Post Mortem – Reseña (FICCI 2011)


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




 

Pablo Larraín es ya reconocido por su gran película Tony Manero. Este año él hace parte del FICCI 2011 con su película Post Mortem, seleccionada para la Competencia Oficial de Ficción, una película que confirma el talento de este director chileno.

En Post Mortem nos encontramos con Mario (Alfredo Castro), un hombre completamente ajeno a la política. Su rutina se limita a levantar informes escritos de las autopsias en el hospital militar de Santiago. Cuando Pinochet da el golpe de Estado, rompe la apatía de este hombre hacia el tema, en medio de diversas situaciones.

Post Mortem hizo parte de la competencia de la Muestra de Cine de Venecia y también del Festival de la Habana.

Pablo Larraín es uno de mis directores latinos favoritos, me parece muy auténtico, arriesgado y hasta enigmático. Parte de eso es lo que se contempla de él en sus dos últimos largometrajes que no se pueden desligar pues ambos son ambientados en tiempo de dictadura chiliena y en ambos sus personajes casi que están excusados por los traumas que la guerra genera.

Al igual que en la excelente Tony Manero, Alfredo Castro es su protagonista, su incomparable registro e impávida figura le dan para interpretar, en esta ocasión, a un empleado de la morgue, solitario, que consume con su penetrante mirada los horrores tras el golpe de estado a Salvador Allande. Pilas de cadáveres llegan sin control, decenas de muertos sin una identidad y cuerpos destrozados por la locura y la violencia.

Una vez más Larraín nos presenta personajes oscuros, supremamente complejos que caen en lo patético y lo indescifrable. Crudeza y frialidad se repiten en este film que posee mucha fuerza y naturalidad, y que son los que suelen impactarme de este realizador.

Este empleado, ya entrado en años, conoce a su vecina, una bailarina más bien interesada que a ratos le da amor para conseguir las cosas que necesita y él lo acepta a cambio de un poco de cariño, cariño que más que real es inventado. Pero el problema es que ella le pertenece a otro y cuando Cornejo (ese es su nombre) lo entiende, todo lo que tiene contenido en su interior producto de un trabajo difícil y una época que le tocó vivir aún peor, sale a brote sin control.

Post-Mortem es una historia de amor desalmada, muy bien ambientada y dirigida que espero volver a ver.

Trailer


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram