Reseña de Varda by Agnes – Desmenuzando






Por Daniel Andrés Ruiz Sierra (@TatoRuiz)

A la Nouvelle Vague le sobrevive solo uno. En marzo del año pasado se fue la única mujer de ese grupo, la gran Agnes Varda, señora en posesión de enorme sabiduría y amor incondicional por la imagen. Precursora del cine feminista que no necesitó recalcarlo verbalmente, ni ponerse panfletaria. Menos aún ponerse vestidos con nombres bordados de mujeres cineastas olvidadas por no sé quién. Su testamento audiovisual es una clase magistral grabada en varios eventos donde presentó causeries (charlas) con estudiantes de cine y gente interesada en su trabajo. Se llama Varda por Agnes.

Recuerdo la primera vez que vi su trabajo. Me inicié con “Cléo de 5 à 7” y quedé pasmado. Narraba con auténtico estilo y precisión narrativa el fragmento de vida de esa mujer impaciente que terminaba confiándole sus miedos a un joven soldado. Ambas (la película y Varda) se me quedaron tatuadas en la memoria. Luego le hice un incompleto seguimiento a su filmografía, encontrándome con “Sans toit ni loi” (Sin techo ni ley), “Le bonheur” (La felicidad) “Jacquot de Nante” y quizás algún par más que poco recuerdo. Recuerdo que encontraba tremendamente significativo que una mujer fuera directora y siguiera con su cámara a otra mujer atribulada y ansiosa en un universo con totems masculinos que, además, se llevaban todos los halagos.

Varda por Agnes desmenuza a la artista y al ser humano. Escudriña en los motivos de esa mujer retratista, curiosa y sagaz, que le daba voz a marginados y gente trabajadora. Resulta una excursión a su propia genialidad, guiada por ella misma, y sin ápice de egocentrismo, cosa muy rara en el medio. Cavila sobre sus fracasos, su terquedad, y su reinvención con el cine digital. Deja ver su admiración hacia el inolvidable Jacques Demy y logra incluso despacharse contra sí misma, recordando junto a Sandrine Bonnaire, protagonista de Sans toit ni loi, que fue dura, impasible y despiadada.

Se ofrece en esta película una recapitulación de seis décadas, con saltos en el tiempo y material inédito. Quizás esté más pensado para la televisión, por su limitada realización y cierta deuda estética, aún así, merece un gran espacio en la pantalla grande y espero que allí se quede mucho tiempo. Es el espacio al que Varda siempre perteneció, donde siempre satisfizo a su público. No sé si es totalmente completo, quizás le hagan falta minutos a su vida tan interesante, pero es un proyecto de considerable pertinencia, que deja en prueba, una vez más, la comprometida mirada de Agnes sobre el otro, las intenciones de un trabajo cuya única preocupación era que fuera compartido y que suscitara diálogos.

La gran Agnes se muestra en esta conclusión de su filmografía y su vida, agradecida, emocionada y totalmente reflexiva. ¡Qué privilegio escucharla!

Ficha Técnica

  • Dirección: Agnés Varda, Didier Rouget
  • Duración: 115 minutos
  • Género: Documental
  • Cinematografía: Claire Duguet, Julia Fabry, Francois Décréau
  • Montaje: Agnés Varda, Nicolas Longinotti
  • País: Francia
  • Año: 2019

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram