Apocalypse Now de Francis Ford Coppola celebra su aniversario 40 con una restauración titulada Final Cut.






El clásico de Coppola ambientado en la guerra de Vietnam y con ocho nominaciones en los premios Oscar, celebra este año su aniversario 40.

Estrenada en el Festival de Cannes de 1979, la película obtuvo el máximo galardón, la Palma de oro.

Dentro del marco de Festival de Cine de Tribeca que se realizará del 24 de abril al 5 de mayo, se estrenará la más reciente restauración de este clásico y que ha sido titulado Apocalypse Now: Final Cut. Se trata de una versión en 4K Ultra HD extraído del negativo original y con lo último en sonido (el dolby atmos) para ofrecer una experiencia que contará con sonido inmersivo y ver 40 veces con más brillo y 10 veces más oscuro las tonalidades negras, aportando un realismo único. Tras la función, que realizarán desde el Beacon Theatre el 28 de abril, el propio cineasta participará de un conversatorio donde dará detalles del elaborado proceso de esta última restauración.

Considerada una obra maestra del cine bélico y épico por su innovación y belleza visual, Apocalypse Now sigue la historia del capitán Willard, enviado por los servicios secretos de inteligencia a Camboya para eliminar a Kurtz, un coronel de impecable hoja de vida que ha perdido la cabeza. Kurtz está al comando de un pelotón propio integrado por habitantes de la tribu Degar que lo respetan como si se tratase de un semidiós y es a través de sus perspectiva que seguimos esta escalofriante historia. Apocalypse Now se resiste al paso del tiempo.

La película está basada en el relato “El corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad y recrea el horror de la guerra y los efectos que calan hondo en los seres humanos, cuyo fondo existencialista nos muestra el significado de la vida, la capacidad del hombre para sobrevivir y valorarla especialmente cuando se está en condiciones extremas, en este caso de barbarie, pero también de contradicciones por su ferocidad para infundir el mal e instaurar el caos. Una crítica frontal a la sinrazón de los conflictos bélicos.

Dos largos años tardó en realizarse esta producción. Así como la historia nos muestra un descenso al mismísimo infierno instaurado en la Tierra, así mismo fue su rodaje, en el que el propio Coppola invirtió 30 millones de dólares que se dice nunca fueron recuperados. Por eso su frase famosa: “Esto no es una película sobre Vietnam. Es Vietnam”. El reparto fue conflictivo desde el inicio con la sacada de Harvey Keitel en el papel de Benjamin L. Willard, después de haber rodado dos semanas. Pero su reemplazo, Martin Sheen, no hizo las cosas más fáciles dado su consumo al alcohol. Tampoco la leyenda Marlon Brando, que se presentó con varios kilos de más, sin haber leído el libro en el que se basa la película por solicitud del director y sin haberse aprendido su libreto. Los excesos; alcohol, drogas (especialmente del actor Dennis Hopper, a quien le correspondió el papel de un fotógrafo) y sexo, mantuvieron en  vilo la producción y los nervios de punta a Hollywood que llamaba constante a Coppola para presionarlo y despejar los rumores que les llegaban. Además, filmada en Filipinas, las inclemencias de las locaciones también jugaron en contra. El propio cineasta sobrellevaba su estancia en el país insular asiático lleno de excentricidades con comida y bebidas italianas de lujo. Un huracán acabó con todos los decorados y hasta Martin Sheen sufrió de malaria y le siguió un infarto que lo alejaron del rodaje por mes y medio.

Esta película de contexto complejo requirió de una narración que quedó en manos de la voz en off para Willard. Esos textos fueron creados por el escritor y reportero de guerra Michael Herr.

En 2001 Francis Ford Coppola había lanzado ya una versión extendida de su película adicionándole 49 minutos que habían sido eliminados en el montaje. Este incluyó dos escenas nuevas y contenido que alteraba significativamente la versión original, así mismo incluyó algunas escenas adicionales con el coronel Kurtz.

Diez años antes a ese lanzamiento, en 1991, la esposa de Coppola, Eleanor, estrenó en salas el documental “Hearts of Darkness: A Filmmaker’s Apocalypse” dirigido por Fax Bahr donde ella operó como narradora, en el que se revelaba los detalles del conflictivo rodaje, haciendo uso de imágenes detrás de cámaras que dejaban ver con claridad los problemas con el entorno, el mal clima y los actores, que conllevaron al incremento del costo de la película y la que consideró “la destrucción de la carrera de su esposo”. El documental tiene entrevistas con los protagonistas y fue presentado con alta aceptación en Cannes.

 


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram