? Califícala
Rating: 3.8/5 (358 votes cast)

En efecto un ejercicio irresponsable
Desde hoy se suma a la cartelera colombiana  (en contraste con, por ejemplo, lo que ofrece el Festival de cine Francés 2010), Sin Tetas no hay Paraíso, la novela cumbre de Gustavo Bolivar que le ha alcanzado para ser adaptada a la televisión en formato de serie o telenovela en varios países del mundo y que ahora hace su llegada a la pantalla gigante.

Y llega justificada por el director bajo la excusa que por las regulaciones de la pantalla chica no se le permitió hacer el ejercicio de trabajar con una protagonista más cercana en edad a la de su novela escrita; es decir, una adolescente de tan solo 14 años que se deja llevar desde muy chica por la ambición, la tentación del acceso al dinero fácil y la cultura mafiosa, perdiendo dignidad y dejando al descubierto una ignorancia sublime y la ausencia de valores y oportunidades. Ahora “la irresponsabilidad y el desquicio del cine” (en sus palabras), le  han permitido  mostrar al mundo un drama más cercano a su novela escrita.

La historia entonces es la que muchos ya conocen, la de una jovencita que aspira a operarse sus senos para poder participar de los negocios de sus amigas y así adquirir todas las cosas materiales que desea a un costo que más adelante pagará muy alto.

Esto no difiere de muchas situaciones derivadas de las complejidades humanas en cuanto al afán de anhelar lo del otro y, ante esto, el primer ejemplo que se viene a mi mente es el de algunas sociedades como la estadounidense, en donde se vive en contínua competencia con los vecinos por tener, alcanzar y superar lo que tiene el de al lado. Aquí la diferencia radical es la forma, y es que mientras que los estadounidenses se “matan” (aquí recordarán algunos la famosa carrera de ratas descrita entre otros por Robert Kiyosaki)  consiguiendo dos y hasta tres trabajos por obtener todo lo material, acá y como ya ocurre en México, tristemente alcanzado por el narcotráfico, la opción es sacar provecho de las facilidades del dinero ilícito para así obtener lo que se quiere.

¿Cuál es mejor? Sin duda ninguna, la una por manejar una doble moral y la otra por ilegal y baja. Pero mal que bien ambas son reflejo o consecuencia directa de un absorvente capitalismo que hace perder la esencia del ser humano y que en este caso particular,  no sería otra cosa que el hecho de poder vivir bien, con tranquilidad y con lo que se pueda lograr paso a paso sin tener que llegar al punto de  regalarse para conseguirlo.



Este entonces es el trasfondo de esta idea de Bolívar que llevada al cine no alcanza del todo a mostrar esta problemática y mucho menos el intento por dejar una moraleja contundente. Y no se logra por muchos aspectos. Para empezar esta el hecho de la elección de la adolescente Isabel Cristina Cadavid como protagonista de la película, una jovencita que a su corta edad (tenga a hoy 16, 17, 18 años, no lo sé) asistió al cirujano plástico para realizarse la mamoplastia.

Así que con la excusa de darle realismo a esta cinta y golpear al espectador, Isabel Cristina es sencillamente utilizada para dar vía libre a esta historia en cine y de paso diferenciarla de las versiones ya realizadas. Con el consentimiento de su padre, quien la acompañó a la realización del casting y viajó con ella a la capital colombiana, la muchachita exhibe descomplicadamente su cuerpo desnudo en varias escenas, cuerpo que es tocado (sin discutir el profesionalismo) por reconocidos y ya mayorcitos actores de la televisión colombiana como Miguel Varoni, Gregorio Pernia, y Herbert King.

Vemos entonces a una actriz debutante que haciendo apología a Catalina, la protagonista de la historia, se presta a esto para no perderse de esta cinematográfica oportunidad y las ganas de devorarse el mundo a tan temprana edad.

Si la intención entonces era la de insistir por esta vía en mostrar una cruda realidad para dar consejos y ser ejemplarizante, la elección de la debutante no me parece, en lo particular, la decisión más astuta pues con esto retornamos  al mismo punto criticable de una sociedad que legitima la cultura mafiosa y el facilismo.

Precisamente este hecho autodestruye  la moraleja pretendida acerca de que la vida fácil no es buena,  que operarse los senos y someterse a un procedimiento quirúrgico invasivo no es precisamente lo más conveniente y la única opción para salir adelante.

El resto, una deficiente edición, una dirección débil, una fotografía igual, una historia que  transcurre a los golpes, con muchas ganas de ser fuerte y chocante pero que sus semejanzas con el formato usado en televisión no se lo permiten, además de incorporar muchos personajes que aparecen y desaparecen sin que se les de el mínimo de tiempo para desarrollarse.

A la película se le abona su tropicalismo (algo que aunque a muchos no nos guste, nos caracteriza) y ese tono burlón, crudo y cruel. Un toque de “picardía” infaltable en el cine colombiano así sea el drama de dramas. En este film esa parte esta a cargo de la actuación especial de Miguel Varoni y Francisco Bolivar, sobrino del director y quien hace un papel destacado así como también se destaca el buen actor Oscar Borda en su papel de un guardaespaldas llamado Pelambre.

Para finalizar los dejo pensando acerca del anuncio del posible récord por ser la primera película en el mundo donde se muestran escenas de un personaje que se opera en realidad. Me cuestiono si acaso ¿ésto ya no es demasiado extravagente?

Ficha Técnica
Director: Gustavo Bolivar
Guionista: Gustavo Bolivar. Basado en la novela de igual título
Género: Drama
Duración:
Reparto: Isabel Cristina Cadavidad (Catalina), Juan Sebastián Calero (Albeiro), Linda Lucía Callejas (Doña Hilda), Francisco Bolívar (Byron), Miguel Varoni (Mauricio Contento), Ramiro Menéses (El Titi), Linda Baldrich (La Diabla), Herbert King (Cardona), Fabio Restrepo (Marcial), Oscar Borda (Pelambre), Santiago Moure (Morón), Gregorio Pernia (Caballo).
Edición: Andrés Durán, Maria Clara García
Fotografía: alejandro García Wiedemann
Casting: José Méndez, Jorge Borrero
Dirección de Arte: Piedad Arango
País: Colombia
Año: 2010

Trailer




Facebook Twitter Google
 << 96 veces compartido

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook