[Opinión] Oscars 2018 – ¿Quiénes ganarán?


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


Edición 90. 24 categorías. 5 películas en competencia por el premio más reñido, que no es precisamente el de Mejor Película del Año, sino el de Mejor Película Internacional, el de Habla No Inglesa, donde hay una única representante iberoamericana, la chilena de Sebastián Lelio “Una Mujer Fantástica”. El tema de los acosos sexuales, las campañas “Speak Up” y “Time’s Up”, la duda si finalmente Gary Oldman será reconocido como mejor actor del año después de ser muchas veces ignorado, la despedida de Daniel Day-Lewis y el discurso de aceptación posible e incendiario de Frances McDormand, son algunos de los aspectos como antesala a la Ceremonia de Premiación de los Oscars el próximo domingo 4 de marzo.

¿Quiénes ganarán? es la pregunta que expertos y cinéfilos intentamos dilucidar. Este año hay muchas películas que superan al cuadro de nominadas en la categoría más importante, la de Mejor Película del Año. No hay en las 9 películas candidatas una que tenga lo que le falta o lo sobra a las demás, que sea en realidad superior. El 2017 ha sido un año cinematográfico dominado por las comedias, por los vergonzosos, dolorosos y polémicos escándalos de abuso sexual y acoso laboral, el machismo y todos los temas de empoderamiento femenino.

Lo más probable es que este año no hayan mayores sorpresas y terminen ganando quienes lo han hecho en esta temporada de premios, y aunque parezca una obviedad no lo es, en tan solo los últimos 17 años los tres premios más reconocidos; los Oscars, Globos de Oro y BAFTAs, han elegido solo en cinco ocasiones la misma película como su favorita del año e incluso en 2002 y 2006 cada una de estas Academias escogió un largometraje distinto: Chicago (Oscars), The Hours (Globos de Oro) y The Pianist (BAFTAs) en 2002; y The Departed (Oscars), Babel (Globos de Oro) y The Queen (BAFTAs) en 2006. (Lee puede interesar: ¿Cuánto coinciden los Oscars, los Golden Globes y BAFTAs en el premio a Mejor Película del Año? Revisamos los últimos 17 años).

Así las cosas, 3 Anuncios por un Crimen sería la llamada a sumar un galardón más como Mejor Película del Año, pues cumple los requisitos que he mencionado anteriormente: es una comedia, tiene a una mujer como protagonista, una muy enfadada que decide acelerar la justicia y en toda su descarga de acidez y poca corrección política, el largometraje habla también de los acosos, la discriminación y los prejuicios. La siempre acertada Meryl Streep poco ha podido hacer frente a una demoledora actuación de Frances McDormand, quien casi tiene garantizado, y merecidamente, su premio a Mejor Actriz.

A pesar de la polémica por las acusaciones de plagio a Guillermo del Toro por La Forma del Agua, seguramente la Academia de Cine de Hollywood reconocerá al cineasta mexicano como mejor director. La demanda está en curso y para el momento de los premios no se sabrá su resolución. Más allá de las virtudes y desencantos de su última obra, será la forma de celebrar una filmografía que suma 10 películas y 25 años de carrera artística donde ha sido absolutamente fiel al cine gótico y fantástico. Además, hay que reconocer que 3 Anuncios por un Crimen sobresale más que por su dirección, por su guion sólido y rebelde, tan bien escrito por el propio director (Martin McDonagh) y sus contundentes actuaciones.



Dos sorpresas de la noche podrían ocurrir en las categorías de Mejor Actor y Mejor Película Extranjera. La Academia de Cine de Hollywood le ha negado a Gary Oldman la posibilidad de ganar o ser nominado por grandiosas interpretaciones, incluso mejores que su encarnación de Winston Churchill en Darkest Hour (he dicho en posts pasados que esta película tiene el tono de las producciones de superhéroes, con un político más enérgico de lo que en realidad estaba para esa época. Ese mismo momento lo retrata mejor la otra película británica Churchill con un papel más ceñido a la verdad de Brian Cox. Leer reseña). Oldman con papeles muy recordados en The Contender, Sid and Nancy, El quinto elemento y hasta en la franquicia Harry Potter y la trilogía de Batman, solo vino a ser nominado por primera vez en 2012 con su brillante papel en Tinker Taylor Soldier Spy. Es cierto, que el pulso frente al veterano Daniel Day-Lewis lo ha ganado Oldman en todos los premios, no obstante, no hay que dejar pasar por alto que Day-Lewis es un actor de peso, con una nueva actuación estupenda en El Hilo Fantasma y, además, ya ha ganado tres Oscars. Es de hecho el único actor que en la historia de estos premios ha recibido esa suma de galardones y muchos quisieran uno más para él. Está también el hecho que éste es el papel con el que se está despidiendo y suena tentador honrarlo nuevamente y verlo subir a pronunciar un nuevo discurso como actor activo.

Por otra parte, si bien es cierto que la gran e incómoda “The Square” (otra comedia y lo de incómoda es una virtud) ha ganado el Palma de Oro en Cannes y el Premio Europeo del Cine, hay grandes y reales posibilidades para la chilena Una Mujer Fantástica de Sebastián Lelio. En este año hay muchos personajes femeninos protagonistas en la ceremonia – además de McDormand hay que sumar la representación de mujeres fuertes, con carácter de Meryl Streep, Margot Robbie, Saoirse Ronan y Allison Janney y la nominación de Greta Gerwig, única mujer en el cuadro de nominados a Mejor Director. La historia de Marina Vidal, una mujer transgénero, encaja perfectamente y es un excelente ejemplo de lo que piden las artistas para ser reconocidas en sus trabajos, con personajes protagónicos, dignos, luminosos y lucidos.

Las competencias de los guiones son las más reñidas este año, pero el pulso en la categoría de Mejor Guion Original está entre las dos películas con las historias más audaces, políticamente incorrectas y provocadoras. Me refiero a 3 Anuncios por un Crimen y Get Out, la genial comedia de terror de Jordan Pelee que se burla de la supremacía blanca y la discriminación estadounidense en donde el 14% de su población es afrodescendiente. La de guion adaptado tiene historias diversas, de géneros distintos  que hacen aún más difícil su elección – hay hasta una de superhéroes, la bien lograda Logan -, pero “Call Me By Your Name”, supone una gran demostración de las historias adaptadas con simpleza, diálogos sutiles y pegados al cine vérité (de realidad). 

Además de las menciones especiales al ingenio  de Get Out, hay que destacar a Loving Vincent, película que a  pesar del amor que todos sentimos por Disney, es hipnótica y representa un hito en el cine de animación al ser la primera en realizarse  a pulso con técnica al óleo, homenajeando de qué manera al pintor que la inspira (debería solo por ese aporte a la cinematografía recibir el premio). Así mismo, a Faces Places, un documental que no denuncia nada, que no está hecho desde la furia de nada, sino que es un bálsamo amoroso, un regalo cinéfilo de la leyenda del cine francés y la nouvelle vague Agnès Varda, quien ya recibió este año un premio Oscar honorario.  Pero  todo el reconocimiento este año es para The Florida Project, la nueva película de Sean Baker,  el que filmó toda su recomendada Tangerine con 3 celulares iPhone. El Proyecto Florida es el mejor largometraje entre las nominadas, la más completa, la más reveladora, la más pura y real. Una trascendental crítica a la sociedad estadounidense, un agridulce paralelo entre la prosperidad y la marginalidad. 

¿Y Colombia cuándo volverá? 

Hace poco me hacían esta pregunta en una emisora universitaria, junto al interrogante de qué se debe hacer y qué le falta al cine nacional para figurar en este tipo de reconocimientos. Hay que recordar que lo de Ciro Guerra y El Abrazo de la Serpiente, no hay que verlo como un hecho lejano e irrepetible. De hecho está muy reciente aún (2015). Este largometraje es una muestra del cine que se hace en el país alejado de repetir los estándares de Hollywood. Es una película de autor, con un tema que nos pertenece, nuestra herencia ancestral. Ese es el camino que se debe seguir explorando y por el que seguramente volveremos a ser nominados en algún momento en los Oscars. 

Al cine colombiano poco o nada le hace falta en cuestiones técnicas, que a nadie se le olvide eso. Las épocas de los planos malos, el sonido terrible y el montaje en duda, quedaron atrás hace mucho tiempo. Temáticamente, aunque se sigue creyendo lo contrario, hay una muestra significativa de variedad: se hacen ficciones y documentales.  Se hace comedia, animación (100% realizada en el país), dramas, terror, horror, thrillers y hasta posapocalípticas (como Cord). Desde la primera Ley de Cine (2003) se le ha dado un nuevo aire al cine nacional y se ha revitalizado. Se habla de amor, de desengaños e infidelidad, de corrupción, de juventud… Por supuesto, también habla constantemente de la guerra, los conflictos y la paz, porque no hay que olvidar que el cine, además de entretener, es una expresión artística que refleja nuestras realidades. Nos falta mucho, sin duda, pero parte de eso de ver al cine colombiano encasillado dentro de un género, es el prejuicio del espectador a consumir su propio cine. Sí hay que reconocer que falta ajustar más el tema de los guiones, que sean más redondos. He sostenido que falta hacer más películas de cine intermedio, ni tan festivalero, ni tan de comedia cliché, de consumo fácil, tipo tv. 

Cierro con dos datos más. 7.258 miembros votantes tiene la Academia el día de hoy y 3.300 son los invitados al Teatro Dolby para la ceremonia. ¿Cuáles son sus preferidas? Aquí puede revisar y escoger entre todos los nominados.




 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram