Sueños de un Seductor (Play it Again, Sam!) a 43 años de su estreno. Cine imprescindible de Woody Allen






El próximo 4 de mayo se cumplen 43 años del estreno de Sueños de un Seductor, una de las obras imprescindibles de Woody Allen y de sus más rentables de toda su filmografía.

La carrera de Woody Allen en el cine comenzó como actor y no como director en “What’s New Pusycat?” (1965), pero ya llevaba casi diez años haciéndose un nombre como comediante y escritor del género para la publicidad y televisión.

De las setenta y tres películas que componen su filmografía hasta hoy, el cineasta y comediante neoyorquino ha actuado en 51, ha dirigido 46 y en 27  de ellas ha actuado, pero se ha dejado dirigir. Varias en las que actúa, más no dirige son documentales. La última vez que lo vimos actuando fue en “Fading Gigolo” con la que debutó en la dirección el actor y amigo John Turturro.

Uno de los mayores éxitos hasta la fecha conseguidos por Woody Allen como actor, ocurrió en 1972 con la adaptación de su obra de Broadway “Play It Again, Sam” dirigida por el fallecido Herbert Ross. En español la obra se conoce como “Sueños de un Seductor”. La pieza teatral consiguió un rotundo éxito, alargando su temporada por más de un año, tiempo en el que realizaron más de 450 presentaciones.

Fue el propio Allen quien le encargó a Ross dirigir su guion, pues aunque ya llevaba tres largometrajes dirigidos, “What’s Up, Tigeer Lily?”; el aclamado mockumentary “Take the Money and Run” y “Bananas”, no se sentía seguro dirigiendo.

La obra de teatro fue la que terminó de catapultar a Woody Allen como un gran comediante, fue con Play It Again, Sam! que lineó su imagen ante las cámaras de hombre tanto neurótico como romántico. Pero también funcionó como una obra en la que expresó su gusto por el cine, revelando varias de sus películas favoritas. Su título, proviene de la frase pronunciada por Humphrey Bogart en “Casablanca”, cuando le dice al pianista “Play it once” (se referían a la hermosa canción “As Time Goes By). Lo curioso es que la distorsión de la frase por parte de Woody Allen ha hecho que quede en el imaginario colectivo como la que realmente pronunció su idolatrado actor.

En Sueños de un Seductor Allen interpreta a Allan Felix, un crítico de cine de 29 años que adora “Casablanca” y a su actor Humphrey Bogart. El film inicia con una de las secuencias de la emblemática película. Allan tiene problemas con su esposa, quien a menudo lo ridiculiza por su incapacidad sexual y finalmente lo abandona tras un conflictivo divorcio. Al rescate aparecen la pareja de amigos Dick y Linda (Tony Roberts y Diane Keaton) para ayudarle a que reconstruya su vida sentimental. Allan recibe consejos extras del fantasma de su actor favorito, Bogart, interpretado por Jerrry Lacy. Así tenemos una historia vigorosa, tremendamente graciosa con esta especie de trío amoroso, que emula el sacrificio que al final vive la pareja de “Casablanca”. En el caso de Play it Again, Sam!, ese sacrificio es mucho más noble que los criticados intereses propagandísticos sobre la guerra que han percibido en Casablanca. Los paralelos con este clásico la han convertido en una comedia tan inteligente como divertida sobre el amor, o mejor, el desamor.

Fue esta obra que unió sentimentalmente a Diane Keaton con Woody Allen, aunque para la adaptación cinematográfica su relación ya se había enfriado. A pesar de la posterior ruptura definitiva, Diane continuó siendo la musa de sus primeras películas. El humor los unió y es lo que los ha sostenido como mejores amigos hasta la fecha. Después de esta película Keaton participó en “El dormilón”, “Annie Hall”, la película favorita de Allen por un gran número de sus seguidores y con la que Keaton conseguiría su primer y único premio Oscar como mejor actriz, y el primero y único alcanzado por Woody Allen como mejor director (ha sido nominado 23 veces). Después seguirían colaborando en las películas “La Última Noche de Bori Grushenko”, “Interiores”, “Manhattan” y “Misterioso Asesinato en Manhattan” ya en 1993.

La obra teatral se lanzó a inicios de 1969. Tras el éxito, Paramount Pictures adquirió los derechos dos años después. Se ha dicho que en realidad, Allen no quiso trabajar como director de la película por su negativa a dirigir una adaptación. “Yo quiero dirigir cosas originales en el cine”. Así le dio el voto de confianza a Herbert Ross, un conocido coreógrafo que dos años antes había debutado como director en “Adiós Mr. Chips”, musical con el que logró dos nominaciones al Oscar. Paramount aceptó el consejo y Allen adoptó su obra. Lo que el estudio si buscó fue otro actor, para lo cual hubo un intenso casting. Finalmente Allen, con un prestigio ya conseguido fue el protagonista de su propia obra, haciendo algunos cambios en la historia.

Las películas de Allen no han sido de abultadas cifras, pero algunas de ellas han logrado importantes números (además hay que considerar que sus presupuestos son bastante bajos). El acuerdo con esta era recibir el 10% por ciento de la taquilla, lo que le aseguró más de un millón de dólares. Sueños de un Seductor se ambienta en San Francisco y no en Manhattan, como la original, porque al momento del rodaje los trabajadores del cuerpo policial hicieron una huelga para lograr un plan pensional.

Sus célebres frases

  • “Ella quiere reír. No ríe lo suficiente. Risas insuficientes son causal de divorcio. ¡Oh! Y también quiere esquiar. Ella quiere bajar la montaña, mientras ríe como una idiota”.
  • “Me pregunto si realmente tuvo un orgasmo durante los años que estuvimos casados o solo fingió en cada noche”.
  • “Tu eres un soñador, eres torpe y difícil. Pueden notar cuán desesperado estás. Tu lo sabes, te lo dices a ti mismo. ¡Encáralo, Allan!. Puedes ser muy dulce, pero no eres atractivo”. Nancy, la exesposa.

  • “Yo no tengo un abogado, tengo un doctor”.
  • “No quiero pensión alimenticia, puedes quedarte con todo. Solo quiero ser libre”.
  • – “No soporto el matrimonio. No te encuentro nada divertido, no me siento atraída por ti. No me interesas físicamente. ¡Ah! Por lo que más quieras, Allan, no lo tomes mal, no es personal”. Nancy.
    – “No lo tomaré personal, solo me mataré y ¡listo!”
  • – “¿Qué vas a hacer el sábado por la noche?
    – “Voy a suicidarme”
    – ” Y …. ¿el viernes por la noche?”
  • “Soy lo suficientemente bajo y lo suficientemente feo como para triunfar por mí mismo”.

Si quieres verla o repetirla te invitamos a visitar este enlace en YouTube.


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram