Reseña Los Fierros de Pablo González, otro western colombiano


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios




Después de lanzarse con su ópera prima con una arriesgada propuesta de ciencia ficción con “Cord”, el director Pablo González estrena su segundo largometraje “Los fierros”.

Esta producción guarda mucha conexión con una trilogía de cortometrajes por aproximación temática, de género y propuesta estética, que previamente había realizado.


La violencia nunca es la misma si se cuenta de forma distinta. Ese es el discurso que no se tiene en cuenta a la hora de emitir juicios sobre el cine colombiano. Los fierros es un buen ejemplo de eso. Una película con los códigos especialmente del cine western, que cuenta una historia de venganza, traición y el infaltable motor del amor.

Pablo González parece interesarse mucho por esos lazos familiares que suelen ser la bendición o la perdición de sus miembros, como también la relación de poder y celos entre hermanos (como en la premiada “Esto es un revólver). En esta película presenta a otros dos hermanos que terminan desatando un conflicto que solo se paga con sangre.

Federico acaba de salir de prisión luego de cumplir una condena -que desconocemos la razón – de 7 años y 9 meses, y regresa a la casa familiar, donde su madre y su padrastro, que no le tiene confianza alguna. Federico no tarda en descubrir que su hermano sigue en negocios raros y pronto lo mete en problemas que sabe terminará resolviendo él con sus propias manos.

Con un gran diseño de producción, una bella fotografía y buena decisión de color, además de un buen balance de planos fijos, ángulos audaces de cámara y transiciones, la película con esos aspectos técnicos atrapa en los primeros minutos. Son ellos, más que lo que revela la historia en principio, los que generan toda la intriga y la expectativa por lo que será esta historia. Esa dosificación y contención de la trama lejos de exasperar funciona a la perfección con el género al que pertenece, al más rico cine western y de venganza que reserva para su fase final todo su potencial.

El problema es que si bien la película no decae por completo, pues tiene unos componentes sorpresivos, hay ciertas ligerezas, como un robo que se ejecuta con torpeza y que, aunque puede tratarse de una decisión intencional, carece de fuerza, o un villano que para cuando destapa sus cartas, ya se intuía sus verdaderas pretensiones. Esa descarga final no termina entonces siendo tan apabullante e intensa como su contención hacía suponer.

A pesar de esto, la película es entretenida y ofrece – volviendo al inicio – un panorama distinto sobre la violencia. En Los fierros hay un discurso de fondo sobre los lazos y la composición familiar que también son diferentes (por lo menos en nuestra cinematografía). Las actuaciones ayudan todas a sostener la película, que contó con un reparto de actores profesionales de lujo desde Alejandro Buitrago, en el protagónico, y los experimentados Ana María Sánchez y Jairo Camargo.

Los fierros juega también con la acción y la adrenalina, con varias secuencias bien coreografiadas, lo que le da dinámica a esta historia que tiene buenos diálogos usando un tono y timing naturales y reales.

La película se une a Pariente de Iván Gaona, recurriendo al western para explotar los paisajes del país y dar un giro positivo a un tema tan fuerte como inagotable en posibilibles.

La película hizo parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Santander – FICS – en la categoría de Cine Colombiano y ya se encuentra en cartelera.

Ficha Técnica

  • Dirección: Pablo González
  • Guion: Mauricio Leiva-Cock, Pablo González
  • Duración: 88 minutos
  • Género: Crimen
  • Reparto: Alejandro Buitrago, Rodrigo Hernández Jerez, Emilia Ceballos, Jairo Camargo, Ana María Sánchez, Andrés Castañeda, Diego Vásquez
  • Montaje: Andrés Porras
  • Música: Felipe Linares
  • Cinematografía: Paulo Pérez
  • Diseño de producción: Yasmín Gutiérrez
  • Año: 2019
    País: Colombia

 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram