Reseña Black Panther (Pantera Negra), bienvenidos a un nuevo mundo


Por Camilo Bohórquez
Twitter: @cabobe


“Si alguien descubriera lo que realmente somos y lo que poseemos, podría destruir el mundo. Es mi deber protegerlo”. 

 

Uno de los aciertos en “Captain America: Civil War” fue la presentación de T’Challa, príncipe de la nación de Wakanda, quien después de los eventos de Civil War debió asumir su rol como nuevo Rey y a su vez tomar el manto de Black Panther, protector de la nación de Wakanda, país africano tercermundista a los ojos del mundo, pero que en secreto es una nación muy avanzada gracias al Vibranium, un metal  de gran poder que más allá de usarse para fabricar armas (como el escudo del Capitán América), tiene cualidades especiales que han permitido prosperar esta nación, pero que obligan a mantenerlo bajo sus fronteras.

Black Panther continúa después de los hechos de Civil War. T’Challa regresa a su país y toma posesión del trono no sin antes cumplir los ritos tradicionales de su nación para asumir el puesto, pero un viejo enemigo de Wakanda reaparece: Ulises Klaw (presentado en Avengers: Age Of Ultron). T’Challa con el poder del traje de Pantera Negra y junto a su hermana Shuri, Okoye (líder de las Dora Milaje, la guardia personal del rey), Nakia (interés amoroso de T’Challa) y el agente de la CIA Everett Ross (presentado en Captain America: Civil War), deberán hacer frente no solo a la amenaza de Klaw sino también a un nuevo enemigo que busca apoderarse del trono de Wakanda e iniciar con ello una revolución a escala mundial aprovechando el gran poder armamentístico que esconde esta nación.

Se agradece que después de un 2017 enfocado en la comedia, donde para algunos Guardians Of The Galaxy Vol. 2 y Thor:Ragnarok abusaron de los chistes, Black Panther mantiene como premisa la acción. Parece que Marvel Studios ha escuchado las quejas recientes y así como no hay momentos de comedia forzada (hay pequeños momentos graciosos pero nada más), el villano Killmonger, interpretado por Michael B Jordan, tiene una buena historia que da explicación a sus convicciones; tiene presencia y genera gran impacto, lo que lo hace un gran villano dentro del catálogo de villanos del MCU. Las actuaciones son buenas, desde el veterano Andy Serkis (Ulises Klaw), pasando por Danai Gurira (Okoye) y Lupita Nyong’o (Nakia), hasta los poco conocidos Winston Duke (M’Baku) y Letitia Wright (Shuri), sin opacar nunca a Chadwick Boseman (T’Challa) que no defrauda como el nuevo rey que a pesar de sus inseguridades es sensato en sus decisiones y comprometido con su nuevo rol. Otro de los aspectos a aplaudir es la música de fondo y toda la labor de diseño de escenarios y vestuario.



Como mencionamos, Wakanda es un país ficticio con gran desarrollo tecnológico, pero que se nutre de la cultura africana para mostrarse como un país lleno de color, de cultura y tradiciones. La música con tambores e instrumentos autóctonos, los trajes funcionales y llamativos, los paisajes salvajes y majestuosos, las armas, trajes de combate, vehículos y tecnología, a nivel de lo visto en películas como IronMan, se integran hábilmente a lo que se espera de Wakanda.

Pantera Negra tiene escenas de acción muy bien ejecutadas. Es grato ver peleas donde se muestra lo aprendido por su director Ryan Coogler en la película “Creed”: luchas intensas cuerpo a cuerpo o con lanzas y escudos, alejándose por momentos de la pirotecnia y explosiones de otras películas de Marvel Studios. Por último, el acto de cierre de la película es vibrante, con batallas ágiles y gran fotografía.

Eso sí, no todo es perfecto. El punto débil de Black Panther es su historia, sí. Es verdad que tiene un nuevo aire no visto en otras películas de superhéroes como lo es el tema político o de segregación, y tampoco repite esquemas de otras películas de Marvel Studios, pero su historia es algo predecible, sin mayores sorpresas y más si han leído o visto algo de los orígenes de T’Challa en otros medios. No hay giros inesperados, o miedo, o intriga frente al destino de T’Challa y sus allegados. El guion de la película respeta mucho las historias de origen de Black Panther, tal vez es la producción de Marvel Studios que más respeta igualmente su origen en los cómics y por eso se hubiese agradecido alguna sorpresa o mayor intriga en el desarrollo de la trama.

Black panther, creado por Stan Lee y Jack Kirby, es el primer superhéroe africano que tuvo verdadera relevancia y protagonismo en el mundo del cómic y es por ello que a través de los años se ha convertido en símbolo para muchos que han sufrido el tema del racismo. Esta es la razón por la que en este momento está recibiendo el apoyo y aplauso de actores, cantantes y líderes afrodescendientes, por ser una película protagonizada por un reparto 90% afrodescendiente y cuyo centro de atención es un país africano que, aunque ficticio, representa mucho de la tradición y cultura de ese continente. También empodera a las mujeres dándoles roles poco vistos en el cine de superhéroes; desde ingenieras hasta fuertes guerreras que luchan por proteger su nación. Es grato ver una película con estos precedentes y que ayude a que en futuro no tengamos que volver a hablar de estos temas de inclusión. El problema es cuando se confunde la calidad de la película con la importancia de su mensaje.




 


Suscríbete - CineVistAmigos

Síguenos en Twitter

Síguenos en Instagram