Reseña de La Sal de la Tierra, próximo gran estreno de salas. Festival Cine de Cartagena






“La fuerza de un retrato es que en esa fracción de segundo entendemos un poco la vida del que fotografiamos” – Sebastião Salgado

Por: Juan Camilo Ardila Durante

Las obras del cineasta alemán Wim Wenders, para fortuna de los espectadores del FICCI, siguen siendo invitadas de lujo en Cartagena. Esta vez se presentó su maravillosa película La sal de la tierra, una mirada herida pero a la vez enamorada del planeta, de las personas y de la vida de una persona que se convirtió en el espejo más cruel y poético de la realidad.

Desde 1969, época de convulsivos movimientos sociales y políticos en el mundo entero, el fotógrafo Sebastião Salgado recorre los continentes para mostrar los rostros y almas de la humanidad. Su hijo Juliano, quien le acompañó en sus últimas travesías, y Wim Wenders, también fotógrafo y documentalista reconocido en todo el mundo, comparten con nosotros, los espectadores emocionados, su mirada acerca de su vida y su obra.

La sal de la tierra no solo es una colección de imágenes fascinantes, tampoco es un biopic, que también; esta maravillosa película es sobre todo una reflexión llena de poesía sobre las desigualdades, la belleza, el amor, la vida, y sobre cómo el mundo de hoy es igual al mundo conocido en el ‘Génesis’, nombre que además tituló el último proyecto fotográfico de Salgado. Además, esta película también es un análisis introspectivo sobre la fotografía y lo que realmente significa ser fotógrafo.

Wim Wenders y el hijo de Sebastião le homenajean y nos ofrecen una visión fabulosa de un hombre que conoció en primer plano los infiernos terrenales creados por el hombre, pero pese a ello no dejó de maravillarse por los imponentes colmillos de los leones marinos o por el poder femenino de una tribu indígena en el corazón del Amazonas.

La sal de la tierra hace parte de ese grupo de documentales magistrales como ‘Baraka’ de Ron Fricke, y ‘Los invisibles’, también de Wenders, que nos revelan con una belleza visual inconmensurable la estética del horror y a la vez las maravillas del planeta en el que vivimos.

“Capturar un trozo de alma de una persona en una fracción de segundo” Así define Salgado lo que es hacer un retrato de una persona. Por tantos trozos de almas retratados, el fotógrafo se siente con la sabiduría suficiente como para odiar y amar a la raza humana en igual proporción.

Hay que aplaudirle también a Wenders por hacernos partícipe a los espectadores de un viaje que camina por el pesimismo, pero que finaliza mostrando un camino más optimista sobre el futuro de la humanidad.

La sal de la tierra es también azúcar para el corazón. Documental fenomenal que debe ver el mundo entero.

Sinopsis oficial:

Dos hombres, dos artistas obsesionados con las imágenes y desencantados del mundo pero que luchan por reencantarlo. Eso son el director de cine alemán Wim Wenders y el fotógrafo brasileño Sebastião Salgado. Sus carreras, que comenzaron casi en la misma época, se encuentran en este sobrecogedor documental, codirigido por Wenders y Juliano Ribeiro Salgado, el hijo del fotógrafo. Salgado ha sido un testigo excepcional de grandes y trágicos acontecimientos de la historia reciente: guerras, hambre, miseria, enfermedad, éxodos. Cuando estaba al borde de perder toda confianza en la humanidad, Salgado redescubre la grandiosidad del paisaje y la belleza que nos rodea. Junto con él, los espectadores, después del dolor, nos hacemos conscientes de la poderosa capacidad de defender la vida que tenemos como especie, y somos llevados al sentimiento de lo sublime. La sal de la tierra, de la mano de las propias voces de Wenders y de Salgado, muestra la monumental obra del fotógrafo y tiene una contemplación privilegiada de su universo ético y de su forma de trabajo.

Juan Camilo Ardila es director de AdondeirCartagena.com. Medio aliado de CineVista.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram