Reseña Liga de la Justicia. Los nuevos dioses han llegado


Por Camilo Bohórquez
Twitter: @cabobe


“Justice League” llega con la fuerza y deseo de miles de fans de dar el inicio que merecen los superhéroes con los que crecieron muchos. Zack Snyder, su director, junto a toda la producción tomó nota de las críticas recibidas sobre todo con “Batman V Superman”, película que reunía a los dos superhéroes más emblemáticos de la historia, pero que no convenció a muchos dada su complejidad al tratar de contar tres historias en una sola película, el ritmo lento, largo metraje, el tono oscuro y decisiones de guion controvertidas y flojas.

Teniendo en cuenta estas quejas más las grandes fallas de edición y personajes en “Suicide Squad” y el buen recibimiento de “Wonder Woman”, a pesar de algunos errores de esta última, ahora tenemos una película que busca dar un nuevo aire y rumbo a esta franquicia. En vez de historias complejas y trascendentales, busca la aceptación de todo público con una historia sencilla similar a la primera que dio origen a la Liga de la Justicia en los cómics y la mayoría de personajes hacen honor a sus contrapartidas de la historieta.

Después de la muerte de Superman en “Batman V Superman”, la humanidad ha perdido la fe y ante una Wonder Woman renuente a asumir el liderazgo hacia una guerra, Batman asume la responsabilidad de conformar un equipo de héroes que protejan a la Tierra de una fuerza invasora extraterrestre liderada por un poderoso conquistador de planetas llamado Steppenwolf. Y aunque en principio cada uno tiene sus propios intereses, deben unir fuerzas ante la magnitud de la amenaza y la ausencia de Superman, pero reunirlos no será fácil: Aquaman huye de su responsabilidad de ser el líder de los Atlantes y simplemente quiere una vida tranquila y sin muchas preocupaciones; Flash está aprendiendo a usar sus poderes y por ello solo se limita a ser un justiciero sin entrar en grandes batallas; y Cyborg está afrontando el temor a perder su humanidad frente a todos sus nuevos componentes mecánicos producto de experimentos de su padre para mantenerlo con vida.



La película se mantiene entretenida, no es larga, los superhéroes en pantalla funcionan muy bien y aunque varios no tienen una historia de origen son carismáticos y poderosos cuando deben serlo y no se sienten forzados, tal vez porque, mal o bien, ya conocemos en parte sus orígenes por otros medios como series de tv y comics. Todos funcionan muy bien como equipo y mostrando sus habilidades incluyendo a Ezra Miller como Flash que preocupaba a algunos cuando fue elegido para este papel. Son nuevos dioses pero tienen algunos conflictos humanos; nuevamente visitamos Themyscira vista ya en Wonder Woman y ahora conocemos un poco del reino de Atlantis, el cual esperamos ver en todo su esplendor en la próxima película de Aquaman.

En cuanto aspectos técnicos, la fotografía (donde Zack Snyder ha demostrado gran virtud) es muy bien trabajada con escenas sacadas directamente de las viñetas de los comics, los trajes son espectaculares y los efectos especiales son de calidad (*), aunque es triste tener un villano netamente hecho por computador. La banda sonora a cargo de Danny Elfman queda debiendo al apegarse mucho a acordes ya conocidos de su trabajo en “Batman” de Tim Burton y no define nuevos acordes que identifiquen los momentos de acción de la Liga de la Justicia y el de los nuevos personajes, como sí pasa con los acordes ya establecidos para Superman, Batman y Wonder Woman, gracias al trabajo de Hanz Zimmer. Queda más en la mente del espectador los covers de las canciones “Everybody Knows” y “Come Together” que la propia banda sonora de Elfman.

Respecto al guion, hay que decir que es una historia muy sencilla, se explica la motivación y origen del villano, sin ir más allá, aunque parece que no se necesitaba más para lo que buscaba la película. Se trata de un simple villano plano, que incluye una historia de una familia que va en paralelo al ataque de este, pero que realmente sobra en el metraje. La trama no tiene giros inesperados o sorpresas más allá de cómo conecta a Superman, ya fallecido, con los eventos de esta película, que se maneja de una forma muy acertada, sin caer en las especulaciones algo exageradas y complejas de algunos fans y medios que filtraron imágenes y falsos fanarts. Sobre esto, es de agradecer a Warner Bros. guardar este secreto para la película excluyendo al actor Henry Cavill de varios trailers, posters e incluso de eventos y giras promocionales como en “San Diego -Comic Con 2017”. La Liga de la Justicia se puede sentir una película con una premisa ya vista y simple para los que buscan algo de historia, pero por lo menos no es desproporcionada como en Batman V Superman o ilógica como “Suicide Squad”, sin embargo, este guion simple funciona bastante bien para que el público en general conecte con los personajes, se entretenga con las situaciones y pueda verlos en acción que, al final, es lo que muchos esperan en la sala de cine. En este último punto, la producción cumple muy bien su propósito y, la verdad, todos salimos queriendo ver más historias de los miembros de este equipo.

Lamentablemente Zack Snyder por una tragedia familiar (el suicidio de su hija Autumn a los 20 años de edad el pasado mes de marzo) tuvo que retirarse de la producción de la película cediendo su lugar a Joss Whedon, un cambio de director que termina notándose dado los estilos distintos de cada uno. Aspectos que desconciertan un poco son los cambios de tono que tiene a lo largo de su metraje: tenemos momentos de tristeza, de desesperanza, de acción fuerte o diálogos reflexivos y de repente cambia a momentos de chistes pequeños y de acción divertida comiquera. Lo más probable es que esto se deba a las refilmaciones realizadas por Whedon, posterior a la partida de Snyder, ya en las etapas de posproducción. Por ejemplo, tenemos un inicio muy triste y desolador, muy al estilo de Snyder y visto en películas como “Watchmen”. Más adelante Aquaman tiene un momento de reflexión que termina en humor y risas al estilo Whedon y visto en películas como “Avengers” de Marvel. Es un elemento presente esta producción que puede no convencer a algunos.

Justice League hace la tarea de corregir errores del pasado y tener en cuenta sugerencias del público y de la crítica, pero en pro de esa aceptación se incluye el complicado tema del humor. Aunque el humor no es el foco ni protagonista como en otras películas del género y aquí evita por completo los fastidiosos chistes de doble sentido, se incluyen algunos diálogos y gestos en personajes vistos en “Batman V Superman” que si bien no son exagerados generan conflicto al no sentirse naturales. Esto se da para buscar dar el cambio de actitud de Batman y Superman frente a la nueva dirección de la franquicia, pero no encaja fácilmente. Un ejemplo claro es lo que sucede con Batman, son apenas gestos, pero pasar de un Batman oscuro que no teme asesinar criminales en “Batman V Superman”, a un Batman que puede quedar sin palabras y con un gesto de sonrisa ante una pregunta irónica, deja una sensación que algo no cuadra del todo. En la misma película un personaje aparece en pantalla lleno de odio e ira y a los cinco minutos ese mismo personaje aparece como un ser amable y sonriente. Esto puede sentirse forzado. Respecto a este tema de humor – aunque es solo en dos o tres escenas -, la película cayó en el gran error de otras, haciendo comentarios cómicos en escenas que no deben ser cómicas y aunque no es grave, ojalá lo eviten en futuras películas.

Justice League no es la película perfecta ni la que merecían estos nuevos dioses, sin embargo, no es mala ni desastrosa, simplemente está bien, gusta en general, a pesar de sus errores y sirve para que DC Comics y Warner Bros. continúen con los proyectos que tienen planeados. Estamos ante una nueva etapa de este universo, una menos seria, sin exageraciones, que busca ser agradable a todos dejando de lado el intento de copiar el realismo y crudeza que imprimió Christopher Nolan a su trilogía de Batman, como se ve en la primera de las dos escenas poscréditos (sí, ahora también se incluye el tema de las escenas poscréditos y de las cuales la segunda escena da los indicios de hacia dónde se dirigirá esta franquicia). Aún es temprano para saber si esta nueva etapa menos oscura funcionará ante los fanáticos, aclarando que por ahora las historias están simplemente “bien” y necesitan ser arriesgadas aportando más al género y a la franquicia a futuro.

Hubiéramos querido que la primera vez que veíamos a los grandes superhéroes de DC Comics fuera épico y no lo es. Eso sí, la Liga de la Justicia es entretenida y por ahora suficiente para que el público espere con ansias las próximas producciones de DC Comics.

(*) Nota aclaratoria:

En la parte técnica de esta reseña mencionamos calidad en los efectos especiales, sin embargo, varios lectores nos comentan que han encontrado bastantes problemas respecto a los efectos especiales. Existen escenas con sobresaturación de colores, movimientos y expresiones del personaje de Steppenwolf que se notan demasiado falsas al ser un personaje totalmente hecho por computador,  al igual que un gran problema con la actuación del actor Henry Cavill (Superman) que se ve afectada por un mal uso de efectos especiales en la búsqueda  de solucionar un problema estético (eliminación de vello facial) que se presentó en la etapa de refilmaciones de “Justice League” cuando el actor ya participaba en otra producción. Estos efectos se notan demasiado e incluso en algunas escenas llegan a deformar la cara del actor afectando, para muchos, la experiencia en el cine.

Ficha Técnica

  • Director: Zack Snyder
  • Guion: Chris Terrrio, Joss Whedon
  • Duración: 120 minutos
  • Género: Ciencia ficción, comic
  • Reparto: Ben Affleck, Gal Gadot, Amy Adams, Henry Cavill Ezra Miller, Jason Momoa, Ray Fisher, Jeremy Irons, Diane Lane, Connie Nielsen, J.K. Simmons, Ciarán Hinds
  • Cinematografía: Fabian Wagner
  • Montaje: David Brenner, Richard Pearson, Martin Walsh
  • Música: Danny Elfman
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2017



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram