Actriz Virginie Efira sobre ‘Los hijos de otros’: “La madrastra suele ser un personaje secundario, más bien utilitario”. – Entrevista


Por Sandra M Ríos U
Twitter: @sandritamrios

“La desnudez es difícil de filmar”

 

La actriz franco-belga Virginie Efira es la protagonista de “Los hijos de otros”, película donde la directora Rebecca Zlotowski le da al papel de madrastra un sentido y protagonismo distinto al habitual, no solo porque la pone en el centro de la historia, sino porque la aleja de la maldad y le otorga profundidad. 

Después de participar en las dos películas más recientes de Paul Verhoeven (Elle, Benedetta) y de trabajar con la actual ganadora de la palma de oro, Justine Triet, en “Victoria”, se puso al servicio de Zlotwoski para interpretar este papel que dice va más allá del tema de la maternidad y la búsqueda de un espacio.

Este largometraje hace parte del Festival de Cine Francés en Colombia, que se lleva a cabo hasta el día 4 de octubre en 16 ciudades del país y se estrenará en la cartelera nacional a partir del 28 de septiembre.

  • ¿Qué sensación te produjo “Los Hijos de Otros” al leer el guion?

La idea de un personaje pocas veces visto en el cine. La madrastra, la que cuida a los hijos de las demás personas, suele ser un personaje secundario, más bien utilitario. Rebecca decidió traerla al frente y examinar el vínculo entre un personaje periférico y una familia “adoptada” como punto focal. Al mismo tiempo, aborda un personaje clásico, pero nunca visto de esta manera, y la cuestión de la feminidad. Ella coloca a Rachel en el corazón de esta historia contemporánea y logra hacer lo que Flaubert dijo: “Todo lo que tienes que hacer para hacer algo interesante es cuidarlo lo suficiente”. Ese es realmente el caso con mi personaje, que no es ni loco ni inconformista. Es bastante normal, discreta y Rebecca se ve así. Ella la revela desde todos los puntos de vista: su líbido, sus relaciones familiares, sus amigos, su relación con el hijo de esta otra persona también, porque cuando evoco lo reservada que es Rachel, no solo se trata de la maternidad, también se trata de su feminidad.

  • ¿Qué aspectos discutieron con Rebecca Zlotowski, la directora, para llevar a cabo este personaje?

A menudo, cuando conoces a un personaje, sientes que el director podría estar hablando de él o ella misma y de repente te das cuenta de que él o ella también está hablando de ti, y todo se entrelaza. Rebecca y yo discutimos lo que nos unió, lo que queríamos hacer y por qué. Hablamos de todo esto en lugar de intentar definir un personaje. También discutimos el vínculo que íbamos a compartir en y para esta película, cómo imaginábamos las cosas, nuestro amor por trabajar juntas con Roschdy Zem también, un amor que podría predecir, lo que a veces sucede en el set.

  • Rachel es un personaje que se desnuda, en todos los sentidos de la palabra y nunca es fácil manejarlo. Hablemos sobre este tipo de escenas.

¡La desnudez en pantalla no es exactamente nueva para mí! Pero esta es la primera vez que hago una escena de desnudos graciosos, porque el cuerpo tiene algunas partes blandas y cuando te mueves en todas direcciones, ¡es gracioso! La escena desnuda sin aspecto sexual fue muy divertida de rodar, pero también muy intimidante. Estaba desnuda afuera, algunas personas podían verme, no podía, por ejemplo, cubrirme con el cuerpo de mi pareja o con erotismo, como el tipo de escena que he hecho en otras películas. Aquí estábamos como gusanos desnudos, retorciéndose en todas direcciones. ¡Sí, fue cómico! La desnudez es difícil de filmar, es interesante para mí solo si es de gran interés para el director, encontrar el lenguaje del cuerpo, la forma precisa de moverse, sentir que estamos todos juntos en la misma película y diciéndonos que estamos logrando algo más alto que nosotros.

  • ¿Cómo trabajaste la apariencia de Rachel?

En cuanto a su vestuario, al principio Rebecca y yo estábamos mirando en direcciones opuestas,
antes de finalmente estar de acuerdo en una mirada para ella. Cuando hablamos de Rachel pudimos, por ejemplo, definir un gesto de mi mano en mi cabello, como hace a menudo una actriz como Julia Roberts, es decir, una melena de pelo largo y rizado que tiene que ser retenida para mantener su cara libre. Tuvimos que encontrar un estilo que me ayudara a entender a Rachel, que enseña francés en la secundaria. Primero, le dimos mucho significado antes de quitar muchas, muchas cosas. Más que su ropa, Rachel es la forma en que se mueve, en constante correlación con su forma de pensar. Teníamos que encontrar sus niveles de energía. Siempre le robas cosas a tu directora, yo le quito a Rebecca pequeños elementos físicos que revelan su rapidez de pensamiento. En el set, ella tiene esta seguridad muy fuerte, marcada, que comparto en cierto modo, incluso si también hablo de mis complejos.  Se trata sobre todo de gestos que traicionan un lenguaje sensorial, afectivo y no necesariamente intelectual.

  • ¿Crees que ‘Los hijos de otros’ es una película feminista?

En cierto modo, sí. Es una película que realmente mira a una mujer y le otorga una posición compleja. Esta película es absolutamente eso y de una manera que es a la vez extremadamente contemporánea y dirigida a todos. Es una película convencional sobre un tema raro y accesible, la maternidad, sobre esta posibilidad de que las mujeres pertenezcan a este gran lugar compartido (el de ser madre). También discutimos un período, la idea de que si quiero ser madre, no puedo decidir cuándo tengo 68 años. Es una realidad de la que ninguna mujer escapa y que debes resolver.

  • Hablemos del interior de este personaje. De sus búsquedas y anhelos 

Para mí, más que la relación con la maternidad, la película me sorprende de una manera más universal con esta pregunta: ¿Qué pasa y qué queda, en esta vida larga y corta? En la película, Rachel no solo debe encontrar su lugar y entender quién es, que es complejo, sino también encontrar un lugar al lado de una niña que no es suya, y eso es otra cosa. ¿Te zambulles de cabeza o no? Rachel trata de encontrar un lugar en la vida de esta niña y claramente sin ninguna rivalidad entre ella y la madre de la niña. Hay este gran deseo biológico de ser una madre con la que Rebecca tiene éxito maravillosamente.

  • Hablemos del coprotagonista, Roschdy Zem.

Es increíble este Roschdy Zem que sigue reinventándose. Él hace cosas en la película que nunca hubiera hecho antes. Está en un estado de asombro perpetuo. No nos conocíamos realmente, aunque sentía a través de sus papeles la fuerza increíble que emana de él. Nos llevamos muy bien. Él encajaba con el cine de Rebecca, la forma en que ella quería contar su historia. Él y yo somos bastante concretos, lo que sitúa la historia en algún lugar menos irreal, más orgánico y quizás esto nos permitió interactuar de una manera fluida. Quería sumergirse en esta historia, por lo tanto, la desnudez en todo el sentido de la palabra.

  • ¿Qué tienes por destacar de la forma en que guía a los actores Rebecca?

Eso está impulsado por el carácter y la determinación de Rebecca. Hay un asertividad en lo que quiere
ver, dónde quiere llevarnos. Ella tiene una forma de energía que te hace querer seguirla, entregar más. Su mirada es ansiosa, un estímulo sistemático para mirar más allá, para ver que las cosas están progresando. Ella nunca empuja al actor en la idea de querer hacerlo bien, es más una
cuestión de hacer.  También da pistas cinematográficas que no son psicológicas. Por ejemplo, la escena donde mi personaje y Ali, interpretado por Roschdy Zem, se encuentran, quería añadir un montón de pequeñas cosas y ella lo resumió con una imagen desprovista de todo, diciéndome: “Quiero que sea como una cinta transportadora“. Rebecca es muy gentil, pero con una verdadera autoridad. 

  • Y para finalizar, ¿entre esas pistas cinematográficas que mencionas les dio referencias a otras películas?

Sí, Rebecca me mostró las películas de Diane Keaton, que fueron muy inspiradoras para el lenguaje corporal de Rachel. Keaton tiene una movilidad facial, una cierta cortesía en su sonrisa, que también están en mi personaje: la sonrisa cortés, la importancia de la risa también. Me impresionó particularmente “Shoot the Moon” de Alan Parker. Es el cine americano convencional, accesible, exigente y profundo, que mantiene su objetivo a cierto nivel. Las películas eran, para Rebecca y para mí, formas adicionales de estar de acuerdo y compartir una visión. Ella me dio la libertad de usarlas o no, lo que quisiera de lo que había visto. También hay películas que tienes en mente como las de Claude Sautet y Romy Schneider. Pienso, por ejemplo, en “Una historia simple”, donde Schneider mira a los hombres con una comprensión divertida y distante, sin el pensar que todos “los hombres son todos bastardos, pero les perdonamos todo”, sino como en “Los Hijos de Otros”, que es más la mirada de una mujer que no busca ni pide nada a los hombres, sino que observa sin juzgar.

 

Crédito imágenes: George Lechaptois. / Les Films Velvet

Síguenos en TikTok

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram




Estrenos recientes



Del revés 2 (Inside Out 2)


El reino del planeta de los simios


Bad Boys: Ride or Die


En las profundidades del Sena


Guerra Civil


Atlas


Tarot


El especialista


Hit Man. Asesino por casualidad


Furiosa: de la saga Mad Max


Garfield: la película


Los vigilantes


The Last Kumite


Baki Hanma vs. Kengan Ashura


Immaculate


Biónicos


The Legend of Catclaws Mountain


Boy Kills World


Telma, la unicornio


Kali: Ángel Vengador



Próximos estrenos



Gru 4. Mi villano favorito


Un lugar tranquilo: Día uno


Bikeriders. La ley del asfalto


Huwad


కల్కి 2898 - ఎ.డి


Detonantes


What Remains


MaXXXine


Horizon: An American Saga - Chapter 1


Longlegs


Un asunto familiar


Superdetective en Hollywood: Axel F.


Fly Me to the Moon


Nurse Abi


Space Cadet


Ghost: Rite Here Rite Now


Daddio


Chestnut


Ghost: Rite Here Rite Now


Fly Me to the Moon


Thelma


ยูเรนัส


Hellhound


Boneyard