Crítica Película Soy Leyenda – Cómo crear esperanzas inexistentes






Si lo prefiere puede escuchar esta reseña aquí:

LA FICHA TÉCNICA
Calificación CineVista:
Título Original: I’m legend
Director: Francis Lawrence
Género: Drama, ciencia-ficción
Reparto: Will Smith (Robert Neville), Alice Braga (Anna), Dash Mihok (Macho Alpha), Salli Richardson (Zoë), Willow Smith, Charlie Tahan (Ethan)
Guión: Mark Protosevich y Akiva Goldsman; basado en la novela de Richard Matheson
Duración: 1:41 Min
Página Oficial: Ver Aquí

Trailer: Aquí
País: Estados Unidos
Año: 2007

LA SINOPSIS
La acción se situa en Nueva York en el año 2012 tras una guerra biológica donde un hombre, el único que sigue vivo, intenta sobrevivir combatiendo contra una especie de mutantes nocturnos.

LA RESEÑA CRÍTICA
Una vez más y por tercera vez, se lleva a la panatalla gigante la novela de ciencia ficción de Richard Matheson, con igual nombre, que se creó en 1954. En aquel entonces Matheson construyó una novela sumamente interesante, futurista en la que se imagino la terrible situación por la que pasaría el último hombre sobre la tierra en los años 70 y en los Ángeles, California gracias al exterminio de sus habitantes por un virus mortal. Virus que los convierten en una especie de vampiros o zombies.

La primera cinta que quiso llevar esta historia a la pantalla gigante en 1964 fue “El Último hombre de la Tierra” de Italia. Una película que contó con la adaptación del guión del propio Matheson, por lo cual es la que más se asemeja a la novela y la que verdaderamente explora y refleja intensamente el aspecto psicólogico del personaje central. No muy lejano a esta primera producción, en 1971, se lleva a cabo la segunda película llamada “El Último Hombre Vivo”, conocida también como “Omega Man”. Esta ha sido la versión que se aleja casi totalmente de la novela original que incomodó mucho a los seguidores del libro. Muchos la calificaron de desafortunada y poco brillante en cuanto a historia y técnica. Lo cierto es que revisándola a grandes rasgos, porque la realidad es que no resistí terminarla, esta versión es un punto de referencia para no mencionar.

Ahora tenemos la oportunidad de ver esta tercera adaptación, dirigida por Francis Lawrence con esta su segunda película después de Constantine de 2004, en la que se conserva en esencia la idea de la novela, en la que la situación se agudiza más que en la historia creada por Matheson al presentarnos una circunstancia de un futuro inmediato, a solo 5 años de que suceda en nuestro tiempo real, pero que se plantea una salida absolutamente distinta que nos hace pensar en el interés por crear un espectáculo netamente comercial y el deseo por imaginarse o inventar mañozamente, en el cine actual, futuros esperanzadores a situaciones o caos sumamente complejos en terrenos practicamente desconocidos.

Desde el descubrimiento en 1892 por el científico Dmitry Ivanovsky, la “maquinaria” biológica capaz de reproducirse vía celular, conocida comúmente como VIRUS, ha sido la razón de sigilosos estudios por parte de biólogos y ha sido también, la causante final de muchas teorias especulativas acerca del fin del hombre como especie en materias que van desde la religión, la ciencia y la astrología. Y es por esta razón que la hace una temática digna de este género en la que se puede plantear mil salidas a lo que aún no se ha descubierto con exactitud. Género además, que ha encontrado como uno de sus máximos representates al actor Will Smith, curtido ya en este tema con películas como Yo, Robot, Hombre de Negro I y II y El día de Independencia.

Esta última versión que logró desilusionarme a tal punto de escribir sobre ella tardíamente pues la vi el día de su estreno, no puedo dejar de medirla bajo el ojo de lo que fue la primera adaptación. En Soy Leyenda hay una evolución notoria de su personaje principal y los vampiros. Ya el modo de defensa no son los espejos, las estacas y las cadenas de ajo, que se ven todo el tiempo en El Último Hombre en la Tierra, sino las armas, lo que sin duda es un acierto. Aunque la versión vampirezca creada por computador para esta versión en algunas escenas es irritante y prefiero quedarme con el último prototipo de esto seres, creada en la película “30 días de Noche”.

Soy Leyenda se centra en cómo el último hombre en tierra tras 3 años de convivencia en soledad, se ha adaptado a su entorno y pasa sus horas cazando animales, enviando comunicados haber si alguien lo escucha, ejercitándose en medio o mejor “encima” de aviones militares (je,je,je) y defendiéndose en las noches de los monstruos en los que se han convertido el resto de los humanos. Una convivencia en la que se pretende envolver al público en el aspecto psicológico del personaje a través de miradas lánguidas, la tristeza de un rostro notoriamente agotado y el uso de flashbacks moderados pero poco explicativos en comparación a la historia real, sin que se llegue a cumplir dicho objetivo realmente. A diferencia de la primera basada en la novela, no hay dilemas a ciencia cierta, no hay verdaderas situaciones de crisis, no hay temores profundos, ni llantos ni risas explosivas del último hombre en tierra que lo involucren a uno en sentimientos de emotividad profunda, reflexión y moralidad caracterísiticos de las cintas psicológicas.

A diferencia de la novela, hay una larga relación con un perro pastor alemán, llamado Abbey en la vida real, con la que pretende generar una emotividad falsa en el espectador mas que otra cosa, pero que sin refutarlo lo logró, pues la actuación de este animalito es excepcional y consigue compungir el corazón, gracias a su destino final. Sin embargo son estas innovaciones en la historia, junto a su parte final las que no me convencieron y por las que se evidencia un interés sensacionalista y comercial un tanto fastidioso.

El problema aquí no es la actuación de Will Smith, ni el deseo porque hiciera su debut su pequeña hija de 7 años, Willow Smith, pues no se cuestiona el enorme esfuerzo que realizó por construir su personaje, la disciplina que tuvo al hacerlo, que incluyó bajar alrededor de 10 kilos e intenso entrenamiento físico para verse más esbelto. De hecho, gracias a su interpretación y el enorme e indiscutible carisma que posee, la cinta no resulta peor. Tampoco recae sobre la diseñora de producción que tuvo un enorme trabajo al construir en medio de un escenario real del tamaño de una ciudad como Nueva York, calles absolutamente e increíblemente desoladas en donde la maleza y los animales salvajes son los reyes. Este es el punto que más se disfruta de la cinta, su mayor actractivo y fue un gran logro utilizar escenarios reales, que incluyen lugares donde nunca antes se habían autorizado filmar que se reflejan de buena forma, gracias a la fotografía, también hay que mencionarlo, en el producto final. Tampoco es el ritmo, que por cierto es muy bueno, ni la estructura narrativa.

Definitivamente es la adaptación del guión que se le hizo, que por momentos afloja y deja evidenciar detalles “bobos” en la historia, vacios que no se cuidaron. A este punto retomo su final del que hablaba en un principio. Un final esperanzador que refleja más un deseo por generar o dejar a la expectativa una secuela, que las ganas de ser congruentes con la crítica situación que vive un hombre al quedarse casi solo sin muchas posibilidades de subsistencia. Veo más un deseo por crear de esta historia a una “héroe” disfrazado de leyenda que nos salvó, dando como Jesús, la vida por nosotros.

Con el excelente recaudo conseguido a solo 33 días de haberse estrenado de un poco más de 464 millones de dólares, nos toca esperar la secuela, confiando en que la supere. Debo reconocer que es entretenida y se deja ver absolutamente, razón por la cual no agoto las esperanzas de que la siguiente versión si lo conseguirá.

Insisto mucho en su final, pues aunque no soy pesimista es bueno ver finales en donde también los humanos pierdan y se de realmente el holeocausto final. Esos finales rosas, llenos de esperanza ante situaciones tan extremas son algo agridulce para mi y más aún viendo la primera versión en la que el “héroe” cae abatido por esa especie de vampiros-zombies que resulta a la final, un desenlace triste pero justo con su historia.

Lo Mejor de la película: El diseño de producción y la actuación de Will Smith

Lo Peor: La adaptación

Les dejó los enlaces de la dos versiones creadas anteriormente de esta novela.

El Último Hombre en la Tierra: Ver Película

Omega Man:
Ver Trailer


Me despido no si antes decirles que nuestro próximo CineVistazo será para la película EL REINO. Buena Suerte!!! Y no olviden ser ustedes mismos quienes le den una calificación a la película. Gracias.

Lee Comentarios de Otros Bloggers sobre la película

Soy leyenda dice: “Para los que hayan leído el libro la desilusión es total, ya que tan sólo comparte con la obra el título y el nombre del protagonista pero unos humanos que, lejos de ser vampiros, tan sólo sufren una severa alergia al sol para que podamos disfrutar viéndoles chamuscarse a la luz del día”.

Tucumanga dice: “Después de ver Resident Evil y un montón de películas similares, ésta no aporta mucho salvo escenarios y efectos especiales que deben haber costado millones de dólares y que las otras producciones no se pudieron pagar. En realidad, la película se encuentra en una constante cuerda floja entre ser “buena” (apenas) y el haber malgastado nuestro dinero”.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram