OKJA (2017), el llamado ambientalista del surcoreano Bong Jon Ho que no hay que olvidar






Bong Joon-ho siempre se ha caracterizado por realizar producciones de denuncia social y Okja no es la excepción. Explica cómo funciona la industria alimentaria y trata de sensibilizarnos al respecto.

Ojka es una película que invita al vegetariano y así lo han hecho notar desde su estreno en el Festival de Cannes 2017 y su posterior llegada a la plataforma de Netflix.

Algunas granjas industriales crean condiciones pésimas para los animales. Muchos consumidores desconocen las condiciones laborales de tales fábricas y de dónde provienen los productos cárnicos. Sin embargo, otros son más conscientes de esta problemática y han decidido eliminar y/o reducir su consumo con el objetivo de crear una reforma en la industria. Desde 2014 hasta la actualidad, cada vez más personas adoptan dietas vegetarianas y veganas. Concretamente, hay más de 600 millones de vegetarianos en el mundo, sostiene Bertha Mijangos, experta en Ética Alimentaria y colaboradora de la web Guiadesuplementos.

Ojka no solo demuestra que la mayoría de personas no conoce la modificación de ciertos alimentos, sino que también muestra que algunos de estos animales podrían ser mascotas perfectas.

Mija (An Seo-hyn), una huérfana que vive con su abuelo Heebong (Buyn Hee-bong) en un tramo montañoso de la selva tropical, tiene un cerdo mutante como mascota, denominado Ojka. Se trata de un peculiar animal con el hocico redondeado, la piel curtida de un hipopótamo, un vientre rosado y ojos confiados.

Ojka y Mija tienen un vínculo muy fuerte; sin embargo, esta amistad se vería afectada al descubrir que su amado “súper cerdo” era un truco publicitario para la industria de alimentos modificados genéticamente. Lucy Mirando, el director ejecutivo de Mirando Corporation, desarrolló un prototipo de cerdos y decidió criarlos en lugares estratégicos hasta que lleguen a la madurez. Posteriormente, la compañía empezaría a promocionarlos en el mundo de productos cárnicos baratos pero de buena calidad.

Los cerdos mutantes fueron presentados a los medios como un “descubrimiento”, a pesar de que fueron modificados genéticamente en los laboratorios de Mirando. Esta hazaña es uno de los muchos engaños etiquetados como “pequeñas mentiras piadosas” por Lucy y tienen como objetivo engañar a los activistas y manifestantes que luchan por los derechos de los animales y están en contra de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

Cuando el cerdo cumple diez años y llega a la madurez, el abuelo de Mija le explica que tuvo que entrar a Ojka a la compañía, pero que ella puede consolarse con su nuevo regalo, un pequeño cerdo de oro. Ante la separación, Mija sigue al cerdo desde Corea del Sur hasta la Ciudad de Nueva York y, posteriormente, hasta una planta cerca de Paramus, Nueva Jersey, donde se guardan más cerdos prototipos para experimentación y eventual matanza.

Podrán estar algunos de acuerdo o no, pero se trata de una historia conmovedora que hace un llamado siempre necesario sobre el maltrato animal y dada su naturaleza comercial y de poder acceder a un gran público, permite que a muchos espectadores les llegue el mensaje conviértanse o  no en vegetarianos.

Ficha Técnica

● Dirección: Bong Joon-ho
● Guión: Bong Joon-ho
● Casting: Jenny Jue
● Duración: 118 minutos
● Género: Ciencia ficción, aventura, drama
● Reparto: Ann Seo-Kyun, Tilda Swinton, Jake Gyllenhaal, Paul Dano, Devon Bostick, Lily Collins, Giancarlo Esposito, Steven Yeun, Shirley Henderson, Daniel Henshal, Choj Woo-sik.
● Montaje: Yang Jin-mo
● Música: Niko Noki
● País: Corea del Sur y los Estados Unidos
● Año: 2017


 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram