Reseña 12 Horas para Sobrevivir (The Purge: Anarchy)


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




“No salvamos vidas. Esta noche tomamos vidas. No podemos interferir de ningún modo. No podemos ser héroes”

 

12 horas para sobrevivir es el título con el que se estrena la secuela de La Purga o La Noche de la Expiación. James DeMonaco fue a quien se le ocurrió este concepto de un futuro demoledor para el humano y es quien regresa a escribir y dirigir la segunda parte.

El panorama distópico, que incluyó una teoría de especulación conocida como el NWO (Nuevo orden mundial), que en el film tiene su aproximación con los New Founders of America o NFA y los rituales de ofrecimiento, ambos temas de supuestas sociedades secretas, se traslada en esta entrega de los hogares opulentos a las calles, donde no todos quieren ser villanos.

En un futuro no muy lejano, el 2023, el nuevo gobierno se dispone a realizar una nueva purga, término utilizado para una siniestra noche en la que se le permite a los ciudadanos realizar actos violentos y crímenes sin que sean estos penalizados, siempre y cuando se realicen durante las 12 horas de tregua. En ese tiempo no hay servicios de apoyo de policía, ni de emergencia.

Como vimos en la primera, la excusa para esa brutal carnicería son los bajísimos índices de inseguridad y desempleo durante el resto del año. Es la sexta edición y el gobierno ya se enfrenta a una reducción de participantes y a un movimiento anárquico que intenta abrirle los ojos a la población sobre la no necesidad de una expiación.

Detrás de esa noche hay toda una serie de negocios macabros, donde siempre los ricos sacan más ventajas y que en 12 Horas para Sobrevivir son llevadas un poco más al límite de lo que vimos en la primera película. Se muestra la gente del común que no cuenta con sofisticados sistemas para protegerse, la acción de quienes ejercen su derecho a la purga, entre ellos la de adinerados que se las ingenian para liberar con violencia sus frustraciones sin que sean puestos en mayor peligro. Recordarán al verla a “The Running Man”, en una de sus escenas.

Es curioso que muchos se molesten porque consideran esta historia demasiado artificiosa, siendo que, como parte del cine o literatura distópica, se propone un panorama con ciertas bases reales. Más que su historia lo que James DeMonaco no pudo resolver en esta, es que vuelve a bajarle el tono a lo que podría ser una crítica social interesante, con algunas actuaciones flojas y varias situaciones estereotipadas, las famosas salidas fáciles, que supone uno, deben corresponder a las exigencias del estudio o productores para que el film sea comercialmente vendible.

Eso sí, hay que reconocer que esta segunda parte tiene más ingredientes que la primera, algo que concuerda con su taquilla que mejoró; pasó de 90 millones de dólares a 105. Se vendrá para el verano de 2015, la tercera parte que aplicará como precuela. Lo siniestro de esta distopía me sigue pareciendo muy interesante y por eso esperaré la siguiente, ¿usted no?

Ficha Técnica

  • Director: James DeMonaco
  • Guión: James DeMonaco
  • Duración: 103 minutos
  • Reparto: Frank Grillo, Carmen Ejogo, Kiele Sanchez, Michael Williams, Zach Gilford
  • Cinematografía: Jacques Jouffret
  • Música: Nathan Whitehead
  • Montaje: Todd E. Miller
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2014

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram