Cine Latino – Película La Sociedad del Semáforo – Reseña


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios


“Una de las poquísimas grandes cintas de todos los tiempos del cine nacional” – Mauricio Laurens, Periódico El Tiempo

“Con una dirección de arte precisa, que no cae en vulgarismos ni en lugares comunes, que no invita a la lástima ni al desprecio, y una fotografía lúcida, llena de contrastes y matices, que recrea una ciudad tan imaginaria como real, Rubén Mendoza nos empuja a la calle, nos hace vivir afuera, nos permite conocer la dureza y la complejidad de la existencia de personajes tan disímiles como Cienfuegos, el lisiado que añora revivir; Victoria, la tragafuegos solidaria; Aníbal, el inventor de pasados; Amparito, la panadera gentil, amén del poeta, la vendedora de tinto, la de rosas, en fin, toda una gama de seres que logran tejer un entramado de relaciones y construir esa realidad paralela, que a veces nos aterra cuando quedamos atrapados en un trancón”. – Andrea Echeverry, AndreaCine.wordpress.com

“Rubén Mendoza es aventurado en sus cortos: propone maneras narrativas sin temor al tedio del espectador adormecido por un modelo que se impone en las pantallas… En esta ópera prima se arriesgó más porque está en lo más medular de su creación”. – Carlos Mario Pineda, Revista VistAlSur.com

Sitio Oficial: http://www.lsd-s.com/eldelirio7/index.html

Sincera, chocante, precisa, delirante

El Antes
Hace unos años, por allá por la época del Presidente Pastrana, cuando Rubén Mendoza aún era estudiante de cine en la Universidad Nacional, viajaba en un bus y se topó con dos imágenes que le quedaron rondando en la cabeza: la primera, la de un ahorcado en la calle mientras la gente se aglutinaba ante la terrible escena y, la segunda, la de todas aquellas personas cuyo semáforo se había convertido en su puesto de trabajo, el lugar de rebusque para el diario vivir. A partir de ahí le asaltó el pensamiento acerca de todo lo que estos vendedores ambulantes (por accidente), desearían que aquel insignificante aparato alargara su duración en rojo, para permitirles sacar mejor provecho a sus respectivos negocios.

Y entonces motivado por todo lo que podría encontrar ahí, precisamente en lo invisible, en lo desechable, en lo que se mantiene en el anonimato por fuerza mayor, comenzó una verdadera investigación de campo que lo llevaría directo al bajo mundo de ciudades como Bogotá, Cali y Medellín. Mendoza en un tiempo indeterminado vivió su propio delirio, se embriagó de el y eso es lo que nos presenta como su ópera prima a partir de hoy 24 de Septiembre.

Cada ser humano que pertenece a estas lides llegó ahí por cuestiones tristes, lamentables: que el desplazado, que la huérfana, que el viudo, que la violada, que el abandonado, gente a quien sus familias cercanas y los gobiernos e instituciones encargadas les fallaron o gente incomprendida por su difícil carácter. Sea cual sea entonces la razón, el caso es que están ahí y cada día son más.

El Durante
Por eso quién mejor para interpretar esta lamentable forma de vivir que los propios “ñeros”, los habitantes de la calle. Así es que llegamos al casting de esta película en donde su protagonista Alexis Zuñiga, es un desplazado de verdad del bajo Baudó en Chocó, que su compañero, al que llaman Cienfuegos, es un veterano en eso de vivir en la calle, que por su incapacidad física nunca pudo conseguir trabajo, y la lista continúa. Son muy pocos los actores de profesión que aparecen en la película.

Ya por esta sola decisión de Mendoza podía imaginarse uno la apuesta tan alta que se jugó. Solo faltaba ver en pantalla grande el engranaje de largas horas de rodaje, en donde buena parte del parlamento fue dicho por los espontáneos actores a “su manera” y vaya que les salió muy bien. Solo el audaz manejo de cámara y estos personajes, eran capaces de infundir miedo con su presencia y su mirada, y trasmitir esa profundidad que otorgan los golpes de la vida. Solo ellos eran capaces de mostrar esa dualidad en su rostro a la hora de verse tan temerarios y rebeldes como inocentes y desesperados.

La película inicia de una manera impactante e innovadora (una palabra que se puede repetir mucho en esta película). Una popular avenida de la capital, atestada de ambulancias por una ola de semáforos en rojo, el caos total, el preludio, la advertencia de lo que se vendrá a continuación y que comparándolo con algún recurso, pues podríamos decir que Mendoza nos sirve un plato de esos bien fuertes que causan indigestión con solo mirarlo.

Con un estilo antinarrativo y a modo de ficción documental, La Sociedad del Semáforo nos mete de lleno y sin dolor, en la ciudad, en sus calles, sus metederos, sus escondites, en su locura, en su ruido y sus alucinógenos, nos marea – aquí vuelvo al tema de que la cámara y el color ayuda -, y nos comienza a asfixiar. Este talentoso realizador es tan osado (o perverso para otros) que se jacta de imágenes en “viajes de droga” que aparentemente no llevan a ningún punto pero que pretendieron ser una catarsis para el reparto, en especial su protagonista.

Y cuando uno se siente más incómodo con su ritmo sofocante pero a la vez maravillado de tanto encuadre preciso, tanta frase de doble sentido, llena de razón y significado, la película da un vuelco dramático (ojo que no estoy diciendo que los minutos previos sean de comedia tropical), que te carga de sentimientos, de tristeza, de emoción, de manera tal que te pones del lado de estos seres humanos que posiblemente algún día en la calle al no darles una moneda, te han odiado o intentado dañar el vidrio de tu carro.

A partir de ahí es más fácil acercarse a la belleza que Mendoza vió en ellos y que pudo convertir en poesía, pues en lo desagradable también hay belleza. Un simple baño de estos hombres es una danza de luz, de espuma blanca y verdes paisajes para este realizador. La Sociedad del Semáforo se mueve también en el terreno de las road movies y en un viaje que entrega los mejores momentos, no solo por el giro de su historia sino por su propuesta estética.

El Después
Y así la película llega a un final nada rebuscado que deja manos vacías como ocurre en la realidad y como ha pasado con sus protagonistas después de terminar el rodaje de la película. A Cienfuegos, por ejemplo, muchas fueron las oportunidades que la producción le prestó para que trabajara de otra forma, pero el “cucho” (hombre viejo) asegura que no aprendió ni aprenderá a convivir intregrado en esta sociedad. Igual sucedió con Alexis Zuñiga, el protagonista, a quien le buscaron trabajo en construcción, un techo y comida y quien al poco tiempo se le perdió el rastro. Este hombre apareció hace tan solo dos días justo para el estreno de la película y justo para el día en el que se hizo la premiere. La cara de asombro y desconcierto de Alexis, cuentan quienes lo vieron, muchos hubiesen pagado por ver.

Llego al final con una reflexión. Yo particularmente acepto los excesos y delirios de esta película, me asombraron porque son justificados, muy bien narrados, excelentemente montados y fotografiados, mejor aún musicalizados, pero si considero que debido al realismo de las personas que integraron la película, hubiese sido importante haberle dado un tratamiento social (antes, durante o después) al crudo tema del desplazamiento en el país a pesar que su director siempre dejó muy en claro que nunca pensó en hacer una película de carácter social, mucho menos moral o política; sin embargo, al estar la realidad ahí tan palpable y sensible, es inevitable no considerarlo.

Ficha Técnica
Dirección: Rubén Mendoza
Guión: Rubén Mendoza
Género: Drama
Reparto: Alexis Zuñiga, Ampara Atehortua, Alberlado Jaimes,
Música: Edson Velandia
Dirección de Arte: Oscar Navarro
Montaje: Luis Ospina, Jonathan Palomar, Rubén Mendoza
Fotografía: Juan Carlos Gil
Sonido Directo: César Salazar
País: Colombia
Año: 2010

Trailer

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram




Estrenos recientes



El Gato con Botas: El último deseo


Black Panther: Wakanda Forever


M3GAN


Avatar: El sentido del agua


Devotion: una historia de héroes


El protector


Detective Knight: Última misión


Babylon


Reza por el diablo


Una boda explosiva


Transfusion


Winnie the Pooh: Blood and Honey


Puñales por la espalda: El misterio de Glass Onion


El río de la ira


La mujer rey


Mal de ojo


Terrifier 2


Detective Knight: Sin piedad


Fall


Inspector Sun y la maldición de la viuda negra



Próximos estrenos



Ant-Man y la Avispa: Quantumanía


La novia de América


Perfect Addiction


Magic Mike's Last Dance


Oso vicioso


Heaven in Hell


Waktu Maghrib


La niña de la comunión


Marlowe


El sabor de las cosas simples


Embaucadores


The Outwaters


Huesera


She Came From The Woods


Consecration


Jesus Revolution


風再起時


Of An Age


What About Love


The Giants


The Integrity of Joseph Chambers


Luther: The Fallen Sun


¡Asu Mare! Los amigos


Who Are You People


Disquiet


El caftán azul


København findes ikke


Irati