Entrevista a Pedro Aguilera director de Demonios Tus Ojos – La saturación de las imágenes


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




“Estamos viviendo la etapa más audiovisual de la historia”

 

Pedro Aguilera ha estrenado en Colombia Demonios tus Ojos, una película en la que la directora y productora Cristina Gallego participó con la coproducción. Es el tercer  largometraje que este director español escribe y dirige.  

Sus personajes femeninos suelen ser fuertes, con carácter y toma de decisiones polémicas. En esta ocasión la pequeña (en nuestra memoria) Ivana Baquero, escogida  por Guillermo del Toro para interpretar a Ofelia en “El  Laberinto del Fauno”, es la protagonista, una joven sensual y decidida que comete incesto con su medio hermano.

Pero esta película solo tiene un tema tan complejo y moral como este de telón, pues en el fondo quiere que reflexionemos sobre la saturación de imágenes a la que estamos todos expuestos, desde niños a adultos, y lo poco preparados que estamos para discernir sobre lo que es real y procesar todo ese contenido incontrolable que circula por Internet.  

Esto nos explicó el director:

  • De las tres películas de tu filmografía, siento que esta es la más accesible de todas, aún cuando contiene un tema polémico como el incesto

Definir el cine de autor como un bloque a veces es algo difícil. Autor para mí también puede ser Spielberg. Sin embargo, al punto que vas, esta película es diferente a mis anteriores porque que empecé a introducir una serie de elementos más accesibles, quizá, para el espectador, o más atractivos o más fáciles, que dan la apariencia de ser más comercial en cierto sentido. En mis películas anteriores hay actores no conocidos o no actores, de temas más profundos como la muerte, otro de la búsqueda de Dios, más de la mística. En esta todo baja más a tierra. Son pulsiones más directas, más viscerales, pero a su vez más entendibles.

  • ¿Fue intencional hacer ésta película con ese tono?

Definitivamente. Estaba buscando hacer una película más abierta, porque mis películas anteriores al final se vendieron poco y a mí me interesa que el cine lo vea la gente. Pero aún así, por el tema que tiene esta película y cómo lo trato no fue tan fácil de financiar.

  • ¿Cómo defines la película en ese sentido?

Demonios tus ojos es una película aparentemente inofensiva, pero luego tiene muchas capas. Mis películas siempre funcionan de ese modo. Hay un conflicto que parece que cualquier persona lo entiende, que es algo que me gusta mucho, pero luego aparecen distintos sustratos. Lo primero que comprende la gente es el tema del incesto, pero para nada es el centro de la historia. Simplemente la película pasa por ahí y habla de otras cosas.

  • ¿Cuál es el fondo de ésta historia?

Algunos no lo notan pero es definitivamente el abuso de las imágenes que transforman nuestras vidas sin que nos demos cuenta.

  • ¿Por eso es que siento que el título es más revelador de lo que suponemos?

Efectivamente. En el título está la clave. El título en realidad es muy descriptivo y en el subtítulo, que es la frase que acompaña el afiche que dice “cuidado con lo que ves que puede cambiar tu forma de mirar”. Hoy en día no nos estamos dando cuenta de eso, porque todo pasa muy rápido. Estamos viviendo la etapa más audiovisual de la historia.

  • Bueno, yo creo que ese ha sido uno de los legados de la Internet, para bien o para mal; democratizar su uso y ahora parece ser que todos hacemos de todo, informar o desinformar y hasta crear piezas audiovisuales caseras

Exacto. Hasta hace unos 15 o 20 años el terreno audiovisual solo lo tocaban los profesionales del tema. Una fotografía en una revista o libro era hecha por un fotógrafo profesional y así una película. Hoy en día no, hoy todo el mundo es cineasta, todo el mundo crea imágenes y son consumidas sin fin. Es imposible saber de todo lo que se está haciendo a nivel audiovisual y en eso llegamos a un punto de saturación donde las imágenes han revelado su verdadero ser que no es otra cosa que todo es mentira, que todo es ficción. Cualquier imagen, incluso la documental de un bombardeo en Siria es tan solo una representación del mundo, una parte de ella, no su totalidad. Es un engaño, pero todos hemos entrado en esa realidad y ahora todo lo que la gente consume en Internet se lo cree.

  • Y una de las formas de consumo más rápido, ligero y masivo es el tema sexual, ¿de ahí lo del incesto para ésta película?

Una de las maneras más accesibles de llegar al espectador con esto era lo atractivo que resulta el erotismo y la pornografía, porque muchas imágenes son creadas para excitar al espectador. La pornografía en Internet está constantemente transformando la sexualidad de la gente. La forma en que concebimos el cuerpo ajeno ya no es igual. Las imágenes definitivamente han cambiado nuestra psique y en ese sentido ejercen un abuso de poder. Ahí está el centro de la película, lo que pasa es que no es evidente, porque no me gusta masticarlo todo para que el espectador lo entienda. Lo que hay son pistas y esas pistas son evidentes. Lo que sucede también es que la gente se deja llevar por el lado más lineal de la película.

  • ¿Y cuál es esa lectura superficial?

Es la que un hermano observa a su hermana media, se erotiza con eso y se quiere acostar con ella. Y es algo que ocurre, pero ¿por qué ocurre? Son las imágenes las que han transformado a su hermana en otra cosa. La imagen que él tenía cambió para siempre. He conocido casos de amigos que han visto a otros amigos, o a familiares en Internet y eso trastorna inmediatamente la imagen que ya tenías de esa persona. Nunca más la volverás a ver igual. Eso no solo se refiere a lo erótico, también puede ser algo político o violento. Este personaje entonces cree en adelante que su hermana es permanentemente erótica, permanente excitable y no es así.

  • ¿Ahí está el verdadero conflicto de ésta película?

Claro, porque él va en su búsqueda, viaja a España, y encuentra que esa hermana que le excitó en su cotidianidad es otra cosa. Pero como ya está distorsionada su imagen y quiere otra cosa, lo que se le ocurre es invadir esa realidad. Si él no descubre ese video, nada de lo que pasa en la película hubiese ocurrido. Sin darnos cuenta estamos permanentemente violentados, pervertidos y acosados por las imágenes. 

  • Hablemos de otro tema que tiene su fondo y es el de la pérdida de la inocencia, porque no se refiere estrictamente a esas situaciones que nos hacen cambiar en la niñez

Por supuesto. Hoy en día nadie es inocente o ingenuo audiovisualmente y tenemos que aprender a ser maduros con esto. Estas nuevas generaciones lo ven como algo natural, pero quienes no, notamos la gran diferencia. Entonces Demonios Tus Ojos nos lleva también a la pérdida de la pureza y en ese sentido todos somos víctimas de las imágenes a cualquier edad.

  • En esa espiral  de imágenes nos volvimos todo voyeristas y no somos capaces de reconocerlo, del voyerismo también habla la película.

Claro. Todos somos parte del mismo juego. Somos voyeristas, somos cineastas, creamos imágenes, es un bucle. Creas, consumes, creas, consumes….

  • Los actores han dicho que el guion original era incluso más fuerte. ¿Qué cosas se eliminaron?

Se juntaron varias cosas. Por la película pasaron varios guionistas, también la historia no terminaba de cuadrar, sino cuando me reencontré con Juan Carlos Sampedro, que es un gran amigo mío, y con él logramos encajar más las cosas. En todo ese proceso tardé casi dos años, tiempo en el que encontré el formato adecuado de guion. Ya en rodaje y luego en edición supimos que muchas de las cosas que teníamos no eran necesarias mostrarlas. Tenía tres horas de rodaje inicialmente. Ahí fue importante la productora Cristina Gallego.

  • ¿Por qué?

Cristina con su gran experiencia pude ver todo desde afuera, desde una forma más fría y fue muy clara en que había que quitar muchas cosas que sobraban y definitivamente acertó. Después de eso, nos tomó otro año más de trabajo, en el montaje, que salvó la película porque estaba enclaustrada en el guion. Es que muchas veces pensamos que el guion es una película y no un mapa.

  • Esta película va un poco en paralelo con el oficio del director. También se hace una crítica en ese sentido y aplica como metáfora

Exacto. De las decisiones morales que se toman, de dónde y cómo pongo una cámara, de convertir a alguien en un icono visual para sí mismo.

  • Hablemos del papel de Ivana Baquero, la “niña” que pasa con carácter del Laberinto del Fauno a esta película con un rol erótico, juguetón, polémico

A Ivana la conocí cuando tenía 17 años, en un cortometraje, y desde el primer momento me llamó la atención porque tenía esa fuerza y poder que no es tan fácil de encontrar en gente joven. Es bella e inocente, pero a la vez inquietante y misteriosa. Sientes que hay una parte que oculta que no sabes hacia dónde te puede llevar y probablemente no sea a nada oscuro, pero es una incógnita que siempre está ahí en ella. Es un misterio que lo tiene y la cámara lo capta con facilidad. Ivana es muy erótica y se ha desarrollado de una forma que su presencia es fuerte. Entonces si la película se trataba de pervertir la mirada, qué mejor manera de hacerlo que pervertir el propio cine con alguien que viene de una imagen inocente. Esta película tiene en ese sentido cosas en común con Vértigo de Hitchcock.

  • ¿Cómo trabajaste la película para darle esa atmósfera intrigante y el misterio de los personajes que se mantienen en dobles vidas? No solo hablo de los dos protagonistas, sino también la mamá

Hay varios elementos. Uno de ellos fue quitar todos los elementos que sobraban del guion, no dar demasiada información, cumpliendo la lógica de que en el fondo cuando alguien muestra algo, también está ocultando algo. Siempre que hay un encuadre, hay un fuera de campo, lo que significa que siempre hay más, que hay cosas que se guardan. Para dar esa sensación utilicé el formato 1:33, que es un poco claustrofóbico y quería utilizarlo solo en los rostros para que diera siempre la sensación al espectador que algo estaba pasando alrededor, entonces trabajamos mucho el sonido fuera de campo, para que se sienta que siempre hay presencias que atacan al interior del cuadro pero no las ves.

  • Entre tu segunda película Naufragio y ésta hay un espacio de tiempo considerable. ¿Se debió a algo particular?

Si te fijas en la filmografía de muchos cineastas españoles verás que hay un hueco de 2009 a 2016, notarás que hubo un parón y eso fue por la crisis económica. Además, las ayudas que se dan en mi país para el cine comparado con el resto de Europa tienen un desnivel gigantesco. Eso te obliga a trabajar en otras cosas mientras tanto, y ahí se pierde tiempo. Si a eso le sumas que se busca hacer cine efectivo entonces hay unas fórmulas donde como producto sacan ciertos temas, entonces peor y al final te terminan censurando y sino no te ajustas a ciertos parámetros, pues te quedas con tu película en un cajón. Eso sí, no se trata de qué tan polémico sea una historia, sino cómo la abordes.

  • Tus personajes femeninos no son convencionales, son personajes fuertes que toman decisiones drásticas y controversiales. Ahora en esta época de la realidad del MeeToo vs. el deseo de heroizar a la mujer, ¿estas posturas no te traen problemas. ¿Hay alguna intención detrás de estas visiones femeninas?

Efectivamente y es muy interesante lo que dices. Es una realidad, y no de ahora, sobre el tema hay una radicalización y eso lleva a posturas radicales. Todo el tema del empoderamiento de la mujer viene de una problemática real y cierta. Como también hay que erradicar la violencia de género, pero de ahí a meter la figura femenina en abstracto, en una especie de pedestal intocable, donde se asemeja más a la Virgen María, que a una mujer real, no me parece. Hay que darle a las mujeres la libertad de decisión en todos los sentidos. Por eso intento que en mis películas las mujeres tengan un volumen y no solo se vean como un objeto sexual.

  • Hablemos de tus próximos proyectos

Tengo dos proyectos. Uno para rodar en África. Es una producción francesa en la que me gustaría que también esté involucrada Cristina Gallego y el tema es complicado porque es hablar del Sahara español, un tema muy poco conocido y muy poco tratado desde la ficción. El Sahara occidental fue una provincia española, la número 53. Tengo otro proyecto, también en España, que es el remake de una película muy famosa española que ahora no puedo decir, pero en un año lo sabrás (risas).


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram