Click en el banner para más información


Click en el banner para más información

Reseña La Monja, no hay un festival de sustos sino de risas




La nueva película del universo de El Conjuro iniciado hace cinco años debutó con gran éxito a nivel mundial, incluso alcanzando un récord entre las cinco producciones estrenadas hasta ahora. 133 millones de dólares acumuló internacionalmente, teniendo un presupuesto bajo de 22 millones.

Warner Bros vendió este spin-off (película derivada) a lo largo de los últimos meses como el capítulo más oscuro y como un “nuevo festival de sustos producido por James Wan y Peter Safran, productores de todas las cintas de la franquicia”.

El eje central de esta película es “La Monja” o Valak, una de la figuras demoniacas más atemorizantes de El Conjuro, que hizo su primera aparición en la segunda entrega como una poderosa fuerza maléfica que hizo parte de dos de los casos manejados por los demonólogos Ed y Lorrain Warren y que los siguió atormentando al conocer de su experiencia y determinación para combatir el mal. Posteriormente, la vimos en una imagen en Annabelle: La Creación y una escena poscréditos que ya nos llevaba al Monasterio de Carta en una oscura Rumania de 1952.

El lugar y la fecha es el ambiente de “La Monja”, a donde se dirige un sacerdote y una novicia, que aún no hace sus votos, enviados por el mismísimo Vaticano para investigar el caso de una monja que hace unos meses se quitó la vida. El monasterio guarda un terrible pasado y las monjas son la encargadas de custodiar que de ahí no salga.

Lo que prometió la producción no se cumple. Ni es el capítulo más oscuro, ni es un festival de sustos. No lo es porque el padre Burke (bien actuado por el mexicano Demián Bichir) resulta ser un personaje con menos experiencia que una simple novicia que ni siquiera recibe sus votos. Un personaje que es una mezcla extraña e incompleta entre el profesor Henry Walton Jones Jr. (Indiana Jones) y el profesor Robert Langdon (El Código Da Vinci). Así mismo, la novicia Irene (Taissa Farmiga), resulta demasiado lista para una joven e inexperta hermana. Ya Farmiga en entrevista adelantaba que esta película tenía mucho de aventura.  “Corin decía que una de las inspiraciones de esta película había sido Indiana Jones and the Temple of Doom” (Leer publicación completa).



No hay cómo lograr oscuridad cuando la suma de torpezas abruma. Esto incluye adicionalmente un personaje francés (Maurice) que le aporta coquetería (sí, como lo lee), tonterías y comicidad a esta película de horror. Valak queda en un segundo plano al punto que no actúa con el poder que le habían anunciado en las anteriores películas. La Monja tiene inaceptables ligerezas. Los ataques demoniacos les recordarán a las calaveras de “La Momia” y los fantasmas son combatidos efectivamente hasta con arma, los personajes sin mayor explicación e instinto de supervivencia se dirigen a los lugares más siniestros del lugar, los mismos se meten en problemas y son hallados de la manera más fácil. Es decir, Valak en esta entrega queda más bien como un ente demoniaco juguetón. Entre el deseo de cautivar a un público joven y darle un tono de aventura, el horror termina diluyéndose por completo. Todas esas ligerezas se hubieran pasado, si al menos la dosis de susto estuviera medianamente garantizada, pero tristemente sus mejores momentos de miedo (en todo caso no más de tres) hacen parte del trailer, por lo que su impacto es casi nulo. Para cuando aparece, ya al final, la conexión con el resto de la franquicia, poco o nada importa.

Paradójicamente la más taquillera de este universo es la peor de la franquicia. El rumbo de este spin-off estuvo a cargo de Corin Hardy (The Hallow) con guion de Gary Dauberman, creador de las historias de Annabelle y Annabelle: La Creación (otro de los personajes con su propia historia y parcialmente desperdiciados de la saga).

Ficha Técnica

  • Director: Corin Hardy
  • Guion: Gary Dauberman
  • Duración: 96 minutos
  • Género: Horror
  • Protagonistas: Demián Bichir, Taissa Farmiga, Jonas Bloquet
  • Cinematografía: Maxime Alexandre
  • Montaje: Michel Aller, Ken Blackwell
  • Música: Abel Korzeniowski
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2018



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram