Reseña Terminator: Destino Oculto – Tres heroínas, una misma conclusión


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Cuatro secuelas se han realizado tan solo del 2000 para acá de la saga Terminator, que es una de las emblemáticas películas de los años ochenta y cuyas dos primeras historias fueron dirigidas por James Cameron.

Su ausencia se hizo evidente porque Terminator fue perdiendo la esencia y con resultados nefastos como los de Terminator Salvation (nefastos en experiencia porque la taquilla siempre les ha favorecido).


Si lo prefieres, escucha esta reseña aquí:

28 años después de la última entrega a cargo del famoso cineasta, este vuelve a la producción y deja a Tim Miller en la silla de director. Con ellos, también está el retorno de Linda Hamilton en su papel de Sarah Connor. Terminator: Destino Oculto continúa la historia donde finalizó “Terminator 2: El juicio final”, es decir, cuando Sarah junto a su hijo John, salvados nuevamente, desaparecen por una carretera mientras ella con voz en off dice: “el futuro desconocido se dirige hacia nosotros y lo enfrento con una sensación de esperanza por primera vez, porque si una máquina, un Terminator, puede aprender el valor de la vida humana, quizá nosotros también podamos hacerlo”.

La resonancia de esas poderosas palabras justifican su regreso en esta época donde las fronteras confinan a los hombres, las desigualdades se agudizan, hay desconfianza, falta de empatía y los debates se radicalizan. Connor logró en el “Juicio final” cambiar la historia y permitir que la humanidad siguiera viviendo.

La historia se repite ahora con Dani Ramos, personaje en manos de la colombiana Natalia Reyes, quien interpreta a una mexicana que vive de forma modesta con su padre y hermano. Su vida se altera de repente cuando un nuevo Terminator, hiper avanzado, viaja en el tiempo para acabar con ella y su futuro hijo. Del futuro también llega Grace (Mackenzie Davis), una soldado igualmente mejorado cuya misión es protegerla. Combatir a un Terminator capaz de regenerarse al instante requiere de más manos por lo que no solo reaparece Sarah, sino que todo los conduce a un T-800 (Arnold Schwarzenegger) “envejecido”. Llega el momento para que Connor vuelva a confrontar a su pasado y la resistencia continúe sus esfuerzos para no permitir que se extinga la humanidad.

La fórmula de Terminator plantea equilibrar la acción explosiva, intensa, con la trama que se va desarrollando por momentos, entregando ciertas luces de lo que ha acontecido en un pasado y lo que deviene en el futuro. Esas situaciones son las que mejor funcionan en la película, aunque hay muchos vacíos y preguntas sueltas.

Las tres heroínas de esta historia, aún la falta de fondo de sus personajes, sostienen de buena forma la trama y se evidencia entre ellas una buena química. Las tres representan esa ideología moderna del cambio de liderazgo a uno donde las mujeres asumen la responsabilidad y ejecutan las acciones. Sin embargo, es la actriz Mackenzie Davis quien definitivamente termina robándose el show, en parte porque su personaje es el que más motivaciones y desarrollo tiene a lo largo de la historia.

La acción es la que le pesa mucho a Terminator: Destino oculto y la hace ver como una película que no evoluciona. Los efectos especiales y visuales presentan fallos, el CGI tiene descuidos claros y así la acción no resulta tan satisfactoria, características que fueron innovación en las entregas de los ochenta. Lo que sí hay que destacar es que los momentos cómicos quedaron muy bien dosificados.

Por supuesto esta nueva entrega es mejor que el intento abrumadoramente fallido de Terminator Salvation. Fue de cierta manera audaz el hecho de crear una especie de trama o realidad alterna a los acontecimientos que siguieron en los estrenos posteriores al “Juicio final”, pues así resultaba fácil justificar cualquier despropósito en su historia, sin embargo, el regreso de Sarah no le da la suficiente fuerza y emotividad como para hacerla memorable o pensar en su continuidad, y no por Hamilton, sino más bien por el guion que se ha quedado corto, navegando en las capas más ligeras, desaprovechando a la propia Connor y a la llamada a establecerse como su nueva líder (Dani).

P.D. Natalia Reyes ha hecho un buen debut en la industria Hollywoodense, teniendo buen desempeño en los momentos dramáticos de la historia y mostrando habilidad con las escenas de acción, además de tener buen acento y clara pronunciación de inglés.

Ficha Técnica

  • Dirección: Tim Miller
  • Duración: 128 minutos
  • Género: Ciencia ficción, apocalíptico
  • Guion: David S. Goyer, Billy Ray, Justin Rhodes
  • Reparto: Linda Hamilton, Arnold Schwarzenegger, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Natalia Reyes, Diego Boneta
  • Cinematografía: Ken Seng
  • Música: Tom Holkenborg
  • Montaje: Julian Clarke
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2019

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram