Ciudad Delirio, entrevista a los bailarines que entrenaron a Carolina Ramírez, la protagonista


Por Sandra Milena Ríos y Alberto Duque Rincón
info@cinevistablog.com - alberto.duque@cloudmail.com.co




Ciudad Delirio es la película que abrirá el Festival Internacional de Cine de Cartagena en su edición 54. Se trata de una co-producción entre España y Colombia que, con un romance como telón, nos muestra el fascinante mundo del baile de salsa a nivel profesional.

Cali es por supuesto el escenario de esta historia que se inspira en la carpa Delirio, un espectáculo de grandes dimensiones, calidad artística y excelente proyección, que ha llamado la atención de nacionales y extranjeros al combinar el concepto del circo, con el baile de este ritmo que identifica a la capital del Valle del Cauca y a sus habitantes.


Una de las abanderadas en el tema es Viviana Vargas, quien sin cumplir los 30 años de edad, es una reconocida bailarina que ha llevado este ritmo a muchos países y ha sido campeona mundial.

ciudad-delirio-estreno-11-de-abril-2014-coproduccion-espana-y-colombia
Julián Villagrán y Carolina Ramírez, los protagonistas.

Viviana junto a su pareja de baile, Danilo Melán participaron en la película no solo asesorando a su protagonista, la colombiana Carolina Ramírez, sino que también actúan como estudiantes en la escuela de baile donde transcurre una parte de la trama. Además, son ellos los encargados de explicarnos cómo se debe bailar salsa en una novedosa aplicación que la producción ha lanzado como preámbulo de su estreno nacional el próximo 11 de abril y a  finales del segundo semestre en España.

A su paso por Bogotá, conversamos con la pareja de bailarines que estuvieron el fin de semana promocionando esta aplicación de descarga gratuita para sus smartphones o tabletas y tanto en las plataformas de Iphone o Android.

  • Contémosle a los lectores un breve perfil de Viviana Vargas.

Viviana Vargas es bailarina profesional de salsa y directora de la escuela Estilo y Sabor en donde trabajo con Danilo Melán, que es actualmente mi pareja de baile. Soy una mujer caleña de 27 años y hago parte del espectáculo Delirio como bailarina, y ahora estoy metida en este proyecto de Ciudad Delirio, que fue una propuesta maravillosa que nos llegó.

  • ¿Cómo llega a convertirse en una bailarina profesional de salsa y tener reconocimiento internacional como el que tiene hasta hoy?

En Cali era un poco complicado decir que se iba ser bailarín de salsa, nosotros empezamos hace 12 años, época en la que había mucho tabú alrededor del tema, por eso de que los artistas se dedican a lo que no es y toda esa cantidad de cosas que se presentan en este medio, como en otros, pero empecé a bailar a raíz de que me gradué a los 15 años y no tenía los recursos para empezar estudios superiores, entonces mi mamá me dijo que me inscribiría a una escuela de salsa para pasar el tiempo y me entretuve, y mirá (risas), me quedé encarretada (muy interesada).

  • Estas escuelas de baile han surgido como una oportunidad de vida para los jóvenes, especialmente de barrios marginados de Cali, para que se olviden un poco de la violencia. ¿Pueden todos estos chicos lograr vivir de esta experiencia artística?

Bueno, yo siento que las escuelas surgen también por la salsa, por Cali, por su amor por el género y las ganas de los expertos de compartir conocimientos. Claro que es una muy buena opción para los chicos. Danilo, mi pareja de baile, es un gran ejemplo de eso. Es un pelado (un joven) que con mucha tenacidad y esfuerzo ha salido adelante. Hoy en día es además administrador de empresas. Entonces, claro que sí se puede.

ciudad-delirio-entrevista-bailarines-profesionales-que-integran-el-reparto

Danilo Melán y Viviana Vargas, entrenadores. Fotos Entrevista: Lena Pardo González

  • Hablemos de la fundación

En la fundación tenemos unos ochenta niños que son de los que ya están haciendo algunos shows. La escuela inició con cinco parejas y de esos, ya hay profesores de baile. La escuela de baile y en general todas las escuelas en Cali, tienen algo muy bonito y es que se sigue un proceso: van desde el infantil, juvenil al adulto. De la escuela, al colegio y la universidad. De la niñez, adolescencia, a la adultez. Ves como se enlaza todo. Yo siento que hago una especie de alianza con la familia, porque los ayudas a que rindan con sus otras obligaciones, con las tareas del colegio por ejemplo. Son requisitos y exigencias que les hacemos y les darán como premio mayor poder llegar  a ser bailarín profesional de Delirio.

  • ¿Cómo y en qué momento los contactan porque tienen pensado adaptar la historia de Delirio al cine?

Bueno, a nosotros alguien de la producción de Delirio nos presenta a Diego Ramírez, el productor de la película. Ya habíamos venido escuchando hablar del tema desde hace como dos años, pero cuando lo conozco y él vio el show, me dijo que me querían en la película junto a mi pareja, y nos preguntó que sí queríamos. Después de eso ya como al mes, estábamos montados en la película.

  • ¿Que rol tienen en la historia? Sabemos que además de tener una participación frente a la pantalla, detrás de ella, asesoraron a Carolina Ramírez, la protagonista, y ayudaron con la coreografía.

Para nosotros fue super extraño porque simplemente Carolina Ramírez es la protagonista y la directora de la escuela en la que nosotros somos los bailarines. Entonces se cambió el rol. Carolina era la directora y yo hice de bailarina, una alumna. Escogieron cuatro parejas para la historia, más los protagonistas, en total somos cinco. Además nos trataron como actores (risas), era muy chistoso; nos peinaban, nos maquillaban, nos entregaban la ropa, y eso es muy raro para nosotros, porque uno como bailarín está acostumbrado hacer todo por sí mismo.

  • ¿Tuvieron algo de diálogo o sólo los veremos bailando?

En realidad no nos tocó aprendernos un libreto, aunque sí decimos unas frasesitas. Nuestro rol era el de interpretar a bailarines de verdad, porque así quería lograrlo Chus (la directora) y Diego. Ellos no querían intentar disfrazar o maquillar un estilo de baile o una identidad tan propia como lo es la salsa en Cali, entonces tenían muy en claro que hubiese una línea de bailarines profesionales  en la película y que los actores también bailaran.

  • Géneros como los de deportes y los de baile son muy exigentes porque toca hacer muchas tomas para luego hacer un montaje que nos de una escena completa que transmita esa emoción. ¿Qué tantos tropiezos tuvieron?, ¿Qué tanto se les alargaron las jornadas?

A veces tuvimos jornadas de seis a seis. Como dicen, detrás de esas escenas hubo mucho ensayo y muchas grabaciones de la misma coreografía. Nosotros como bailarines ya estamos acostumbrados al agotamiento físico, al esfuerzo de largos ensayos, pero estar grabando y congelar las poses, y volver a repetir lo mismo para que se vea muy bonito y compacto, fue algo distinto, porque es difícil lograr coordinar a todo un equipo.

Para la película hicimos una fusión de varias escuelas, porque en Delirio funcionamos cuatro escuelas de salsa distintas: Constelación Latina, Rucafé, Nueva Dimensión y Estilo y Sabor, que somos nosotros. Entonces ese grupo de las cuatro parejas que aparecen en la película, estaba compuesto por esas escuelas, así que lograr ensamblar, unificar estilos, unirnos en una sola coreografía, lograr entendernos, porque cada escuela tiene un ritmo de trabajo totalmente diferente, es algo difícil.

entrevista-ciudad-delirio-viviana-vargas-danilo-melan-sandra-milena-rios-alberto-duque

De izquierda a derecha: Sandra Milena Ríos (Directora CineVista), Danilo Melán y Viviana Vargas (bailarines), Alberto Miguel Duque (Editor CineVista)

  • Trabajaron con la coreógrafa española Blanca Li. Como experta en su profesión ¿ya tenía claro lo que quería o les permitió proponer?

Recordamos mucho el primer ensayo con ella. Fue en una cancha porque éramos muchos, todos los bailarines de las cuatro escuelas, unos cien o más, y ella nos separó por grupo y nos dijo que le mostráramos lo que hacíamos, porque si bien ella es una coreógrafa internacional, no conocía el estilo nuestro. Eso nos gustó mucho porque no llegó a imponer su estilo, sino que nos dejó aportarle, por eso estamos seguros que el resultado es maravilloso.

  • ¿Cómo le fue al protagonista, el actor español Julián Villagrán, con el tema del baile?

Bueno, en realidad la preparación del actor protagonista le correspondió al director de la escuela de baile de Constelación Latina. A nosotros nos tocó preparar a John Alex Castillo, que hace parte del reparto principal y a Carolina Ramírez.

  • Entonces, ¿alguna anécdota de esas jornadas de ensayo y preparación en el baile de salsa, que recuerden de ambos o alguno de estos dos actores que entrenaron?

Tenemos muchísimas. Por ejemplo, Carolina tuvo muchas ampollas, pero berraquísima siempre se ponía muchísimo esparadrapo y me decía: “tranquila mija que esto no me para”.

Lo que yo apliqué con ella (que hacía mi rol, más o menos) fue enseñarle como si fuera una alumna más, más allá que fuera una película y fuera la actriz. Hicimos un mes y medio de clase diaria, super fuertes, incluso llegó un momento en que ensayamos figuras acrobáticas, porque esa fue una de las cosas que le dije a la producción, que ella, al ser bailarina de danza (estudió en Incolballet), podía lograr hacerlas. Carolina llegó hacer figuras complejas como por ejemplo, ser capaz de hacer un “tornillo doble”.

Hubo otro ensayo que también recordamos mucho,  donde ella bailaba con otro alumno de la escuela, como si fuéramos a competencia; fue en tacones y bailamos esa vez cha cha cha y salsa. Ese día terminamos muertos. En realidad, hicimos una amistad muy bonita con ella. Carolina iba a nuestras prácticas e interactuaba también con los alumnos de la escuela. Se convirtió en una compañera más. Ella dio mucho más de lo que yo pensé que podría dar.

  • ¿Cómo fue el trabajo con la directora, con la española Chus Gutiérrez?

Ella no sabía mucho de salsa, pero sí hicieron un proceso investigativo muy grande e hicieron una avanzada antes de comenzar a rodar. Ellos se nutrieron de Delirio, de las locaciones, de Juanchito, de lugares de la ciudad como el río o La Ermita. Entonces cuando llegaron, ya conocían a Cali, su salsa, y así todo resultó muy sencillo.

ciudad-delirio-lanzamiento-app-para-bailar-salsa

Lanzamiento del app Ciudad Deliro en Bogotá. Foto cortesía: Laboratorios Black Velvet

  • ¿Cuánto duró el rodaje?

Como dos meses y medio

  • ¿En qué lugares les tocó rodar?

En el barrio Aranjuez, en la carpa, en el aeropuerto y  Chipichape. Fueron muchos más. La idea también era hacer un homenaje a la ciudad.

  • ¿Cuál es el propósito de la aplicación?

El propósito de la aplicación es aprender a bailar salsa. Está dirigida a todo tipo de público y en ella pueden encontrar pasos básicos de la salsa caleña. También hay algo de pasos intermedios y algo de pasos avanzados. Es apta para el que sabe y el que no sabe. La aplicación está disponible para todos los dispositivos móviles, eso quiere decir que puedes llevar tu curso o clase a todo lado y las 24 horas.

La idea también es generar intriga en todo el público para que se animen a reforzar lo que hay en la aplicación y que se animen a visitar las diferentes escuelas de salsa, además de interesarse por el próximo estreno de la película que oficialmente llegará a las salas de cine a partir del 11 de abril. Entonces queremos que para esa época ya la gente esté bailando salsa muy bien y todos  puedan contagiarse de Cali y de este ritmo.

  • Ciudad Delirio abrirá el Festival de Cine de Cartagena, ¿tienen preparado algo especial para ese día?

Tenemos  una sorpresa para la noche de inauguración y muchas expectativas por poderla ver en pantalla grande. De parte nuestra es algo que se hizo con mucho amor, porque simplemente queremos mostrar lo mejor de nuestra Cali, porque no queremos que nos reconozcan por otra cosa, sino simplemente porque somos cultura, porque somos danza, porque somos teatro, porque en realidad somos tantas cosas menos lo que la gente opina, y yo se que poco a poco y con este tipo de producciones lo vamos a lograr.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram