Mother!, una película que Darren Aronofsky no quiere clasificar dentro de algún género



Facebook Twitter Google
 << Compartir

“No soy muy bueno haciendo películas de género”.

 

Hoy se ha estrenado en el Festival de Cine de Venecia la última película de Darren Aronofsky, una historia que apareció en un momento peculiar de su vida y que responde a interrogantes existencialistas del director.

A diferencia de las otras seis producciones dirigidas, la mayoría también escritas o coescritas por él, cuyas historias le tomaron años en desarrollar, Mother! se concibió en tan solo cinco días. Al parecer esto ha producido un cambio evidente que los medios notan al señalarla como su película más desafiante.


Hace dos años mientras Aronofsky dejaba pasar un cuadro febril escribiendo en soledad en una casa vacía se le ocurrió la visión oscura de esta historia inspirada en los tiempos difíciles y azarosos de estos días. “Es una época de locura para estar vivo. A medida que la población mundial se acerca a los 8 mil millones de habitantes, nos enfrentamos a problemas muy serios de comprender: los ecosistemas colapsan mientras somos testigos de la extinción a un ritmo sin precedentes; la crisis de los migrantes perturba a los gobernantes; un aparente esquizofrénico Estados Unidos ayuda a mediar un tratado climático histórico y meses más tarde lo retira; las antiguas disputas tribales y religiosas siguen provocando guerras y división; el iceberg más grande jamás visto se desprende de una plataforma de hielo antártico y se desplaza hacia el mar. Al mismo tiempo nos enfrentamos a otros problemas muy ridículos de comprender: En Sudamérica turistas matan a delfines bebés que estaban en la orilla, sofocándolos en un frenesí de selfies; la política se asemeja a los acontecimientos deportivos; la gente todavía muere de hambre mientras otros pueden ordenar cualquier comida que deseen. Como especie nuestra huella es peligrosamente insostenible, pero vivimos en un estado de negación sobre la perspectiva de nuestro planeta y nuestro lugar en él”.

El resultado de tantos pensamientos alrededor de distintas problemáticas de la compleja sociedad contemporánea es el de una película de tipo inclasificable hablando de géneros cinematográficos: “Algunas cosas llegaron por los titulares que encaramos cada segundo todos los días, algunos procedían de los interminables zumbidos de las notificaciones de nuestros smartphones, otros del huracán Sandy en el centro de Manhattan, otros de mi corazón y otros de mi intestino”, aclara el cineasta de “Black Swan”, quien describe la experiencia de ver esta película como: “… una receta que nunca podré reproducir, pero sé que esta preparación se sirve mejor en una sola dosis, en un solo trago”. Sin embargo para el coproductor Scott Franklin, la película sí encuentra un género claro y ese definitivamente es el de un thriller psicológico: “Tiene un aspecto de thriller, es espeluznante y desconcertante”.

Aronofsky en realidad no se muestra cómodo con las películas de género y así lo reflexiona tras terminar Mother!: “No soy muy bueno haciendo películas de género. Pi intentó ser de ciencia ficción, pero en realidad no lo consiguió. Noah no logró ser una película clásica bíblica. Tampoco nadie supo si Black Swan fue una película de ballet o de horror. Esta película tiene cosas que son aterradoras y fantasmagóricas, tiene thriller y romance, cosas que son surrealistas”, y el director termina sentenciando el tema asegurando que: “las mejores películas son aquellas de las que sigues hablando después de verla. Eso pasa cuando empujas las fronteras intentando hacer algo diferente”.

Mother! está protagonizada por el español Javier Bardem y por Jennifer Lawrence, quienes interpretan a una pareja de esposos (de ellos nunca se conocen los nombres). Él es un poeta veterano y ella, una esposa mucho menor que él, quienes viven en una casa victoriana en el campo. Sin aviso llega un día una pareja que se instala sin señales de volver a partir. También aparecen dos hermanos y uno mata al otro. La armonía de la casa desaparece y la tensión es cada vez mayor. Ella queda embarazada, mientras la fama del poeta se extiende, y aparece una fanaticada que poco a poco se torna agresiva. Esta madre es puesta a prueba y obligada a revisar todo lo que hasta el momento sabe del amor, la devoción y el sacrificio.

La película se cuenta desde la particular perspectiva de la madre y para ello Jennifer Lawrence y Javier Bardem tuvieron una serie de ensayos tres meses antes de iniciar el rodaje en un alejado depósito en Brooklyn. Dos semanas antes de la grabación se unieron la actriz Michelle Pfeiffer y Ed Harris, encargados de interpretar la pareja que interrumpe la tranquilidad de ese hogar.



Ese espacio es el único donde se desarrolla toda la historia por lo que es un protagonista más de la película. Al no encontrar una casa que fuera capaz de cumplir con las exigencias del director, construyeron una en forma octagonal y con estilo victoriano. Aronofsky trabajó con el diseñador Philip Messina, de la franquicia de “Los Juegos del Hambre”. En un campo abierto construyeron el primer piso donde fueron rodadas en orden todas las secuencias con luz, mientras que las nocturnas se rodaron en Montreal. “A medida que la película avanza se va tornando más y más oscura”, aclara el cineasta cuya producción llegará a salas de cine estadounidense la próxima semana.

Primeras reacciones

Las primeras reacciones provienen del Festival de Venecia donde participa en la competencia oficial, en donde dividió opiniones.

“Con Mother”, Darren Aronofsky ha hecho una película muy vulnerable. En la primera exhibición en Venecia pareció estar en una competencia de aplausos contra abucheos y viceversa de la audiencia. Y esa es una respuesta apropiada, ya que la película con frecuencia convierte la casa de un artista en un espectáculo carnavalesco de visitantes admiradores que eventualmente se convierten en enemigos cuando sienten que no han recibido suficiente a cambio del amor que han brindado”. – Bryan Formo, Collider.

“Mother es filmada con opresión amorosa, solo usando tres planos básicos y cámara de mano. Ver lo que Jennifer Lawrence ve, mirando por encima de su hombro o en su cara, toda la película. Es pretenciosa y aterradora”. – David Sexton, Evening Standard.

Pressbook e imágenes crédito: prensa Biennale.


Facebook Twitter Google
 << Compartir


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook