Película Watchmen – CineVistazo






FICHA TÉCNICA
Dirección: Zack Snyder
Género: Acción, Ciencia Ficción
Guión: David Hayter y Alex Tse, basados en la novela gráfica co-creada e ilustrada por Dave Gibbons
Reparto: Malin Akerman (Laurie Jupiter/Espectro de Seda II), Billy Crudup (Jon Osterman/Dr. Manhattan), Matthew Goode (Adrian Veidt/Ozymandias), Carla Gugino (Sally Jupiter/Espectro de Seda), Jackie Earle Haley (Walter Kovacs/Rorschach), Jeffrey Dean Morgan (Edward Blake/El Comediante), Patrick Wilson (Dan Dreiberg/Búho Nocturno II).
Duración: 2 hrs. 43 min,
Música: Tyler Bates
Fotografía: Larry Fong
Vestuario: Michael Wilkinson
País: Estados Unidos
Año: 2009

SINOPSIS
Estamos en los años 80. Nixon aún es Presidente, la Guerra Fría está en su apogeo y los superhéroes, que antes habían sido respetados, ahora son perseguidos por la ley. En este mundo alternativo, un día aparece muerto uno de ellos, que trabajaba para la CIA: el Comediante. Su amigo Rorschach, el único héroe enmascarado que queda activo, emprenderá la investigación de su muerte, que oculta algo mucho más importante de lo que parece a simple vista.

CINEVISTAZO
El fin de semana se llevó a cabo el estreno mundial de una de las películas más esperadas de 2009. Watchmen está basada en el comic de mismo título creado por Alan Moore y David Gibbons y publicado en los años 1986-87. Después del rotundo éxito obtenido por la adaptación del cómic 300, el director Zack Zinder fue el elegido por la Warner Bros. para llevar a feliz término esta cinta que, por cierto, tuvo una enorme cantidad de tropiezos que incluyeron la no aceptación de uno de sus creadores (Alan Moore), quien siempre ha sostenido que su comic nunca debería ser llevado a la pantalla gigante a pesar de que paradójicamente en los tiempos actuales su trama cobre algún sentido.

Esta adaptación está ambientada, tal como en el original, en los Estados Unidos durante los años ochenta, en una época donde las armas nucleares y las tirantes relaciones con la Unión Soviética mantenían a los norteamericanos en una constante amenaza y los dejaba sumidos en un mundo lleno de incertidumbre, más aún cuando un grupo de hombres que antes eran vistos como los grandes héroes encapuchados, ahora eran perseguidos a muerte por la misma ley. La historia inicia entonces con la muerte de uno de ellos y con una serie de imágenes un tanto innecesarias que evocan los ochenta e intentan quizás situar al espectador en un paralelo entre lo real y lo ficticio, acompañado por una antología de canciones bien populares de la época como Every Wants to Rule the World, The Sounds of the Silence, The Times are a Changin’, entre otras, que más que aportar sordidez, oscuridad y suspenso a este clásico de la literatura, evidencian desde su inicio un deseo por causar un tipo de impacto meramente comercial.

A partir de esa introducción poco impactante y recursiva, Rorschach (Jackie Earle Haley), el único superhéroe activo del momento, con la técnica de voz en off, comienza a revelarnos el gran misterio de este asesinato. La utilización de este elemento como recurso para este personaje que cobra tanta importancia en esta película, y que viene siendo lo más interesante, es un acierto del director, pues en el intento de compilar un libro de más de 300 páginas en un metraje de un poco más de dos horas y media, se hace desafortunadamente obligatoria la pérdida de muchos aspectos de fondo. Este elemento funciona, sin duda, para aquellos espectadores que no tienen ningún tipo de antecedente de Watchmen ya que favorece la comprensión de este intrincada trama. Sin embargo, su uso no es que resuelva del todo este complejo comic, especialmente en lo que tiene que ver con su ritmo vacilante que va y viene una y otra vez, sobre todo en la primera parte del metraje. A medida que los héroes sobrepasan sus indecisiones acerca de retomar sus heroicas actividades, Watchmen recobra el sentido del género y va dejando a un lado tanta historia adornada con mucho dramatismo y amor un tanto flojos y predecibles, para finalmente dejar ver algunas pinceladas de lo que uno podría llamar una verdadera cinta de este género.

En más de la mitad de la trama la película intenta mantener una atmósfera de suspenso y penumbra no solo con los personajes, sino también en la ambientación en medio de una incesante lluvia y colores oscuros, fríos que solo ven la luz durante los últimos veinte minutos en los que se desata el esperado clímax que, por desgracia, llega con toda una serie de desgastados y pocas novedosas batallas, puños, patadas voladoras y sangre a borbotones. La gran mayoría del reparto, expresando además una falta indiscutible de trabajo por parte del director, no ayuda ni aporta lo necesario. No hay gran emoción en sus interpretaciones, ni carisma, mucho menos credibilidad y perfil de superhéroes.

Las grandes dificultades que tuvo ésta cinta finalmente terminaron por afectarla de uno u otro modo, la no aprobación de Moore hizo mella en la adaptación del guión, además el deseo por complacer a los asiduos del comic y cautivar a los poco o nada conocedores del mismo, terminaron por dar como resultado un largometraje que termina más siendo una desilusión que un encanto. No obstante, aún es muy temprano para saber cómo se comportará en taquilla para pensar en una secuela ya firmada, como es costumbre, por parte de algunos de sus actores.

Calificación Cinevista Blog:


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram