Beautiful Boy – Crítica. Las desgarradoras memorias de un adicto y su padre incondicional


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios


El director belga Felix Van Groeningen presentó el año pasado un riguroso drama inspirado en la historia real de un padre y un hijo y su lucha por superar su adicción a las drogas.

Beautiful Boy es la segunda película de este destacado director y su primera en idioma inglés.


Tanto el padre real (David Sheff) como el hijo (Nick Sheff) escribieron sus memorias contando cada uno su perspectiva por el tormentoso paso por el inframundo de las drogas y es de ellas de las que se nutre Beautiful Boy con un guion muy bien adaptado entre el director y Luke Davies (nominado al Oscar por el guion de Lion).

El tono tan marcadamente solemne dado a la película transmite con precisión el descenso por el que pasan y la pesadilla que parece interminable de idas a rehabilitación y recaídas. La película le pesa a los protagonistas y le pesa al espectador por el ritmo, su formalismo y la rutina de los personajes que además están anclados en el drama y el trauma que ha causado en toda la familia esta tragedia. De esta manera Van Groeningen logra mostrar un retrato hiperrealista sobre el consumo de las drogas y sus devastadoras consecuencias.

Steve Carell interpreta a David, un padre divorciado con otra familia establecida que está absolutamente comprometido con su hijo mayor y su drogadicción. Carell, en otro buen registro dramático como los ya vistos en Foxcatcher o The Big Short, transmite el amor, la culpa, la angustia y la impotencia de un padre frente a un problema que lo supera todo. Entre tanto Timothée Chalamat, le correspondió el complejo papel de Nic, un chico con un potencial increíble que en su curiosidad descubre las drogas y desciende hasta llegar a las metanfetaminas. Chalamat lleva su personaje con mucha habilidad, hay en él cierta ingenuidad y dulzura, lo que hace que como espectador se sufra por él y todo ese viaje inexplicable por el que decide transitar. El estoicismo con el que diseñaron el personaje de Nic, sirve de paso para afianzar el tema de las culpas alrededor de la considerada esclavitud del nuevo milenio,  porque en muchas ocasiones en este asunto no hay unas motivaciones tan claras que puedan ayudar a comprender el porqué alguien llega a una adicción. En esta película es con muchos flashbacks con los que se intenta ilustrar momentos claves que pudieron llevar a éste jovencito al consumo. Estos se nos muestran tras una nueva visita de Nic a su padre en temporada de verano y en uno de sus enésimos intentos por tomar el control de su vida. Esta es la historia de un chico que nunca deja de intentar recuperarse y de un padre que a pesar de las presiones, de las tensiones con su nueva familia y con su exesposa, y la desesperanza, lo acompaña  incondicionalmente.

Beautiful Boy es una película de extendido metraje (dos horas) que cuesta ver porque aborda el tema de la drogadicción sin algún tipo de concesión, pero que está plantada desde la base del amor incondicional y familiar. Es tan desgarradora como humana, con unas sobresalientes actuaciones que merecieron su paso por los premios de la Academia de Hollywood. Beautiful Boy como el título de la canción de John Lennon que hace parte de la bella  y melancólica banda sonora de esta película.

El cineasta belga con The Broken Circle Breakdown y esta película nos ha traído historias devastadoras en las que sus personajes lidian con las consecuencias de problemas serios e inesperados por una enfermedad.

Ficha Técnica

  • Dirección: Felix Van Groeningen
  • Guion: Luke Davis, Felix Van Groeningen
  • Duración: 120 minutos
  • Género: Drama, biopic
  • Reparto: Steve Carell, Timothée Chalamet, Maura Tierney, Amy Ryan, Kaitlyn Dever, Andre Royo, Timothy Huton, LisGay Hamilton
  • Cinematografía: Ruben Impens
  • Montaje: Nico Leunen
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2018



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram