Reseña De tal padre tal hijo de Hirokazu Koreeda


Por Sandra Milena Ríos y José Ubillus
-


Mientras transcurre el Festival de Cine de Cannes en su versión 2014, la cartelera colombiana tiene en su oferta el film ganador del año pasado del premio del jurado, y ganador en Cartagena en la sección de Gemas 2014. Nos referimos a Like Father Like Son del famoso director japonés Hirokazu Koreeda.

Nombrar a Koreeda debe ya guiar al espectador hacia un tipo de cine específico, uno que suele crear emotivas reflexiones sobre la familia. Es un referente obligado para ver este tipo de cine, que es realizado con un tratamiento humano, íntimo, respetuoso y alejado de lo sensacionalista. Si a usted le gusta ver películas donde aparezcan niños, Koreeda debe ser su director, además porque logra dirigirlos de forma brillante.

Dos grandes ejemplos de su excelente trabajo con pequeños son Milagro (2011) – imperdible -,  y la que nos ocupa, De Tal Padre tal Hijo (2013), que conmovió tanto a Steven Spielberg, jurado en Cannes el año pasado, que compró los derechos para hacer la versión cinematográfica de esta historia en Hollywood con el estudio Dreamworks, proyecto que está andando.

Filmada y narrada en forma natural y sencilla, esta película japonesa es un interesante drama social, muy humano, que enfoca una historia verosímil. El consagrado director maneja las cargas emocionales de dos familias que dentro de sus respectivos círculos sociales otorgan al espectador una muestra de tradicionalismo y amor paterno-filial de la cultura nipona.

La historia es la de un dilema moral y familiar: un exitoso arquitecto, su esposa e hijo de seis años, viven cómodos y felices, cuando reciben una llamada del hospital donde nació el niño y les manifiestan que cometieron un terrible error porque entregaron el bebé equivocado, su verdadero hijo vive en el hogar de un comerciante de menor nivel social y a la entidad no le queda más remedio que sugerir revertir el error de inmediato. La historia se cuenta desde el punto de vista del  frustrado padre en mejor posición social, algo que marca una ruptura con lo que tradicionalmente vemos de Hirokazu Koreeda, cuyo punto de vista solía ser  el de los niños.

El aturdidor dilema contacta a los dos núcleos familiares para intentar optar por una determinación favorable, y así se desarrolla el argumento sin llegar a fronteras sensibleras. Su ritmo y dirección van de la mano con una excelente banda sonora (Bach y Beethoven). Se establece un impecable paralelo de sentimientos y valores reforzado por el mensaje final, convirtiendo el film en una buena obra cinematográfica. Su resolución final también es fiel al estilo del director japonés que siempre evita los juicios morales, en este caso particular, evade cualquier inclinación que haga pensar al espectador que  una de las dos parejas es mejor a la otra.

El concepto de cine familiar, como género, se ha distorsionado un poco con la tendencia del cine de Hollywood de hacer películas animadas que tienen dentro de su historia a crear personajes o  situaciones que complazcan a cada integrante de una familia. El cine familiar es aquel que netamente está pensado para que la familia se siente frente a la pantalla a ver una historia que siempre le deja una lección, le propone un reflexión o un análisis grupal sobre un tema determinado. En este caso, De tal padre tal hijo es sencillamente otra de sus obras bellas, emotivas y adorables, y un verdadero cine familiar.





 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram