Reseña X-Men: Dark Phoenix – Una buena historia para una triste despedida


Por Camilo Bohórquez
Twitter: @cabobe




En 2015, llenos de confianza, tal vez demasiada confianza, incluso llevando al escenario a Stan Lee en San Diego Comic Con 2015, Fox llenó de gritos el Hall H con un panel donde anunciaban grandes planes para los Fantastic Four con una nueva película y para X-Men con “Deadpool”, “Logan”, “X-Men: Apocalypse” y “Gambit”, así mismo movían fichas con las series de TV “Legion” y “The Gifted” para impulsar su propio universo de mutantes buscando replicar el éxito de Marvel Studios, pero lastimosamente a hoy ya sabemos la historia; aunque “Logan” y “Deadpool” 1 y 2 fueron grandes éxitos, “Fantastic Four” fue un desastre y “X-Men Apocalypse” dejó sentimientos encontrados mientras “Gambit” con continuas renuncias de guionistas y directores, y nunca inició la producción. Finalmente desde 2019, Disney adquirió Fox y ahora aquí estamos con el final de una de las sagas que abrió el camino a esta etapa de grandes blockbusters de superhéroes en cine.

Después de “X-Men: Apocalypse” la franquicia X-Men entró en problemas por la tibia recepción en críticas, así que apostando el todo por el todo Fox anuncio “X-Men: Dark Phoenix”, una readaptación de la saga de los cómics del mismo nombre y que fue gran fuente de inspiración para la vapuleada “X-Men 3:The Last Stand”, pero esta adaptación tendría el casting joven de las últimas películas y contaría la historia de fénix pero con nuevos elementos y ambientada en los años 90. Así mismo Fox dio luz verde a “The New Mutants”, una historia con mutantes poco conocidos y con una película orientada al terror/suspenso. La presión de la compra de Fox por Disney, los rumores de mala recepción en ensayos iniciales, no una sino varias refilmaciones y tres cambios de fecha, implicando un año y medio de retraso, dejó a “X-Men: Dark Phoenix” muy mal frente al público, mismo que al final quedó con muy bajas expectativas. (Al menos “X-Men: Dark Phoenix” llegó a cine. En el caso de “The New Mutants” a hoy no es seguro lo logre).

“X-Men: Dark Phoenix” inicia años después de “X-Men: Apocalypse” con un equipo consolidado de mutantes liderados por Charles Xavier (Profesor X) que cumplen misiones y son considerados superhéroes del mundo. Todo es tranquilidad e incluso Eric Leshner (Magneto) tiene su propio refugio de mutantes alejado de problemas, pero una misión espacial pone a Jean Grey en contacto con una poderosa fuerza cósmica difícil de controlar que amenaza la paz entre humanos y mutantes.

A diferencia de anteriores películas de esta franquicia, “X-Men: Dark Phoenix” va siempre por un carril seguro, la historia es más sencilla y clara frente a lo visto en “X-Men 3: The Last Stand”, técnicamente está bien hecha, bien filmada, muy bien editada y las actuaciones siguen siendo lo mejor de la película, principalmente por James McAvoy y Michael Fassbender y los efectos especiales no tienen queja. Se aplaude que tenga menos pirotecnia, aquí no hay un ejército de mutantes batallando o sobre exageración en los poderes de los mutantes como sí pasaba en anteriores películas con algunos personajes como por ejemplo Magneto, que elevaba estadios y puentes sintiéndose demasiado frente a otros personajes, pero se extraña como por ejemplo con QuickSilver o la poca presencia de nuevos mutantes que siempre era un plus de la franquicia.

Aunque todo parece bien, “X-Men: Dark Phoenix” se siente bien desaprovechada empezando por su trama, dado que no hay mayores sorpresas más allá de desaparecer dos personajes principales a inicios de la película (uno pareciera se quitó para ahorrar en temas de efectos especiales y otro pareciera se eliminó cumpliendo el deseo de esa persona de no querer mucho volver a la franquicia X-Men). La película no tiene mayores propuestas, se queda en cierta zona de confort donde las batallas entretienen, pero no emocionan, y donde los diálogos tienen líneas interesantes, pero que pecan porque al final no llevan a nada. El villano interpretado por Jessica Chastain es más de lo mismo y al final es imposible no sentir algo de pesar por no tener la fuerza que merece algo como la gran saga de los cómics de “Dark Phoenix”.

Finalmente “X-Men: Dark Phoenix” no es el desastre que esperábamos, pero tampoco la gran película que merecían estos personajes y esta querida saga. Es buena, tiene elementos muy bien aprovechados, buenas actuaciones y en general entretiene, sin embargo, fue una película pensada como una más y sin saber que resultaría siendo el cierre de esta saga de los X-Men en el cine (Los X-Men volverán pero según Kevin Feige hasta dentro de cuatro años aproximadamente y como algo totalmente nuevo, con nuevo casting y nuevos orígenes ya bajo la batuta de Disney y Marvel Studios).

“X-Men: Dark Phoenix” merecía llegar a un mejor lugar, tener más fuerza, más conflictos, más riesgos, más acción y mejor trama, pero al final se queda como un capítulo de cierre tibio, planeada para ser parte de algo más grande, algo grande que nunca llegó pero que sí terminó, por ahora, para siempre.

Ficha Técnica

  • Dirección: Simon Kinberg
  • Duración: 114 minutos
  • Guion: Simon Kinberg
  • Género: Superhéroes, ciencia ficción
  • Reparto: James McAvoy, Michael Fassbender, Jennifer Lawrence, Nicholas Hoult, Sophie Turner, Tye Sheridan, Alexandra Shipp, Kodi Smit-McPhee, Evan Peter, Jessica Chastain
  • Cinematografía: Mauro Fiore
  • Música: Hans Zimmer
  • Montaje: Lee Smith
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2019

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram