Reseña 12 horas para sobrevivir: El año de la elección (The Purge: Election Year)


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




“Todos quieren poseer pero no hay suficiente para todo el mundo”

 

Entre la primera película y su secuela “Anarquía”, la última, la de El año de la elección es la que curiosamente mejor ha funcionado en taquilla (en Colombia). Llegan los espectadores tarde a esta historia entre otras cosas porque entre una película y otra cambiaron su título dos veces – no lo dejaron como La Purga, sino que decidieron traducirla La noche de la expiación (en otros países se conoció como La noche de las bestias) y para la secuela optaron por 12 horas para sobrevivir. Tantos títulos confunden sin duda a la audiencia. Por otra parte, muchos críticos no se conectaron con el mundo distópico que ha propuesto Jame DeMonaco, algunos llegaron a decir que era demasiado ilógica.

Por el contrario, siempre he defendido la descarnada propuesta de James DeManaco como idea visceral. Su premisa plantea un futuro cercano en donde se deben resolver problemas actuales y reales que enfrenta la sociedad: el desempleo y la criminalidad. Para resolverlo, una sociedad secreta a quienes llaman los nuevos fundadores, inventa un patético sistema para ir acabando con la población más débil, la incapaz de protegerse a sí misma y la que quiere poseer pero no puede.

Entendiendo que la sociedad es “violenta por naturaleza” y mantiene reprimiendo su ira, esos nuevos líderes les han implantado la necesidad de la purga, un infame día en el que por 12 horas pueden cometer actos violentos de todo tipo, incluso matar, sin que sean apresados por ello. Eso sí, durante dicho tiempo no habrá ayuda del gobierno de ningún tipo: no policías, no servicios hospitalarios. Así las cosas, la gente la ponen en el deber de salir a purgar o defenderse como pueda, cuando por cuenta de ese día las aseguradoras y compañías de vigilancia privada han disparado sus ventas. Lo peor, es que ha funcionado, pues durante el resto del año la sociedad convive en paz y la violencia y el desempleo quedaron en el pasado.

Cada película nos ha mostrado tres perspectivas de esta decisión; la primera (leer reseña de La Purga/La noche de la expiación) desde la clase alta que tiene los recursos para blindar sus casas (aunque también son vulnerables); la segunda (leer reseña La purga 2: Anarquía), nos traslada a las calles, con la gente del común, y a la demencia que ha desatado este día; y la tercera, a la consolidación de una disidencia hastiada de la purga que une esfuerzos con una líder política víctima dispuesta a acabar con esas 12 horas. Cada película ha elevado el nivel de escalofrío que produce  su premisa; la primera con unos indeseados vecinos, la segunda con muchas muestras de tortura y la tercera con la impactante decisión de permitir que personas del exterior entren a territorio estadounidense a purgar.

Es la última película de ésta serie la más ágil de todas. Lo es porque está más cercana al thriller que al terror. La purga: el año de la elección es una entretenida persecución que nunca se detiene y nos lleva al núcleo de los héroes dispuestos a eliminar tanta locura. También nos muestra la base de esa sociedad secreta excéntrica y ritualista ansiosa de poder. Es una película más accesible con  personajes estereotipados (la política y el dueño de la tienda) que entran a la historia y conectan fácilmente con el público. En esta hay también momentos para refrescar tanta violencia con uno que otro toque de humor.

La purga (12 horas para sobrevivir) ha sido una serie con uno que otro altibajo, pero que ha logrado sostenerse con una historia distópica coherente.

Ficha técnica

  • Director: James DeMonaco
  • Género: horror, distopía
  • Duración: 108 minutos
  • Guion: James DeMonaco
  • Reparto: Frank Grillo, Elizabeth Mitchell, Mykelti Williamson
  • Cinematografía: Jacques Jouffret
  • Música: Nathan Whitehead
  • Montaje: Todd E. Miller
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2016

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram