Las salas de cine nunca morirán dice Steven Spielberg en la Revista Empire




“… de todas las cosas que tienen el potencial de unirnos, ninguna es más poderosa que la experiencia comunitaria de las artes”.

 

El concepto de “magia del cine” nació con el pionero George Méliès, al introducir la ficción en el séptimo arte con cortos como el memorable “El castillo encantado”. Sus obras mezclaban la técnica de los hermanos Lumiére y de Étienne Jules Marey con el universo del mago e iluisonista Robert-Houdin. Con él nació también el concepto de puesta en escena, de efectos, trucos y actuar frente a la cámara.

A lo largo de los años cineastas alrededor del mundo han llevado un paso más allá el arte del quehacer cinematográfico, validando una y otra vez que las películas nos transportan a esos universos recreados. La magia del cine termina por completarse definitivamente con la experiencia de las salas cine y ese eslabón ha quedado roto desde el inicio de la pandemia por el Covid-19.

Con la existencia de un grupo cada vez más creciente de pesimistas, entre ellos algunos productores que han augurado la muerte de las salas de cine como las conocemos, y de paso los grandes estudios siguen afianzando sus apuestas para dar prioridad a los estrenos vía streaming, el cineasta Steven Spielberg ha publicado hoy en la revista Empire sus pensamientos entorno al tema, donde asegura que esa parte de la experiencia del cine nunca morirá a pesar de la prolongada inactividad en la que ha estado.

Esto es lo que ha dicho al respecto:

 

“En la actual crisis sanitaria, donde las salas de cine están cerradas o la asistencia ha sido limitada drásticamente debido a la pandemia mundial, todavía tengo la esperanza, que bordea la certeza, de que cuando sea seguro el público volverá al cine. Siempre he sido fiel a nuestra comunidad de espectadores – ir al cine, dejando nuestras casas para ir al teatro, tiene un sentimiento de compañerismo con otros que han dejado sus hogares y están sentados con nosotros.

En una sala de cine ves películas con las personas que son importantes en tu vida, pero también en compañía de extraños. Esa es la magia que experimentamos cuando salimos a ver una película, una obra de teatro, un concierto o un acto cómico. Desconocemos quiénes son todas esas personas sentadas alrededor nuestro, pero cuando la experiencia nos hace reír o llorar, o animar o contemplar y luego, cuando se encienden las luces y dejamos nuestros asientos, las personas con las que nos dirigimos al mundo real ya no se sienten más como completos extraños. Nos hemos convertido en una comunidad, de corazón y espíritu, al menos por haber compartido durante un par de horas una experiencia poderosa.

Ese intervalo breve en una sala de cine no borra la cantidad de cosas que nos dividen: la raza o clase, las creencias, género o política, pero nuestro país o nuestro mundo se siente menos dividido, menos fracturado, después que una comunidad de extraños ha reído, llorado y saltado de sus asientos juntos, todos al mismo tiempo.

El arte nos reclama que seamos conscientes de lo particular y de lo universal, de ambos al tiempo. Y eso es porque de todas las cosas que tienen el potencial de unirnos, ninguna es más poderosa que la experiencia comunitaria de las artes”.

 

 

West Side Story la nueva película de Spielberg

La nueva película de Steven Spielberg tras estrenar en 2018 la adaptación de la novela de ciencia ficción “Ready Player One”, será estrenada el próximo 25 de noviembre. Se trata de “West Side Story”, un musical romántico y de drama con guion escrito por Tony Kushner y coreografías de Justin Peck. Esta producción también es una adaptación, pero en este caso de un musical de Broadway que ya había sido llevado al cine por Robert Wise y Jerome Robbins.

Ambientada en los años 50, la historia sigue a los adolescentes Tony y María, quienes a pesar de ser miembros de pandillas callejeras rivales (los Jets y los Sharks) se enamoran.

Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram