Click en el banner para más información


Click en el banner para más información

Reseña The First Purge (12 horas para sobrevivir: El inicio)


Por Sandra M Rios U
Twitter: @sandritamrios


Ha sido tal el éxito financiero de esta franquicia de terror distópica, que entre 2013 y 2018 se han producido cuatro películas y se espera el próximo mes la llegada de la serie de televisión.

Creada por James DeMonaco la historia nos ha llevado a un futuro cercano, el 2022 y 2023, en el que un nuevo gobierno, los “New Founding Fathers” (nuevos padres fundadores) se han hecho al poder estadounidense y bajo la premisa de acabar con los índices negativos de empleo y criminalidad, crean el día de la “Purga”, 12 horas durante las cuales los ciudadanos desahogan sus frustraciones ejerciendo cualquier tipo de violencia, sin que sean judicializados por ello.

Actos vandálicos, tortura y asesinato son permitidos durante ese tiempo, pero eso sí, no recibirán la ayuda de las autoridades. Hospitales, servicios de apoyo y emergencia también son suspendidos. La protección debe estar a cargo de los ciudadanos y son ellos mismos quienes  ejercen libremente la decisión de purgar o no.

Esta es la única de las cuatro películas creadas hasta el momento que no dirige DeMonaco y es muy notorio ese cambio, aunque sí tiene toda la responsabilidad del guion que ha resultado ser el peor de todos. Quienes hayan seguido esta saga, sabrán que básicamente nos ha ido haciendo un recorrido del cómo se vive este terrible experimento desde distintos sectores de la ciudad, desde distintas clases sociales, yendo desde las zonas privilegiadas donde cuentan con toda la palanca económica para blindar sus casas – aunque tampoco es que estén inmunes del todo-, hasta el corazón de la ciudad. Nos ha mostrado desde quienes ejercen su “derecho” a purgar,  hasta un grupo que se niega a su realización y se radicaliza.  Nos ha mostrado los victimarios y las víctimas más indefensas de aquel día.  

The First Purge (12 horas para sobrevivir: El inicio) nos lleva esta vez de Los Ángeles a la Isla Staten, en Nueva York, epicentro del primer experimento de la purga, en una zona de afrodescendientes e inmigrantes, que dan la idea de que esta estrategia nació como una necesidad imperiosa del gobierno de reducir la población haciendo una especie de “selección natural” macabra y con ello poderse lavar las manos. No obstante, los resultados de esta película son nefastos. Siendo la precuela,  esta saga tenía el potencial de ir redondeando la historia con razones que dieran escalofríos, pero no se haga ilusiones. Esta precuela ligeramente se conecta con las anteriores y abre muchos más cabos sueltos, tantos, que necesitaría otra precuela dentro de la precuela para resolverlos con más fuerza y claridad.



Los personajes de esta película son los más sobreactuados de la franquicia. Aparece un villano llamado Skeletor con una necesidad de venganza desproporcionada, en un papel llevado hacia los villanos de los cómics, un reo desquiciado trabajado de manera superficial. Aparece también la figura,  vista mil veces, de una afroamericana cómica a la que le caben todos los chistes posibles incluso en las condiciones más dramáticas. Ni los personajes ni las situaciones tienen mucha lógica, simplemente están ahí y se actúan.

Hay en esta entrega más escenas explícitas de violencia, pero no están respaldadas por un guion que las justifique de forma convincente y no que la muestre como sangre, bien coreografiada, pero gratuita. The First Purge tiene más efectos que las demás con la inclusión de elementos que aclaran al espectador que la historia se ubica en un futuro. Por un lado aparecen por primera vez unos lentes que convierten a los participantes, que son pagos en esta edición de prueba de la purga, en una especie zombies o lobos con visión nocturna perfecta, y unos drones tan mal hechos que al inicio cree uno que son de naturaleza extraterrestre. En realidad, hasta los efectos visuales quedaron en deuda.

Una película de terror verdadera no aguanta personajes que liberen la tensión con tanta comicidad, porque el resultado llega a ser tan burdo como torpe y esa fue la ruta por la que optaron en este cuarto largometraje. Ni siquiera la presencia de una actriz como Marisa Tomei pudo resolver sus inmensas fallas, además porque su personaje es demasiado desaprovechado y tampoco tiene un buen destino.

 

La franquicia de La Purga no aguanta más alargues. Siempre ha sido una saga con momentos estereotipados y actuaciones puestas en mucha duda, pero lograba funcionar por su trasfondo. The First Purge ofrece muy poco de terror, que es supuestamente su esencia, la mística de los participantes disfrazados se perdió por completo y en general su historia más que simple es simplona, facilista y con una chispa juvenil desesperante. Lo único bueno que tiene es que transcurre en hora y media.

Ficha Técnica

  • Director: Gerard McMurray
  • Género: Terror
  • Duración: 97 minutos
  • Guion: James DeMonaco
  • Reparto: Y’Ian Noel, Lex Scott Davis, Joivan Wade, Steve Harris
  • Cinematografía: Anastas Michos
  • Montaje: Jim Page
  • Música: Kevin Lax
  • País: Estados Unidos
    Año: 2018



 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram